Camino de Santiago, cuarta etapa. Estella-Torres del Río. 17 de abril

29,4 kilómetros.

Foto0050Saliendo de Estella de noche para seguir viendo amaneceres, nuevos días.

En Iratxe, el primer ‘trago del día’ en la fuente del vino para peregrinos. Dicen que salimos en la web. El marketing siempre presente.

Los pájaros, su piar y el trabajo agrícola son los sonidos de la mañana con la sierra de Codes al fondo.

Desayuno en Azqueta, donde me reencuentro con el inglés jovial. Su saludo: ¡Hola Bilbao!

Acompaña también esta primera hora la presencia de cuatro franceses que van al mismo ritmo de etapa desde Roncesvalles.

Antes de llegar a Los Arcos, en una parada de ‘repostaje’, vuela la visera a una acequia. Un estadounidense, de cierta edad, como si le fuera la vida en ello, se lanza al rescate.

Llegada a Los Arcos, plátano, ni sé cuántos habré comido a lo largo de estos días, y mimo a los pies. Un malgache me cuenta que habiendo salido de París y llegado a Santiago se encuentra ya de vuelta. ¿Será verdad? Casi todo es posible.

El tramo final hasta Torres del Río se hace duro con el calor apretando.

En Sansol, a un kilómetro de Torres, me paró a charl con un francé que tras quedarse en el paro empezó el Camino. No es el primero con el que me encuentro. También hay bastante ‘jubilado reciente’. Dar sentido al tiempo…

En el albergue privado La Pata de Oca ambiente agradable. Sol y pequeña piscina. No hace falta el traje de baño. Cada persona se las apaña con vestimenta distinta para disfrutar del agua.

Me pego el lujo, al mediodía, de unos huevos fritos con chistorra a los que intento exprimir y disfrutar de todo el sabor en una lenta comida.

Foto0051

En el albergue trabaja una basauritarra y al propietario le encuentro un cierto ‘aire Fito‘.

Ya a la tarde, un joven inglés que también va solo se me acerca buscando una conversación casi imposible más allá de los gestos, el Camino y sus etapas y la constatación dde que ambos, como muchos otros, le dedicamos tiempo a la escritura. Reflejo de un tiempo que se busca reposado, escribiendo a mano y en cuadernos o libretas.

Cuento: cuatro franceses, cinco alemanes, dos portugueses, cuatro ingleses, diez estaodunidenses, tres canarios y un godo: yo.

En el albergue hay un futbolín que me lleva a recuerdos antiguos. Aparece de repente un viaje a Guatemala realizado hace mucho, mucho tiempo, 11 años, y las partidas nocturnas con libreros. Allí fue donde conocí a Roger y muchos otros.

Gastos

  • Café: 1,10
  • Desayuno: 3,50
  • Albergue: 10
  • Comida (Huevos fritos con chistorra y unaFranciskaner): 11
  • Tabaco: 4,50
  • Cena (alubias blancas, lomo y macedonia): 10
  • Total: 40,10

Para siempre

Después retiró una partícula del plato, se la llevó a la boca despacio. La boca rumiaba la partícula, intentaba extraerle la esencia oculta del sabor. Y por fin la engulló ya sin vida, como quien entierra a un muerto. (pag. 56)
Realizar la vida en torno a una ilusión cualquiera. (pag. 57)
Tengo tanta necesidad de darle a la vida una vuelta entera. No te muevas. (pag. 58)

2 comentarios en “Camino de Santiago, cuarta etapa. Estella-Torres del Río. 17 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.