El estado de salud del sector editorial. El empleo

Si ya ayer veíamos que la situación en los grandes números es peor que en el 2001, cuando nos acercamos al empleo las cosas no mejoran.

Antes de entrar en ello y después de realizadas algunas consultas técnicas con profesores de universidad quisiera señalar que:

1. Lo que los estudios de Comercio Interior nos vienen vendiendo como ‘muestra’ es más cercano a la güija que a un trabajo real de muestreo que suele ser pre- y no post. Vamos que es un cachondeo, ellos lógicamente no empleaban esta palabra, el decir que la muestra son los que me han contestado cuando además voy expulsando del estudio a aquellos que no son mis amiguitos. Es decir: a los que no están en los Gremios.

2. Un segundo detalle también importante. El propio estudio nos dice que el índice de error, que ha ido aumentando año a año, solo se puede aplicar a los ‘datos globales’ que ni siquiera a lo largo del estudio nos dicen cuáles son. Del resto de datos que se presentan no sabemos cuál es su error que en la medida en que va habiendo desagregación aumenta.

El error para el año 2012 para datos globales es +/- 5,4 % . Para un nivel de confianza del 95%.

El error en el año 2001 para el mismo nivel de confianza es de +/- 3,6%

Pero vayamos al empleo que tanto preocupa en nuestros días.

En el año 2001 se situaba en 12.801 empleados y en el año 2012 en 12.689. Descenso también.

comerciointeriorempleo

La distribución de los empleos no parece curiosamente seguir ese discurso tan en boga de que los ‘aparatos comerciales’ van tomando más fuerza ya que el porcentaje dedicado a la actividad comercial era mayor en el 2001 que en el 2012. Podríamos lanzar una hipótesis optimista y pensar que el mayor porcentaje en el 2012 de personal dedicado a la producción editorial sería debido al impulso y a la apuesta que los editores están haciendo por los nuevos entornos digitales. Dudoso, pero ¡quién sabe!

Igualmente, debemos señalar que desde el año 2004 se incluyeron tres nuevas áreas de actividad (Publicidad, Comercio exterior y recursos humanos) que tienen un peso escaso en el global.

En cualquier caso el peso del área de publicidad en el 2004 que es el primer año en el que se recoge era del 3,2% y en el 2012 es del 4,7%. Sólo como dato meramente orientativo. En el 2004 se facturaron 2881 millones de euros, un 15% más en números redondos que en el 2012 con menos personal proporcionalmente dedicado a la tarea publicitaria. Como tantas veces más no es mejor.

Y qué decir de esa red de colaboradores externos profesionales que se va tejiendo en torno a una gran industria. ¿Aumenta, disminuye?

Lo primero que llama la atención es que no se puede saber cuánto empleo se yuda a generar en torno a los editores. Nos debemos conformar con las medias de contratación que tampoco son exactamente comparables porque la clasificación de ‘tamaños de empresa’ se ha modificado.

En cualquier caso, mientras en el año 2001 era una media de 20, en el 2012 es de 23. Desconocemos, que es lo que realmente sería de interés, el tiempo global=jornadas que supone en cada uno de los casos ya que la pregunta del cuestionario vale lo mismo para una hora que para un año al no plantearse ninguna especificación temporal. Con lo cual es imposible saber qué aporta esta información más allá de un número comparable con la nada.

Tenemos ya, por lo tanto: menos facturación y menos empleo, pero ¿tendremos también menos libros?

Lo veremos en el siguiente capítulo.

Una breve nota en relación a esto.

En una reciente entrevista Antonio Ramírez afirmaba:

Para que un autor traspase fronteras a veces no es tan importante la abundancia sino lo contrario, la escasez, y ser capaces de focalizar la atención en lo que merece la pena.

¿habrá empezado alguien a tomar nota?

6 comentarios en “El estado de salud del sector editorial. El empleo

  1. Pingback: El estado de salud del sector editorial. El emp...

    1. Pues sí Josep algo o mucho tiene de eso o como diría una buena amiga intentar hablar de ‘Esa cosa que hay que le dicen’, pero es lo que hay y lo que en parte se supone que ha servido a los editores e indirectamente al sector para cacarear cifras que parecían situarla como la primera industria cultural de este país, aunque en ese saco se meta el derecho, la medicina, la educación y los sudokus.

      Por intentarlo que no quede.

      Abrazos

  2. Pingback: Txetxu Barandiarán. El estado de salud del sector editorial. Reflexiones entorno al informe Comercio Interior del Libro 2012 (1,2,3,4,5) « Valor de Cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .