Echar de menos…

Foto: gmonterofv

Escribe Pablo en Echar de menos:

En principio echar de menos es notar una falta, es sentir el hueco de la ausencia.

Para ‘notar’ y ‘sentir’ quizás tenemos que darnos tiempo. Este mes en lo que a mí respecta me sirve para darme ese tiempo y no solo para echar de menos, sino también para ‘notar de más’ y limpiar lastre de lo superfluo.

Echo de menos a las personas que hace poco han desaparecido definitivamente de mi vida porque la muerte puso fin a la misma. Siguen estando no-estandoy se siente-nota la falta.

No echo de menos a los ‘amigos’ de facebook que he quitado de mi vida en un proceso de recentrarme y reencontrar a la gente que me interesa. Me ‘cargo’ 1000 y nada se tambalea en mi vida. Sobre esto, y en contra de los discursos tan al uso de que lo digital es otra faceta de nuestras vidas, percibo siempre en época vacacional el silenciamiento de los perfiles digitales de las personas como si el período de estío tendría que tener como consecuencia el silencio digital. Me llama la atención esa constatación de vacación=no red que sitúa lo digital más cerca de lo laboral que de lo ocioso o del tirmo acelerado en vez del ritmo tranquilo.

Curiosamente, y si se acepta la insinuación anterior, me encuentro más cerca de las personas que quizás con un tono más relajado o atendiendo a otros palos siguen estando presentes en la red marcando una continuidad vital a mi entender más lógica.

Echo de menos a los que están y no están. A las personas que por circunstancias de la(s) vida(s) se mueven en un presente-ausente sin saber si el hilo se volverá a liar y tensar o se romperá para siempre.

Y ‘echo-noto’ de más a las personas que aparecen, que se convierten en pequeños-grandes descubrimientos y con quienes tejo nuevos hilos.

Termina Pablo:

Hay un echar de menos que nunca nos abandona puesto que tiene que ver con aquellas personas y situaciones importantes que nos han hecho como personas, hay otros “echaresdemenos” que hay que masticar, tragar y digerir en un proceso de aceptación. En definitiva echar de menos es tener historia. Si duele hay que trabajarlo, si emociona hay que dejar espacio para sentirlo, si solo son recuerdos hay que ser consciente de la huella que nos han dejado.

Aprovecho este mes para ver las huellas que me han dejado, buscando lo positivo y notar también las ligeras pisadas que por lo reciente empiezan a marcar huella e intentar con todo ello seguir construyendo mi rumbo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .