Llamémosla Random House

Layout 2Llamémosla Random House de Bennett Cerf.

Bennett Cerf fue un personaje decisivo en el mundo editorial norteamericano. Fundador de Random House, publicó las obras maestras de algunos de los escritores de la edad de oro literaria de Estados Unidos, como William Faulkner, John O’Hara, Eugene O’Neill o Truman Capote.Como editor estuvo atento siempre a los gustos e inquietudes del mercado lector. Jamás dudó en recuperar clásicos como el Cándido de Voltaire o Moby Dick de Melville; enfrentarse a la censura por llevar a Estados Unidos el Ulises de James Joyce; publicar a Gertrude Stein (de la que admitía sin el menor reparo no entender bien sus libros) o a Ayn Rand, cuyas ideas políticas no compartía en absoluto. Asimismo, su fe en las antologías, en el libro de bolsillo o en la edición infantil y juvenil ha modelado de alguna manera la forma en la que hoy entendemos la edición.

Perteneció, como Horace Liveright o Alfred Knopf, a una nueva generación de editores sin prejuicios ni apellidos, que en los años veinte del siglo pasado revolucionó el mundo editorial. Su clarividencia a la hora de entender el papel de los medios de comunicación en la nueva cultura de masas le llevó a convertirse en una figura televisiva y un orador famoso que daba conferencias por todo el país. Hábil negociador formado en los negocios, sacó su empresa a Bolsa. Y, sin embargo, sus memorias brillan especialmente por el retrato de algunos de los personajes esenciales del siglo XX que nos ofrece en ellas. Amante de la buena vida y las candilejas, fue juez del concurso de Miss Estados Unidos, se casó dos veces con actrices de Hollywood y fue amigo personal de Frank Sinatra. Trató a toda clase de gente: desde políticos como el presidente Roosevelt, a poetas como Auden o Dylan Thomas. Vivió los dulces años veinte, la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial y los revoltosos años sesenta. Y si bien murió antes de poder poner punto final a estas memorias, suya es la voz que nos lleva de viaje por una de las historias editoriales más asombrosas que puedan visitarse.

Disfruto un montón leyendo biografías. Disfruto leyendo vidas relacionadas con el libro. A través de las anécdotas y de lo ocurrido va quedando una pequeña destilación de lo vivido y de las experiencias, como en este caso.

Conocer de primera mano todo el proceso, aunque su edición en inglés tenga unos años, del nacimiento y evolución de Random y ver cómo hay situaciones relacionadas con el mundo del libro que se siguen repitiendo es todo un aprendizaje desde la experiencia que siempre merece la pena.

Nos creemos, a veces, que siempre nos movemos en el terreno de los ‘novísimos’, pero el echar un poco la vista hacia atrás nos hace ver que estamos bastante equivocados. Mucho de lo que creemos nuevo, ya pasó. Otra cosa es que seamos capaces de leer entre líneas o por debajo de ellas y este, en lo que se refiere a la creación de una editorial, la relación con auitores, libreros y las fusiones y nuevos modelos de negocio es un buen ejemplo a tener en cuenta.

Anuncios

¿El spotify de los libros? ¡Cuidado con lo que viene!

El run-run ya venía sonando, por lo menos, desde febrero y ya antes había baido ‘escarceos amorosos‘.

Ahora parece que la unión de Planeta, a través de Círculo de Lectores, y Telefónica se va tornando realidad.

El proceso ya tiene los parabienes europeos y supongo que nos lo venderán como la gran apuesta por ‘EL ESPAÑOL EN EL MUNDO MUNDIAL’.

Nubico es el nombre de la criatura que pertenece a YADICÁN PLUS, S.L.U. de la que Telefónica tomará una participación del 50%.

Nubico

David Fernández Poyatos que ha sido o es apoderado de Planeta asumirá la dirección.

Como siempre, los ‘pequeños‘ se unen. Contenido, continente y canal de la mano.

Todo un cambio en el panorama.

No debemos olvidar tampoco la posición que tiene en estos momentos Planeta en el mercado francés donde controla al segundo grupo editorial desde 2008 que, por otro lado, le ha obligado este año a refinanciar su deuda.

No ser conscientes, al mismo tiempo, del papel que juega ya Planeta como grupo multimedia sería tener una mirada miope sobre lo que empieza a moverse.

En cualquiera de los casos, y vistos los antecentes a saber lo que pasará.

Más allá de la discusión sobre el ‘mundo del microlibro’ en el sentido de plantear que qué bien que haya ya modalidad de suscripción, que qué estupendo que se baje así el precio del libro electrónico y demás miradas a corto, creo que vienen al pelo dos citas de Thierry Discepolo en La traición de los editores para alzar un poco la mirada más allá de los árboles.

– La distinción artificial entre ‘grupos de comunicación’ y ‘grupos editoriales’ oculta el papel fundamental de estas grandes empresas en una sociedad de masas: transformar a los lectores en consumidores y limitar la capacidad de acción de la mayoría. (pag. 29)

En efecto: el auténtico negocio se hace en otra parte. (pag. 41)

Nota: no olvidar tampoco que Planeta ha sido una de las empresas que en momentos iniciales más se ha resistido a ‘colaborar’ con Amazon. La pelea por el control de los contenidos está servida. Pare ellos el banquete mientras los demás deberán buscar otras mesas donde seguir comiendo.

Actualización

Nota aclaratoria. Todo nuestro respeto a los que se ‘mojaron antes‘ en lanzar nuevas propuestas.

Lectura y moda

Recibo por correo una nota de prensa de una de las editoriales con ‘mando en plaza’ que soy incapaz de entender y de saber con claridad lo que quiere decir.

Estos dos textos que aparecen en la misma me parecen contradictorios y uno no sabe si la editorial va o viene.

Omito los nombres comerciales para jugar un poco al despiste. Las negritas son de mi cosecha.

– X pone en marcha la campaña X con el fin de reivindicar que leer no es una moda.

En el párrafo siguiente se dice:

– La campaña está inspirada en el mundo de la moda.

Y me entran todas las dudas.

¿Tiene sentido inspirarse en algo que se niega?, ¿tiene sentido inspirarse en la reivindicación de la negación?

Yo, ante la duda, he ido a mi fondo de armario para ver qué tenía para ponerme y me ha salido esto que me parece más sugerente aunque parezca estar menos de moda.

nosabiaqueponerme

Señor Lassalle ¿qué hay de lo mío?

En marzo del 2012 el señor Lassalle presentó el Plan Estratégico General de la Secretaría de Estado de Cultura 2012-2015.

En el mismo se señala que una de sus finalidades es dar cumplimiento al mandato constitucional de garantizar el derecho de acceso de todos los ciudadanos a la cultura y de promover la misma en la sociedad española, y que pretende ser un método de gestión transparente por objetivos.

Igualmente se indica que el mismo se desarrollará a través de Planes Operativos Anuales.

En marzo de este año el señor Lassalle presentó en la Comisión de Cultura del Congreso un informe de evolución y de los resultados del plan operativo del año 2012

Hast aquí todo normal más allá de lo que ya señalamos en su momento.

Lo curioso empieza cuando en la página del Ministerior debajo del Plan General no aparece ninguna información del desarrollo de los planes operativos. Feo, feo y poco trasparente. Dónde consulto o dónde puede consultar un ciudadano lo ya realizado y lo que se pretende llevar a cabo este año.

El Plan General de 124 folios nos es mas que una especie de corta y pega de Objetivos, estrategias y proyectos sin saber muy bien ni cómo se ha elaborado, ni qué análisis de situación se ha tenido en cuenta, ni cómo se van a evaluar los proyectos ni cuánto dinero se va a dedicar al mismo.

Dando un vistazo con cierto detenimiento al mismo se me ha ocurrido que podría ser de utilidad para el sector del libro entresacar aquellas líneas de actuación que tengan que ver con el mismo o con algunos de sus subsectores ya que, y lo digo por experiencia, una de las formas a veces de marear a los agentes es llenarlos de papeles sin que estos sepan a qué atenerse.

Con esta pequeña guía de entresaca, por lo menos, escritores, editores, distribuidores, libreros, bibliotecarios, lectores podrán acercarse donde el señor Lassalle, si es que les deja, y preguntarle: Señor Lassalle qué hay de lo mío, cómo va, cuánto hay de partida presupuestaria, cómo se va a evaluar. Señor Lassalle qué se ha hecho de esto en el 2012 y en el 2013.

Así que hemos reducido los 124 folios a 6 en los que creo se refleja lo que tiene que ver con el sector y se convierte además, siempre que se supiera qué es lo que la Secretaría quiere hacer cada año en una buena guía para presentar subvenciones ya que se supone que siempre serán mejor valoradas aquellas que se alinien con el plan.

Aquí os dejo el documento resumen. Enlace a documento.

Sector del libro y sociedad de la información. Algunos datos

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, el ONTSI ha publicado recientemente los indicadores destacados de junio 2013.

Los datos relacionados con el sector del libro no vienen desagregados, sino que se incluyen dentro del sector de contenidos en un epígrafe que se denomina Publicación de libros, periódicos y otras actividades de publicación.

En cualquier caso pienso que los datos tienen cierto interés para contrastar afirmaciones algo peregrinas en relación al esfuerzo inversor que quizás esté por encima de la media nacional, pero también por debajo, por ejemplo del sector audiovisual que aún inviertiendo más parece que sufre una crisis galopante algo que igual conviene tener en cuenta.

De toda la información que recomiendo mirar con calma resalto estos dos gráficos: un desagregado por cifras y un desagregado por porcentajes.

facturación_desagregadosDatos_desagregadosDos reflexiones sobre los mismos

1. Mientras que el empleo y la inversión guardan una relación de 4 a 1 entre el sector Tic y el de contenidos la cifra de negocio es de 5 a 1. Parece pues que al sector Tic le hace falta proporcionalmente menos inversión para generar más volumen de negocio.

2. La separación entre Tic y contenido recuerda las ‘viejas peleas’ entre industria (Tic) y cultura (contenidos). Es claro que en volumen de negocio, o sea en capacidad de lobby ganan las Tic o, lo que es lo mismo, Industria frente a Cultura.

Algunas notas complementarias:

– En el informe del 2009 sobre las principales magnitudes de los contenidos digitales en España en lo relacionado con el sector del libro se afirmaba: La edición electrónica muestra síntomas de incipiente desarrollo, habiendo alcanzado una facturación superior a los 300 millones de euros en 2008. Por su parte, las revistas on-line bajo suscripción comienzan a despegar. Ambas plataformas, le dan a la publicidad on-line una alternativa de mercado. El mercado de los libros electrónicos se verá beneficiado por el incremento de la oferta de dispositivos de lectura que bajan su precio y estimularán el consumo. (Las negritas son mías) Ninguna referencia al contenido sino a las mediaciones (los dispositivos).

– En las conslusiones del informe del 2011, el más reciente que aparece en la web, no se hace ninguna refrencia a esa predicción del beneficio generado por la oferta de dispositivos.

– Hay que esperar al panel de hogares de marzo de 2013 para disponer de los primeros datos en relación, por ejemplo, a las tablets presentes en el 11,8% de los hogares siendo el equipamiento menos frecuente entre los que se recogen.

equipamiento_hogaresDejo para el final un par de citas del último número de Texturas:

– … la mejor manera de combatir la piratería es ofrecer una mejor experiencia de usuario…En fin, la editorial inteligente debería hacer lo opuesto de lo que han hecho las editoriales norteamericanas: debería insistir en que las grandes distribuidoras ofrezcan sus libros sin DRM. (pag. 57; Pablo Defendini).

– No existe nada que no sea, conceptualmente, un proyecto digital, independientemente de que el soporte final donde se encarne el contenido sea digital o analógico. (pag. 43; Joaquín Rodríguez).

Todavía mucho camino por recorrer.

.

Cementerios de libros

 destruccióndelibros

Voy este año con calma, ordenando documentos, papeles y demás y me reencuentro con textos y reflexiones de interés ya publicadas hace unos años que siguen teniendo no solo validez sino triste actualidad. Iré rescatando algunas de ellas.

Son de distitnto tono y motivo, pero girando siempre en torno al libro y la lectura y así en este ordenar y rebuscar me encuentro casi tapados dos reflexiones sobre ‘los libros muertos’ que son todos aquellos no leídos o que ni siquiera vieron la luz.

La primera es de Antonio Astorga, Los escritores y la guillotina de papel y la segunda de Juan Manuel de Prada que termina así:

No participo de esa superstición que proclama la intangibilidad del libro. Se escriben muchos libros prescindibles, nocivos o meramente memos que no merecerían la recompensa de la letra impresa. Pero estos cementerios de libros nos hablan de un fracaso que atañe a nuestra civilización, convertida en una fábrica insomne de libros sin destinatario, condenados a la destrucción ya desde su nacimiento. Se suele aceptar que la publicación de libros constituye un indicio de desarrollo cultural; a la vista de estos cementerios, podríamos llegar más bien a la conclusión de que se trata de un síntoma preocupante de flatus voci, de hinchazón de palabras, de hipertrofia editorial. Quizá, con la petulancia propia de las sociedades ahítas, estamos creando una plétora cultural que somos incapaces de digerir. Y el hartazgo, como la carestía, también puede ser una expresión de la decadencia.

La traición de los editores de Thierry Discepolo

Layout 2En La traición de los editores, Thierry Discepolo realiza un análisis atrevido de la situación de la edición francesa y de las agendas ocultas que mueven los hilos de la misma.

Como él señalaba en las conversaciones que mantuvimos en Madrid su libro es más político que sectorial, al fin y al cabo él mismo señala que el ejercicio de una profesión es en sí misma una actividad política -y, por consiguiente, la oportunidad de una acción mayor, a la medida de nuestras vidas, cuando se piensa en el tiempo que la mayor parte de nosotros le consagramos.

Es por lo tanto desde esta visión política desde donde aborda unos cuantos aspectos del sector.

Desde la concentración, los monopolios, la situación laboral, el dinero y la ‘burguesía editorial’….

En la conversación que mantuvimos en La Central de Callao quedó una pregunta en el aire. ¿Sería alguien en España capaz de realizar un análisis semejante al que él hace del sector del libro en Francia?

Algunas citas para la reflexión:

La distinción artificial entre ‘grupos de comunicación’ y ‘grupos editoriales’ oculta el papel fundamental de estas grandes empresas en una sociedad de masas: transformar a los lectores en consumidores y limitar la capacidad de acción de la mayoría. (pag. 29)

En efecto: el auténtico negocio se hace en otra parte. En realidad, la saturación de títulos en librería por parte de los ‘pequeños editores’ es un problema marginal: al cambiar de escala, las grandes empresas modulan un mundo en el que la cuestión misma de la existencia de este tipo de competencia parásita deja en absoluto de plantearse. (pag. 41)

Cualquier autor preocupado por la repercusión política, directa o indirecta, de lo que escribe, ¿no debería empezar por preguntarse si la modificación de las conciencias de la que él es partícipe no se ve arruinada por su participación en la irrigación de facto, gracias a su querido editor, del sistema de la gran distribución? (pag. 48)

Como en los otros grupos, los que hacen los libros ganan de diez a veinte veces menos que aquellos que se los cuentan a los periodistas. (pag. 74)

Ya nos sabemos el cuento: el índice cardinal de la vitalidad de un mercado se mide por la capacidad de las empresas para ‘vender más barato’ -claro está que al margen de las condiciones sociales de producción y de los efectos sociales-. (pag. 51)