Forum d’Avignon Bilbao. Donde dije Botto digo Diego

Quizás un lapsus al final de la jornada ha sido el mejor resumen de lo ocurrido en estos días.

Una participante en el foro se ha dirigido a Juan Diego como Juan Botto (Juan Diego Botto) y esta supuesta equivocación dirigiéndose a quien ha tenido hasta la fecha el valor de ir dejando un reguero de empresas en situación lamentable (Vilau, M4F…) tenía su razón de ser después de el cuento o ficción que nos había leído.

fingir.

(Del lat. fingĕre).

1. tr. Dar a entender lo que no es cierto. U. t. c. prnl.

2. tr. Dar existencia ideal a lo que realmente no la tiene. U. t. c. prnl.

3. tr. Simular, aparentar.

Ese fingir quizás sea el mejor resumen de lo sucedido estos días.

Hasta el punto de que Saskia Sassen reivindicaba la recuperación de espacios donde los que no tienen poder puedan hacer historia, habiendo dejando con anterioridad una pregunta en el aire ¿quiénes son realmente los propietarios de las ciudades?

Así en el folclore de lo superfluo nos hemos movido estos tres días.

La apariencia vestida en muchos casos de arquitectura grandilocuente, pero vacía ha estado continuamente intentado esconder la realidad de los ciudadanos locales y europeos que en su mayoría, dos tercios, viven en ciudades de menos de 50.000 habitantes y muchos de los que viven en las supuestas de las ciudades de las que se hablaba habitan, porque casi no viven, en los ‘bordes sistémicos, empujados y oprimidos por el capital financiero y la megalomanía del ladrillo decorado (léase Alhóndiga o Guggenheim).

Nada nos debe extrañar cuando también se afirma que ‘la cama es el dispositivo protésico de última generación donde podemos comer, trabajar y hacer el amor todo a la vez’.

Quizás sea este el nuevo modelo de mestizaje que reivindicaba Ruiz Domenech.

O quizás, ese espacio onírico donde podríamos seguir creyéndonos el cuento de Juan Diego, sin Botto.

Ya en el ambiente informal he podido constatar en lo palpable la ilusión y las ganas que algunos jóvenes tienen y la pintxo comida con dos estudiantes de arquitectura me ha devuelto a la realidad de la conversación y los puntos de vista humanos.

La realidad, por suerte, ha vuelto a superar a la ficción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.