¿Estancamiento del libro electrónico?

Se me han cruzado varias informaciones y referencias a algunos estudios que hace que me plantee con claridad el interrogante del título para, casi, adelantar un respuesta afirmativa.

Señalaré algunos indicios que me llevan, casi, a adelantar la muerte de este recién nacido aunque lleve más de 25 años pululando por estos mundos de Dios.

1. La mayoría de los jóvenes lectores británicos prefiere el libro impreso. Parece que la erótica del papel, sigue teniendo su aquel.

2. En Estados Unidos, cuna del discurso de los ‘grandes digitales’ aunque siguen con el ‘trata de arrancarlo Carlos’, el ritmo de crecimiento es tan cansino como el Paper hasta que alguien se canse de seguir con inyentando gasolina.

3. Después de 25 años se sigue hoy en día sin tener

una hoja de ruta con un esquema claro sobre cuáles son los  modelos de negocio que perdurarán, cuáles son puro marketing, cuáles son los más sostenibles, etc.

No lo decimos nosotros, sino un estudio encargado por CEDRO. Basta ver su página de conclusiones (pag. 87) para ver el vacío en el que nos movemos.

4. Probablemente el sector del libro, si sigue mirando hacia USA, mirará hacia el espacio equivocado, sobre todo si tiene un interés en las prácticas lectoras y su mantenimiento. Un reciente estudio que compara las prácticas culturales entre Francia y Estados Unidos en el período 1981-2008 demuestra con claridad donde se mantiene con más consistencia la práctica lectora.

5. En las lógicas del deseo, que tienen mucho que ver con la erótica, se acaba queriendo lo que no se tiene. Así que es muy posible que la omnipresencia de los ebooks aumente las ganas de poseer libros en papel. Esto piensan, por lo menos, algunos libreros.

6. Si además, el sector del libro, parece ser un sector (ver pag. 5) que genera mucho ruido (=transacciones electrónicas), pero pocas nueces(=pasta realmente generada) no será de extrañar que los intereses giren hacia otro lado. Viajar siempre ha sido un placer.

7. En Liber parece que se hablará mucho de digital. Es decir: de lo que no se tiene claro. Se hablará también de Libro educativo o de texto, como prefieran. ¡Estos sí que lo tienen claro!

8. Pero visto lo visto ya adelanto que el futuro del libro de creación literario, infantil-juvenil, o novela gráfica tiene los días contados como mera trasposición del papel al digital y sus seudovariantes enriquecidas.

9. Basta con que se encierren en los sótanos con algunas de las gran empresas, tradicionales o neodigitales, y les cuenten de verdad la cifra de negocio (¿?) que están haciendo.

 

 

 

5 comentarios en “¿Estancamiento del libro electrónico?

  1. Veamos, según ese estudio al que se hace referencia en el primer punto, el 73% de los jóvenes encuestados prefiere el papel al digital, pero eso no quiere decir que no compren digital. Si atendemos a los datos que publica bookseller sólo un 31% no compra jamás un libro electrónico. Es decir que, del total de la muestra, un 27% prefiere el eBook, un 31% se decanta exclusivamente por el papel y el 42% restante consume ambos tipos de formato.

    Los consumidores de eBooks (¡el 69% de la muestra!) son muy claros en determinar que el principal factor que desincentiva la compra de eBooks es el precio: no están dispuestos a pagar más de más de 5 libras (6,40 €) por un libro electrónico, estableciendo una horquilla de preferencia (a ver si alguien se entera) de entre 3 y 5 libras.

    Si el 69% de los encuestados compra ebooks a pesar de encontrarlos demasiado caros, no entiendo cómo podemos utilizar esos datos para pronosticar la defunción del libro digital ¿?

      1. Sí, supongo que a todos nos gustan las estadísticas porque nos permiten hacer múltiples lecturas 😀 Lo relevante es que haya jóvenes compradores de libros dispuestos a seguir comprándolos, tanto en papel como en digital.

        PD: ¡gracias!

  2. Es natural que los jóvenes prefieran, a priori, los libros de papel, pues son aquellos que han visto leer a sus padres –si es que sus padres leen, ese es otro tema. Por el mismo motivo usan mejor que sus padres los smartphone y las tablets, porque se los han visto usar a sus mayores y ellos, nativos ya de lo digital, se han adaptado mucho mejor. Mientras PC, tablet y smartphone se encuentran ya adoptados (tablet y smartphone son hijos del PC) la lectura digital va una generación por detrás. Hasta que los adopcionistas digitales tengan hijos –o una generación que les suceda– el ritmo de crecimiento se mostrará algo lento a no ser que la industria editorial empuje el desarrollo del sector.

    Estoy de acurdo con W: los datos apuntan a una tendencia a la adopción, no al abandono.

  3. Pingback: Sobre el estado del libro electrónico y otras cuestiones | razonamiento de un editor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .