Cultumetría y editores. Los datos, siempre los datos y sus consecuencias

El qué se mide y para qué se mide dice mucho de los sectores, de sus intereses y de sus tendencias.

Siempre me han gustado ls números y lo que se puede esconder detrás de ellos o lo que se desvela, según los que se muestren.

Las reflexiones en torno a la cultumetría me apasionan.

Estos días hemos tenido algunos números en torno al sector.

Por un lado Bertelsmann, nuestro amigo alemán, nos cuenta que ha ganado 870 millones de euros. Así que la compra de los sellos de Prisa sólo le ha supuesto un 10% de sus beneficios. En la nota de La Vanguardia se lee, además, que el grupo quiere apostar por la educación. Así que le quita por un lado a Santillana lo literario y ahora se pegará con ella en lo educativo. De hecho va a invertir 30 millones de euros en Brasil. Así que probablemente el idilio de compra-venta no haya terminado.

En cualquier caso estos datos tienen poco que ver con la dimensión cultural de la empresa si es que le queda algo en su corazoncito. Quizás los sellos literarios del grupo sean un simple adorno para mantener imagen.

Planeta tampoco quiere quedarse fuera de este nuevo juego educativo-digital.

Ya se sabe que hay más pelas medibles en lo educativo que en lo cultural.

Al mismo tiempo aparecieron ayer unos primeros datos sobre producción editorial que indican un desplome en cuanto a número.

 

Leer más “Cultumetría y editores. Los datos, siempre los datos y sus consecuencias”

Anuncios

Kultura Auzolanean. Nada nuevo bajo el sirimiri de Euskadi

kultura Auzolanean

Vayamos primero a cómo lo han visto algunos medios de comunicación que pronto se olvidarán del asunto.

– El Mundo incide en el retraso temporal.

–  Deia habla de consenso.

– El Diario Vasco de pacto institucional. También en esta línea El País y Noticias de Gipuzkoa

– EITB de fijación desde el Gobierno.

– Noticias de Álava de que es Euskadi quien consensúa

Para gustos los colores.

Y ésta es la primera reflexión que me viene a la cabeza

La primavera cultural en Euskadi arranca de manera decepcionante como si el clima hubiera producido un efecto ósmosis con el estado de ánimo de los agentes culturales.

Las gentes del teatro se sienten frustradas y con razón por el recorrido que lleva el proyecto Eszenika y en vísperas del Día Internacional del Teatro nos lo recuerdan.

La lluvia que cae estos días no sirve de cortinilla para tapar la realidad.

Lo mismo ocurre con el proyecto Kultura Auzolanean que después de año y medio de parón ha sido presentado por el Viconsejero Joxean Muñoz este miércoles.

Al hacer un recorrido sobre lo presentado se comprueba que no hay nada nuevo bajo el sirimiri de Euskadi. Como si el agua que va cayendo quisiera tapar algunos de los posibles rayos de sol que pudieran animar a cambiar los estados de ánimo de las gentes de la cultura. O como si se reconociera que lo ya planteado y puesto encima de la mesa tenía sentido.

Por suerte, nos olvidamos ya de planes rimbombantes (de unos y de otros en los que también participamos) y vacíos y se centra el tiro, es un decir, en aquellos proyectos que arrastrados desde legislaturas anteriores anterior a trancas y barrancas vuelven, como el Guadiana, a ver de nuevo la luz. Parece que se arranca del parón, pero con la gasolina justita. El horizonte es el 2015 como anuncio, casi, de nuevas elecciones a la vuelta de la esquina.

En este camino ya trillado aparecen cosas curiosas. Así, por ejemplo, desaparece del horizonte el Plan de Lectura del País Vasco y se salvan, coyunturalmente, algunos de sus proyectos que quedan en gran medida descontextualizados al perder por arte de birlibirloque el marco que les daba sentido. Se plantea también un ‘Fomento del consumo cultural’ habiendo matado antes a los posibles mensajeros del mismo: el Bono Kultura, que tanto parece agradar ahora a la Diputación de Bizkaia en su variante con txapela, y Kulturtick que tan nulo apoyo recibió de las instituciones.

Se retrasa también ya antes de empezar la primera cita del Consejo Vasco de la Cultura que el propio gobierno a través de una respuesta en Irekia señalaba que se iba a celebrar en este primer cuatrimestre.

“Kultura Auzolanean. Kulturaren Euskal Plana 2014-2015” no es aún un documento público, pues se encuentra en fase de elaboración en la Comisión Interinstitucional de la Cultura. El citado documento se presentará en el Consejo Vasco de la Cultura durante el primer cuatrimestre de 2014. (09/12/2013)

En la hoja de ruta presentada será, como pronto, a finales de mayo. Entre el 26 y 30. Así que sin empezar, ya vamos tarde, como si del conejo de Alicia se tratara.

Nada se habla en este plan de proyectos de la dotación económica para los mismos, ni de la metodología de trabajo que los hará ver la luz. No es de extrañar con el agua y las nubes que tapan el sol la propuesta tiende a franciscana. Como los lirios del campo Dios también cuidará de las persona y los agentes culturales de este país.

Todo se mueve en un aparente buenismo donde las palabras que más se repiten son ‘documento’ e ‘informe de desarrollo’. Parece que los ‘papeles’ existentes no tengan ya valor y se los haya llevado el viento.

Así que con este panorama no es de extrañar que surjan iniciativas paralelas que ya han echado a andar porque ahora como antes no es tiempo para esperar ni para entretenerse demasiado.

Me parece que el mundo del entretenimiento se ha convertido en la fuerza dominante en los asuntos culturales. El factor económico está detrás de todo ello, y ya no existe responsabilidad cultural, ése es el problema. (Philip Glass en César Coca; Entrevista con la cultura; pag. 71)

 

Ekaide Project Development S.L.

Libreros. Más herramientas para trabajar en red. ¿Sabrán aprovecharlas?

He recibido hoy a la mañana el boletín informativo que Trevenque envía periódicamente. El mismo incluía una noticia que me ha llamado la atención: disponibilidad global con Cegal.

¿Cuál es para mí la parte interesante de la información?

Vayan al párrafo final donde se puede leer:

Ahora las librerías asociadas a Cegal podrán vender libros que no tengan en stock (tanto en el establecimiento como en la plataforma web) ya que gracias a esta nueva utilidad, simplemente pulsando un botón, tendrán información de los distribuidores que se lo podrán servir.

Un paso importante y nada desdeñable.

Desde hace ya un tiempo a través de la web de Todostuslibros los libreros podía ya disponer de información y conseguir cualquier libro que aunque no estuviera entre sus existencias estuviera disponible en cualquier otra librería que participara del sistema. Ahora, en sentido positivo, se avanza ya que la consulta se puede hacer también sobre el fondo del que disponen los distribuidores.

¿Importante? Sí. Mucho si las librerías lo saben gestionar.

Todo el mundo sabe que ninguan librería dispone en sus estanterías de todos los libros vivos que el último estudio de comercio interior sitúa por encima de los 490.000. Todostuslibros en la consulta que hoy hago a la página señala que hay en las librerías que aportan información al sistema 728.977 títulos con disponibilidad. Es decir: en teoría duermen en las librerías o muchos libros agotados y descatalogados o mucha publicación extranjera. Pienso que hay más de lo primero que de lo segundo siempre y cuando las cifras, de los editores o de los libreros, no mientan.

Cualquier librería grande o pequeña, si quiere, puede vender ‘ser la librería más grande de España’. Los libreros deberían usarlo. De hecho, los bibliotecarios que funcionan en red y pueden disponer de fondos de otras bibliotecas lo hacen.

La puerta de entrada a la librería se convierte en el paso a la mayor oferta conseguible en estos momentos y ahora, con la participación de los distribuidores, más todavía.

Todo esto que en la teoría es posible y en algunas prácticas también me deja en cualquier caso un par de interrogantes:

1. ¿Están sacando realmente las librerías partido a estas posibilidades? Lo contrastaba hoy con una persona por teléfono y tenía(mos) dudas. Y es una pena si no es así porque empieza a situar el elemento diferenciador en la atención y el servicio y posibilita a los pequeños un aumento real de su oferta impensable hace tiempo. Siempre y cuando, claro, que se esté informatizado y se haya apostado por el trabajo en red y no por el ‘yo me lo guiso yo me lo como’. Y los tiempos están más para la olla compartida que para el picnic en solitario.

2. ¿Qué consecuencias puede tener sobre el sistema de distribución actual? En teoría, y digo en teoría, el sistema funciona en muchos casos con ‘restricción geográfica’, pero aquí se plantea por lo menos de entrada la ‘trasparencia informacional’. Mi opinión: no se pueden poner puertas al campo y mejor están los libros rulando por circuitos de venta que durmiendo su sueño en los almacenes para que a última hora vengan los distribuidores a recordarnos su existencia como bien reflejaban las Libreras resoplantes.

librerasresoplantes_distribuidoresSi todo esto fuera cierto y si los libreros se pusieran las pilas los 1.200 puntos de recogida de Amazon serían una tontería. Un tercio de las librerías que figuran en el último directorio de Cegal superarían esos 1.200 puntos que no serían sólo de recogida, sino de venta también.

Así que ¡al tajo! que herramientas para cavar ya va habiendo.

 

Editorial low cost a cuenta del vecino…

Recibo ayer un correo con el siguiente texto:

Te escribo de LarmBooks, una nueva editorial barcelonesa que estamos intentando asomar la cabeza en este difícil mundo. Estamos a punto de lanzar la novela “El pañuelo es un mundo” de la que estamos muy satisfechos y, es por ello, que queríamos contactar contigo para ver si sería posible enviarte una copia digital para que la pudieras leer y darnos tu opinión.

Muchas gracias por la atención prestada.

Les contesto amablemente:

Hola Carlos:

No creo que mi opinión vaya a variar el lanzamiento que tenéis pensado.

Si queréis enviármela podéis hacerlo, pero no aseguro ni lectura, ni opinión sobre la obra.

Un abrazo

Entro después a ver la página de Larmbooks

larmbooksy me asaltan varios interrogantes:

– ¿Yo de gratis y tú cobrando?

– ¿El correo que recibí es el marketing digital que cobras?

– ¿Todavía hay personas que escriben que pasan por estos trágalas?

Lo peor, en cualquier caso, no es esto, sino otros que van de ‘editores de bien y supeguays’ que, en el fondo, hacen lo mismo. Es decir: ¡cogen el dinero y corren!

La misma línea y modelo de negocio que alguna supuesta agencia de comunicación.

¡Eso sí! Cada uno con su especialización

 

Cuando los editores se meten a libreros; cuando las librerías interrogan y cuando las cuentas no parecen cuadrar

Todo tiene sus meandros, sus recovecos, sus contradicciones.

contradiccion1Hace poco leía que algunas editoriales independientes de libro político que se agrupaban ya en Contrabandos han creado un espacio librero con el mismo nombre.

Uno de los motivos que señalan para su creación, suponiendo que sea cierto, es preocupante: se sienten ‘expulsados’ del mercado.

Obviaré el nombre, pero coincidiendo con el verano, ahora que están tan de moda las sinergias, escuché a una persona responsable de una ‘librería de pro’ que ella con quien trabajaba a gusto de verdad era con Planeta. Así que no es de extrañar que desde determinadas lógicas de mercado los editores independientes políticos también quieran hacer política independiente librera desde su librería. O, por lo menos intentarlo.

Siguiendo con librerías me encuentro en el Hoy ecuatoriano una amplia entrevista a Jorge Carrión en la que entre otras cosas afirma que: las mejores librerías formulan muchísimas preguntas y sólo responden algunas. Te ponen a prueba. Este es también el sentido del guiño hecho en Yo amo mi librería, porque al fin y al cabo no hay amor sin preguntas. Luego, como bien dice Jorge sólo hay, en los mejores casos, algunas respuestas.

Y preguntas o dudas son las que me surgen al leer algunas cifras aportadas por Antonio Ramírez de La Central que así, en bruto, no me cuadran.

Escribe la periodista:

La facturación en el 2013 se situó sobre los 13 millones de euros, con una nómina de 140 personas.

22

Una sencilla división nos da una cifra de negocio por persona de 93.000 euros. Entendemos que es una cifra bruta.

Hay que tener en cuenta todas las amortizaciones, inversiones y alquileres a pagar que no deben ser ninguna tontería.

La cifra queda bastante alejada de un ratio ideal que debería situarse en torno a los 130.000 euros.

Así que me quedo con la duda en la cabeza y con una pregunta formulada, aunque no sé si esta es por ser buena librería o por unas cifras mal dadas.

Y Merkel se comió a Rajoy. ¡Perdón, perdón! Bertelsmann a Santillana

Después de marear perdices, intentar tomarnos por tontos al conjunto del sector, negar y renegar desde las negativas que lo único que podían indicar eran piedras en el camino, parece que ya han realizado una ‘operación pasada de moda’, según palabras de este mismo año de Claudio López Lamadrid director de la división literaria de Random.

Es también asombroso, tirando a vergonzoso o vergonzante el tono de ‘nota oficial’ con el que El País aborda el asunto. Cuando les toca las barbas pelar, ‘mutis por el foro’.

Peio Riaño me decía que

La verdad es que me parece un ‘coñazo’. Ahora los dos grupos que quedan, Planeta y Random, que además comparten negocios, andan ya midiéndola para ver quién la tiene más grande, cuáles son sus cuotas de mercado, cómo van a dirimir la pelea cruzada en Brasil en el ámbito educativo.

En el fondo, ambos se sienten ya más a gusto. Ya pueden empezar el pugilato de verdad, en modo Merkel-Rajoy, para ver si juegan al empate técnico o nos van eternizando en un combate a los puntos. Al fin y al cabo los nuevos son alemanes aunque parezca que esto del ‘inglés Random’ queda como más universal.

Dos grupos que en el mercado de creación van a controlar más del 50% del mismo.

En cualquier caso en las notas de prensa ya había alguna tiradilla. Así parece que para Random, Bertelsmann en su mayoría de capital, Planeta es casi un don nadie cuando se afirma: La unión de dos de las editoriales con mayor reputación en el mercado de publicaciones generales reforzará significativamente la presencia de la empresa en España y América Latina.

¿Han pagado los alemanes mucho o poco? Aparentemente ha sido una ganga. Aunque no sean dimensiones comparables Planeta pagó en 2008 por Editis 1.026 millones de euros. Al lado de esa cantidad los 78 millones de Santillana suenan a calderilla.

El asunto es saber realmente qué han comprado cuando parece que en breves años empiezan a caducar derechos de algunas de las joyas de la corona que habrá que ver a dónde quieren irse después.

Desde el otro lado del charco, México en concreto, parece que esta operación se ve como negativa para el resto del entramado editorial.

Cada vez que se produce una operación de este tipo pienso más en la teoría de los huecos de Paco Puche. En este caso es claro además, se ponga Cebrián como se ponga, que es una soberana bajada de pantalones y una venta a calderilla por necesidad a corto.

Sobre las consecuencias que pueda tener ni me lo planteo. Son ya lógicas financieras las que las mueven que tienen poco que ver con la cultura y la edición, aunque esta siga siendo una buena excusa para el negocio.

Lo dicho ¡un coñazo!

…el terreno donde la escritura se juega el pellejo es cada vez menos la escritura y cada vez más la empresa, la economía, la competencia. Como se dice en geología, hay deslizamiento de tierras. Escritura, sí, pero ¡debe sorprender! Algunos editores ya no se esconden y no dudan en proclamar, en un lenguaje de director de deportes aunque no desprovisto de habilidad, que su éxito lo han obtenido porque eligieron publicar obras seleccionadas teniendo en cuenta lo que, según sus observaciones, la clientela (dudan en decir “el lector”) estaba esperando….No representemos el papel del puritano; no estamos considerando que la economía de una editorial no tenga su importancia, son necesarias lucidez y prudencia tanto como determinación. No, lo que resulta interesante señalar es que, al contrario de lo que muestran las apariencias y a la confianza que se da a este gran acompañamiento de adjetivos sobre los textos de cubierta, en las argumentaciones, en la publicidad o en las entrevistas, la escritura es cada vez menos el criterio principal de la elección editorial. (Hubert Nyssen; La sabiduría del editor; pag. 35)

Revistas culturales y Bibliotecas. Conversando sin complejos

El martes pasado se celebró un encuentro en Madrid entre Revistas Culturales y Bibliotecas.

revistas_bibliotecas

Al mismo asistieron representes de 25 revistas y acompañaron en la reflexión Marta Cano Vers, Ramona Domínguez, Fernando Juárez, José Antonio Merlo, Lluis Anglada y Xavi Fina.

Ellos fueron los que torearon espléndidamente en ese coso colorido y variado que tejen las revistas culturales.

La idea base del encuentro: buscar complicidades desde las propuestas y reflexiones planteadas por las bibliotecas que pueden ser tan diversas y distintas como las propias revistas.

Se partía para ello de un encuentro previo que ya se mantuvo en el Liber con algunas bibliotecas. Ramona, de hecho, repetía para confirmar alternativa.

En el mismo ya se había constatado:

– Las diferencias existentes entre las distintas realidades bibliotecarias (universitarias, públicas, grandes, pequeñas, consorcios, redes….)

– El interés y valor que se concede a las Revistas

– Las dificultades de definir ‘modelos de negocio’ y colaboración únicos.

– La distinta sensibilidad según realidades sobre los soportes.

….

Y con ese ‘sofritilo’ ya cocinado como fondo…

– Marta Cano dibujó la realidad actual de presencia de las revistas en la red en la que trabaja y señaló algunas pistas de trabajo conjunto.

– Ramona nos tocó positivamente en la autoestima al señalar, después de contrastarlo con otros compañeros, que las Revistas son conocidas y queridas por los bibliotecarios y que se deberían buscar líneas de colaboración que pasaran también por la visibilidad a través de actividades dirigidas a los usuarios.

– Fernando, con socarronería pícara, fue dejando interrogantes encima de la mesa sobre el papel que pueden jugar las bibliotecas que sin dinero y sin demanda aparente se encontrarían con dificultades para comprar revistas culturales. ¡Vamos! Del compran pasaba al ‘yo me vendo’, dejando a más de uno descolocado en un primer momento.

– José Antonio nos explicó con detalle el proyecto CIELO y las posibilidades de integrarse y colaborar en el mismo.

– Lluis hizo una más que sugerente reflexión sobre la evolución de algunos modelos de compra y de cambio de valor de los contenidos y en su intervención dejó estas tres perlas:

– La ciencia domina los presupuestos

– Hoy el mundo de la ciencia es un oligopolio basado en la cita

– La manza que Adán mordió fue el índice de impacto

Xavi Fina presentó las conclusiones del estudio Revistas Culturales en el ámbito digital. Diagnóstico y propuestas de actuación.

La tarde se aprovecho también para conocer más en detalle las plataformas de Xercode, Odilo y Libranda.

Sólo señalaré dos detalles

– Todo parece en relación a las plataformas y sus modelos verde y por hacer lo cual puede estar bien o ser un problema.

– La plataforma más cara para los propios editores es la creada por los editores. A esto se le llama una buena visión de negocio. Por cierto ¿qué pasará ahora con Libranda en la que se supone que Random se convertirá en mayoritaria?

A lo largo del día, tras las ponencias y en los momentos de receso lo que continuamente estaba presente era la conversación sin complejos, los distintos puntos de vista, los guiños de complicidad y comprensión de las distintas realidades.

Sensación de un buen sabor de boca. Habrá que seguir guisando y buscando rico mestizaje.