Camino de Santiago, previos. 12 de abril

Los contextos suelen ayudar a dar sentido.

Hoy viernes 12 de abril, cuando empezaba mi desconecte, me econtré con Santi en la estación de autobuses justo en el momento en el que iba a recoger mi billete que me llevaba a Pamplona.

Charlamos brevemente y se despidió con la siguiente frase: ‘Me alegro mucho. Te encuentro risueño y feliz’.

Supuso un toque positivo de por dónde empezar y seguir en ese juego de ‘la cara como espejo del alma’, sin saber si, a veces, el espejo nos devuelve realmente nuestra imagen real o nos la trastoca al igual que esos espejos cóncavos y convexos que mutan nuestra apariencia.

De ahí, ya, con otro tono, partí a Pamplona, donde M., como otras tantas veces me acogía, convirtiéndose en el último eslabón entre la cotianidad y el Camino.

Siempre es importante ver quiénes van quedando como últimos lazos en nuestra vida.

Para siempre…

¿Te queda algo más que aprender? Nada más. Tú y la vida que en ti fue aconteciendo. (pag. 7)

Preparar el futuro, el futuro…Y una súbita ternura no sé por qué. Silencio. Hasta lo más coculto de tu conmoción. Preparar el futuro. Preparación para la muerte. Está claro…No es la vida lo que hace falta, sólo aquello que la hace vivir. (pag. 7-8)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.