Librerías. La casa de las palabras

Y a tí ¿Cómo te gustan las librerías?

La Casa de la Paraula es un nuevo proyecto que nace en Barcelona como continuación y enriquecimiento del proyecto Xoroi.

lacasadelapalabraAsí se presentan:

Bienvenidos al portal de la Casa de la Paraula. Un nuevo espacio cultural en Barcelona, un espacio generador de debates, de confluencias y de crítica. Un espacio de intervención en la cultura de la ciudad. Un punto de encuentro entre el psicoanálisis y otros discursos que nos permitan dibujar un diálogo de nuestra contemporaneidad

Pablo Odell dedica una amplia reflexión al proyecto y su contexto. Nos quedamos de la misma con lo siguiente:

Los cuatro requisitos que se han dado en este proyecto:

1) un negocio sostenible a escala humana;

2) muy especializado;

3) un público definido al que llega desde múltiples planos además de los libros; y,

4) un librero comprometido con el buen hacer en lo que atañe al comercio, la prescripción y la lectura.

Y al final señala:

¿De verdad entonces hacen falta grandes acciones sufragadas con dinero público? ¿O con un buen plan, buenos arrestos, y una buena plática involucrando talentos, deseos y dineros de quienes desean que el proyecto sobreviva, basta para seguir caminando? Háganle una vuelta por La Casa de la Palabra y véanlo ustedes mismos; porque tiene mucho mérito: ya que el equipo liderado por Salvador, no sólo no tuvo ningún apoyo público sino que, bien al contrario, tuvo que sortear todo tipo de dificultades “oficiales” planteadas principalmente por el Ayuntamiento de Barcelona (por la “ley”): que si la salida de humos; que si las salidas de emergencias; que no, que una librería no puede tener licencia para servir café; etc…

Sólo añadiré que la elección del nombre me parece muy acertada.

– de la Casa como imaginario simbólico para la librería ya hemos hablado por aquí.

– la palabra como mediación discursiva, y más en este caso viniendo del psicoanálisis, poco más hay que decir.

Bienvenido sea este otro brote verde.

Y a tí ¿Cómo te gustan las librerías?

 

 El observador modifica lo observado… constataremos que ninguna palabra es inocente y que ninguna teoría científica es aséptica. Lo sabían los filósofos antiguos: al nombrar las cosas las determinamos. (Jorge Volpi; Mentiras contagiosas; Páginas de espuma; pag. 53)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .