La basura al 4% y la cultura, o al menos parte, al 21%

En unas recientes declaraciones Daniel Pennac afirmaba que el 99% de la literatura industrial es basura.

Tanto es así que muchos de esos libros van y vienen para acabar en el mero reciclado con gastos inútiles y de alto costo ecológico entre sus idas y vueltas en el trasporte.

Podríamos decir, siguiendo a Pennac, que la basura es un elemento básico y fundamental para el gobierno de Rajoy y por eso se sitúa en el nivel de IVA más bajo.

No es de extrañar que así sea con la ‘mierda’ que nos está echando a todos por encima.

Mientras tanto el resto de las expresiones culturales entre las que también habrá basura se sitúa en el nivel de las élites con el 21% de Iva.

Las diferencias en el tratamiento en el sector de la cultura son cada vez más sangrantes. Quizás sea porque los ricos muestran menos interés.

La confianza que el PP tiene en el ‘silencio ciudadano‘, también en la cultura es como para echarse a temblar jugando a ‘El que calla otorga’.

No estaría de más el ir moviendo silenciosamente una objeción fiscal por el tratamiento tan desigual que sufre la población. Unos son renovados en sus puestos como si no pasara nada y otros, la inmensa mayoría silenciosa, son expulsados lentamente del mercado de trabajo.

Bauman escribía ya el siglo pasado:

El núcleo de la actual crisis del proceso político no radica tanto en la ausencia de valores o en la confusión que causa su sobreabundancia como en la ausencia de una agencia suficientemente efectiva como para legitimar, promover, instalar y cumplir cualquier conjunto de valores o cualquier agenda de opciones consistente y cohesiva…

Las presiones del mercado reemplazan a la legislación política en cuanto alestablecimiento de la agenda…

Así los criterios derazón y racionalidad de acción adoptados en el pasado para guiar el establecimiento de la agenda por parte de las instituciones políticas modernas no se aplican a la agenda que surge del movimiento de las fuerzas del mercado. Esta agenda no es racional ni irracional; no responde a los preceptos de la razón ni los combate. Simplemente es…algo que los políticos suelen respaldar con el uso frecuente de la expresión “no hay alternativa” (En busca de la política pag. 83-84)

¿Cuántas veces hemos escuchado en boca de Mariano Rajoy que no hay otra alternativa’?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .