Presentes y futuros de las librerías. 18. Apuesta por la coherencia

«Una librería es [debería ser…] otro intento de poner la complejidad del cosmos en lenguaje coherente» (Héctor Yánover).

Los libreros vendedores tienen esa capacidad de apostar por la coherencia frente a los despachadores de libros que lo único que ofrecen es más ruido. Lo mismo ocurre con los editores. Hay editores de catálogo (longseller) y editores de novedad (bestseller)

Todo esto viene a cuento de algunas reflexiones escuchadas, leídas y compartidas últimamente.

1. Me encuentro cada vez con más libreros que sustentan más su negocio en el fondo que en la novedad. No quiere decir que no reciban estas últimas, pero parece producirse un cierto proceso de decantamiento hacia un ‘catálogo que se van construyendo’.

2. Si incluso quienes empezaron en lo digital quieren hacerse un hueco en lo palpable, como es el caso, por ejemplo, de Bubok,conviene buscar elementos que con el tiempo sean claramente diferenciadores por ofrecer un catálogo con sentido. Cada uno lo podrá hacer a su nivel; pero su pertinencia es algo evidente más allá del tamaño del mismo. Basta dejarse llevar por las estanterías y las mesas de novedades.

3. No está tan claro, es más, cada vez parece surgir una mayor duda sobre el poderío digital en cuanto al soporte se refiere. Así que los vientos que han parecido venir marcando y forzando el debate entre papel y digital quizás rolen hacia la coherencia de la oferta con una mayor intensidad.

4. La coherencia en la oferta supone una posición de política cultural ante los discursos líquidos donde aparentemente todo da lo mismo. Y un claro justificante del papel que se juega en el ecosistema del libro.

5. Todo ello debe hacer, en cualquier caso sabiendo a qué modelo de librería queremos jugar.

Y terminamos de nuevo con Yánover:

«Hay librerías que son cementerios de palabras, con nichos hasta el techo, parvas en los rincones y paquetes sobre las mesas; (…) algunas crean la ilusión de que buscando vas a encontrar cualquier cosa; en otras, la sensación de que todos los libros son prescindibles. (…) ¿Sabés dónde está la diferencia? En los dueños. Detrás de cada librería hay un hombre responsable de su cara».

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.