El Liber como momento vital de cambio

Esta semana que hoy termina supone, personalmente, un antes y un después.

El martes retomaremos caminos trillados con anterioridad, pero que, en el fondo, se presentan como nuevos.

Cuando los amigos y amigas me preguntan qué vas a hacer, les contesto que ‘no sé’. Algunas personas se extrañan ante la respuesta, pero tiene mucho de verdad y de vértigo vital.

El sector del libro no está para echar cohetes. Las empresas, las pymes, las asociaciones e instituciones no están con excesivos recursos para temas de consultoría y derivados, así que habrá que irse reinventando.

Al terminar la semana, el viernes a la noche, cenando con buenos amigos me llegó una sesión de bajón que hacía tiempo que no tenía. Mezcla, probablemente, del ámbito líquido y abismal en el que reentraré, y mezcla también de constatar que Liber ha sido realmente reflejo de la vitalidad del sector.

Ni siquiera era necesario acudir al Liber para constatar el retroceso sin retorno en el que se encuentra el sector.

Lo peor de todo es que, al parecer, a algunas personas casi, casi, les encanta esta situación en la medida en que son más cómodas y útiles para sus particulares ‘intereses palaciegos’.

La sensación de tener en frente un desierto o un erial como nos muestra Ramiro

libersolitariono es que anime. Parece que los 10.000 visitantes, ¿alguien se lo cree?, habían ya a esas horas desaparecido, y el miércoles, en cambio parecía que no habían llegado todavía.

Foto0290

Quieren tratarnos, al parecer como niños, cuando todos nos íbamos riendo cada vez que salíamos a fumar de las veces que en cada entrada y salida eras contando de nuevo. Estos 10.000 hijos de San Luis son simplemente el fruto, entre otras variables, de ‘un cigarro, un visitante’. y como el patio estaba echando humos pues qué les voy a contar.

Por suerte, siempre siguen quedando los espacios, generalmente, fuera del oficial,

Foto0295

para el encuentro, la conversación y el acompañamiento en el bajón.

Creo que, en parte, me alegra ver que mi futuro en el sector será parecido al del Liber dada la vitalidad de éste. Es decir: cercano a la muerte profesional, pero, por lo menos, el Liber me ha ayudado a hacer ‘el duelo’.

Así que le diremos a Liber: Gracias y que Dios se lo pague.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.