Del dicho al hecho puede, o no, haber trecho

Ahora que andamos en plena campaña electoral emborrachados y saturados de palabras unidireccionales donde los candidatos hablan pero no escuchan se nos ha ocurrido a alguna buena gente empezar a trabajar con las palabras, las definiciones y los discursos para ver después, quizás, si ‘del dicho al hecho hay mucho trecho’.

En tiempos de campaña política yo creo que todos somos conscientes que dicho trecho es insalvable. Son todas, o casi todas,  las palabras dichas, palabras vacías, cuya finalidad casi única es mantener el propio circo de la campaña y el círco mediático. Algunos hasta se toman la molestia de estudiar lo que dicen.

Los datos parecen decir, además, que más del 50% de la población pasa ampliamente, en este caso, de los políticos y de sus palabras.

Así que con este caldo de cultivo cada vez resultará más difícil que la textualidad literaria que también se sustenta en palabras pueda atraer a las masas lectoras; aunque siempre nos puede quedar la esperanza de que la población alejada de la palabrería política y cansa de mirar a la caja tonta, ahora más que nunca porque casi solo se escuchan tonterías políticas, esté inmersa en la lectura de un libro buscando palabras con significante y significado.

Así que casi no es de extrañar que en el marco de la Feria del Libro de Madrid se planteen Deletrear el mundo porque igual de nuevo tenemos que empezar desde cero. Como la Feria empieza después de las elecciones quizás sea un buen momento para empezar una larga jornada de reflexión.

Decía al principio que a ‘algunos raros’ se nos ha ocurrido empezar a trabajar en torno a ‘lo dicho’ y la realidad en un área social concreta. De esas que se llama de ‘interés general’, aunque luego no lo parezca.

Si el asunto sigue hacia delante ya iremos contando. Porque decir mucho sin haber hecho no tiene mucho sentido.

En cualquier caso sí hay una primera constatación en el ámbito personal: cuando me junto a trabajar con ellos no hay distancia del DICHO al HECHO con lo cual nos ahorramos recovecos y nos ponemos con rapidez al tajo. Luego ya veremos qué nos va saliendo de la obra iniciada. Siempre nos quedará el encuentro y el intento compartido.

Fíjaros si hay distancia del Dicho al Hecho que acabo de recibir una carta de estas estupendas que todos recibimos en vísperas electorales en la que Arias Cañete me considera su amigo.

Estados Unidos: el lento crecimiento del ebook

A principio de mayo The digital Reader publicaba unas cifras de facturación de enero facilitadas por la Associaiton of American Publishers.

Al verlas uno tiene la sensación de que la distancia existente entre el ruido en torno al ebook y los resultados de facturación reales sigue siendo muy grande.

Según los datos facilitados el porcentaje de facturación en Estados Unidos se sitúa cerca del 30%, pero su crecimiento interanual sólo ha sido de un 1,23%.

ventas_enero_usa

Todo parece ir más lento de lo que muchos desean y quizás en algún momento se deba analizar con precisión suiza el casi seguro desequilibrio existente entre inversión y resultados de facturación;  que ya se lleva unos cuantos años enredando con el tema y el futuro predecido nunca acaba de llegar.

 

Que no nos escamoteen la realidad. Ni la cultural, ni la política

escamotear.

1. tr. Dicho de un jugador de manos: Hacer que desaparezcan a ojos vistas las cosas que maneja.

A una semana de las europeas me reencuentro con El arte de la lectura en tiempos de crisis de Michèle Petit.

En el mismo una cita que, además de la lectura cultural que hace Petit, tiene también a estas puertas electorales una lectura política.

Somos seres de relatos y uno se pregunta mediante qué juego de manos esta evidencia pudo ser escamoteada hasta el punto de reducir el lenguaje a un instrumento y las bibliotecas a simples lugares de ‘acceso a la información’. Ellas son también conservatorios de sentidos en los que se encuentran metáforas científicas que ponen orden en el mundo y lo explican, pero también metáforas literarias, poéticas, nacidas del trabajo lento de escritores o artistas que han logrado un trabajo de transfiguración de sus propias pruebas y de los conflictos múltiples que están en el centro de la vida psíquica y social. 125-126).

Las falsas evidencias de algunos en la política y en el mundo del libro han hecho en ocasiones que nos escamoteen los auténticos significados y nos escondan lo que está en juego en cada momento.

 

El verano del cohete. Editar desde la modestia y la periferia

Tarde de sábado en la que ando trasteando viendo lo sindicado pendiente de leer.

Me encuentro, según voy dándole a la ruedita para ver titulares con el siguiente:

El libro ilustrado gana presencia frente al digital.

Hago un clic

Y me encuentro ante un joven y modesto editor: Borja González de el Verano del cohete.

elveranodelcohete

Por qué digo modesto.

Merece la pena leer su propia presentación:

el Verano del Cohete, por ahora, no puede ni pretende llamarse editorial. Colectivo editorial, asociación de autoeditores, astronautas que hacen libros… Lo que es cierto es que editamos libros ilustrados, que nos fascina la ficción y los cuentos, que apostamos por nuestro propio trabajo y que nos gusta rodearnos de gente que hace lo mismo que nosotros.

Nuestra línea de publicaciones la marcamos nosotros mismos, lo que no significa que sea dispersa y arbitraria. Cada uno de los tripulantes del cohete tiene su propio mundo y la libertad para explorarlo a la manera y ritmo que considera conveniente, pero la galaxia es, en esencia, la misma. Nos mueve la creación de universos particulares y concéntricos. Y creemos que vestirlos de la mejor manera posible es esencial, lo que se traduce en varias cosas: nuestro cuidado por el libro como objeto y un ritmo de publicaciones relativamente lento.

Pero el Verano del Cohete es algo más que tres personas que deciden lanzarse a publicar su trabajo. Por lo tanto, una parte de nuestro catálogo estará formado por obras completas o colaboraciones de algunos de los marcianos con los que esperamos encontrarnos por el camino.

Por otra parte, hay que decir que para nosotros la autoedición no es nada nuevo. Venimos del maravilloso mundo de los fanzines, y no creemos que precisamente ahora sea el momento de dejar de hacerlos. Nos atrevemos a decir que no existe ese momento. La inmediatez y frescura de las pequeñas publicaciones es algo difícil de abandonar, y el Verano del Cohete se presenta como una oportunidad para dar mejor salida y difusión a la grapa y el tóner.

el Verano del Cohete debuta en mayo de 2013 con la salida de Los turistas, novela de Rui Díaz primorosamente ilustrada por Ana Sender. Un cuento tan oscuro como emocionante que define con fuerza todo lo que llevamos dentro de nuestros trajes espaciales: el vuelo a la fantasía.

Añado a ello que vistos los puntos de venta, que a muchos editores es posible que ni les suenen en muchos casos, se intuye una coherencia y un proyecto EDITORIAL. Modesto quizás, pero, ¡PROYECTO!

Por suerte muy alejado de los editores-publicadores y de los que piensan que una editorial es una suma de servicios que se pueden ir dispnesando a demanda.

¡Habrá que hacer una excursión a Badajoz!

El Kindle no quiere tener ni un pelo de tonto

El Kindle también puede ser un comodity o un teórico elemento de valor añadido para la compra de otro aparato.

Es en Francia donde hemos encontrado esta maravillosa oferta.

Kindledepilador

Uno no sabe si no va bien la venta de depiladores o de kindle. O, si en ambos casos, están ya ofreciendo modelos obsoletos en una especie de variante de 2×1. O si piensan que el ir quedándose sin pelos para no tener ni un pelo de tonto mientras se alimenta el cerebro lector es una buena sinergia.

Ahora bien el cruce tiene su punto de gracia por distintos motivos:

– Uno quita (depilador), el otro da contenidos (kindle)

– Permitirá tener las dos manos ocupadas: una para quitar (pelos) y otra para absorber (texto)

– Dudo de si la oferta es dirigida al público lector femenino más lectora y más depiladora o para atraer al masculino hacia una mayor depilación

– En cualquier caso está bien saber que en algunos casos el valor del kindle es tendente a cero.

 

Edición de calidad y publicidad contextual

Hay ocasiones en las que la publicidad contextual es la mejor fórmula para descontextualizar la información.

Ayer, por ejemplo, leía en ElPeriodic.com que la Generalitat Valenciana convocaba los premios a los libros mejor editados.

Librosmejoreditados_1

Y al pie de la noticia aparecía un estupendo ‘anuncio contextual’ descontextualizando la información.

Librosmejoreditados_2

Ya se sabe: la calidad tiene su precio y su punto rojo que la destaca.

O bien, las máquinas siguen siendo tontas y quienes programan siguen pensando más en edición que en calidad. Como si todo fuera lo mismo y se pudiera hacer a cualquier precio.

Esos mantras digitales del ‘barato barato’ seguro que son los que traen estas consecuencias ;-).

Cara a cara

Leo el sugerente artículo de Federico Casalegno. Casi al final del mismo escribe:

La tecnología digital ha reinventado nuestras expectativas de permanecer conectados a expensas de renunciar a algunas de nuestras conexiones humanas más importantes, aquellas que se producen cara a cara.

¿Cuántas veces nos hemos comunicado digitalmente con alguien por espacio de un tiempo que podíamos haber dedicado a tomar un café juntos?

En estas últimas fechas he acompañado a algún editor  a tomar un café o lo que se tercie con algunos libreros. La constatación sigue siendo que no hay nada que supere al cara a cara.

No es algo nuevo, pero conviene constatarlo de nuevo de vez en cuando.

Señalaré algunas ventajas que he encontrado a sabiendas de que esta acción de buscar el encuentro supone más tiempo y más esfuerzo; pero ya existe hace tiempo el refrán de ‘quien algo quiere algo le cuesta’.

El café como metáfora del encuentro, que seguro encantará a Roger Michelena al otro lado del charco, permite:

– Dedicar tiempo con sosiego. Lo cual supone una doble elección. La nuestra al preguntarnos sobre con qué libreros queremos estar y la de ellos y ellas al aceptarnos y acogernos.

– Personalizar el encuentro y la charla. Al igual que podemos personalizar el café.

– Buscar el punto justo.

– Poner cara que, incluso, se puede tocar.

– Analizar los contestos y las relaciones.

– Saber, ¡qué importante!, que existimos.

– Re-conocernos.

– Y, ¡por qué no decirlo!, hacer negocios cara a cara.

Quiero hacer un agradecimiento explícito a aquellos libreros que nos han acogido. Y ahí van por orden de visita:

– Javi Cámara de Librería Cámara de Bilbao

– Nacho García Barredo de Stvdio de Santander

– Paz de Librería Gil de Santander

– Conchita y Fredi Quirós de Cervantes de Oviedo

– Félix de Los portadores de sueños de Zaragoza y

– Paco y Ana de Cálamo de Zaragoza

Tres fotos para el recuerdo

Los libros que ya están y casi son una excusa para la conversación en Cervantes

Cervantes_05_14Y nuestro paso por Zaragoza con Félix y a la entrada de Cálamo.

Foto0459Foto0461

Gracias a todos ellos por acogernos y acoger el proyecto y los libros con modelos y fórmulas distintas en cada caso porque, por suerte, todavía hay librerías que mantienen su singularidad.

Y ¡ya sabes! Cuando quieras nos tomamos un café.