Y qué es eso de la Cultumetría. ¡Ojo al dato!

Detrás de este ‘palabro’ Cultumetría se esconde una jornada celebrada este viernes pasado en Bilbao en la que se quería reflexionar sobre lo cuantitativo, el dator, el número y su posible valor para las políticas culturales y derivados.

ojo-al-dato(tomada del blog de Rafa Olalde)

Pau Raussel, David Ruiz, Álvaro Fierro y Andoni Garaizar, organidazores estos dos del evento, y Mercedes González de Celis fueron desgranando desde distintos puntos de vista reflexiones y aportaciones sobre el asunto.

Debate interesante, rico, variado.

Os dejo de modo telegráfico y casi a modo de titulares algunas notas que tomé.

– La economía no entiende la cultura, pero sí sirve para trasformarla.

– Las políticas culturales son de las más ineficaces.

– Cuando medimos, muchas veces encontramos obviedades.

– Mayor oferta cultural, mayor consumo cultural.

– Contar no sirve para sustituir el debate social sino para nutrirlo y enriquecerlo.

– La función de la estadística es nutrir de argumentos para la toma de decisiones.

– A veces lo más fácil de contar no es lo más importante que hay que contar.

– El impacto económico no justifica la intervención cultural. Es igual a ‘coger dinero de todos’ para que se lo queden sólo algunos.

– Los indicadores no son nunca neutrales.

– Qué contar implica ya posicionamientos valorativos.

– Adaptación imaginativa de las técnicas de medición a las necesidades de los territorios.

– Cada lenguaje, incluido el matemático, tiene legitimidad para leer la cultura. El problema es la interpretación. “Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo” (Wittgenstein)

– La medidicón, sobre todo la de algunos, tiene el riesgo del economicismo. Peligro de reduccionismo ideológico. Cultura=entretenimiento; Dinero=economicismo; Simplicismo=acriticidad.

– Medir es un ejercicio de responsabilidad.

– No medir economía, sino nivel de satisfacción.

– Medir sirve para ampliar las miras.

– ¿Cuál es el camino de la correlación a la causalidad?

Dos notas finales o el resumen con el que me quedo.

– Es necesario medir pero más desde el punto de vista de la satisfacción y de escala de desarrollo humano que desde la economía=dinero.

– Las mediciones de impacto PIB tan en boga nos llevan a un mal camino.

– No me vale el excepticismo de la posición de los sujetos ante la medición. Se da si se supone en todos los casos.

– Si la cultura en su hacer y en sus manifestaciones es en general ‘micro’, los indicadores probablemente también deban tener ese carácter: micro, cotidianos buscando quizás la comparabilidad posterior, sostenibles por su costo y con ‘sentido cultural’=humano y no necesariemente económico.

Una nota final que se dejó caer por allí: Si hacemos caso a a la encuesta del INE sobre el uso del tiempo es francamente difícil creerse los datos de las encuestas de hábitos de lectura.

Y una pregunta: ¿Tienen algún interés cultural los datos del sector del libro?

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Un comentario en “Y qué es eso de la Cultumetría. ¡Ojo al dato!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s