Encuentro y conversación

La amistad es por supuesto el espacio de la conversación en su más alto grado de intimidad e intensidad, pero también es cierto que se pueden tener buenas conversaciones con quienes no son nuestros amigos más íntimos y que incluso la intimidad puede llegar a ser un obstáculo para la libertad de la conversación. (Adolfo Castañón; Trópicos de Gutenberg; Trama editorial; pag. 28)

Ayer en Vitoria, a medio camino entre Bilbao y Pamplona, conversaba con una persona. Al despedirnos me decía: algún día, ya mayores, quizás escribamos la historia de estos encuentros y conversaciones itinerantes que se han ido celebrando ya en lugares variopintos de esta piel de toro y parte del extranjero.

Lo curioso, además, es que hasta la fecha los hemos podido mantener con discreción y sin ser molestados ni sorprendidos por nadie ajeno a los mismos y a los ‘sesudos’ temas que abordamos.

También, al terminar, uno de los presentes me decía, ¿para cuándo esa nueva serie sobre el estudio de Comercio interior de 2013 con la finalidad de que echemos unas risas? ¡Todo llegará!

Hoy, me apetece más seguir con el encuentro y la conversación.

Un mensaje que te llega vía facebook.

Una persona que se acerca por Bilbao, unos mensajes previos vía facebook, una quedada, un buen día que permite estar en la calle, unos pintxos, unos vinos, gracias Juan Bas por la invitación en el Xukela, y la conversación que fluye además hoy con el trasfondo mañanero de una breve y lúcida llamada de atención de Julen Iturbe y con esa frase a mitad del texto:

¿Y qué salimos ganando los simples humanos? En el fondo lo que nos interesa es calidad de vida

Así que a mitad de ronda hoy al mediodía, no era de extrañar que saliera por medio la calidad de vida fruto del ritmo pausado que da la mezcla de la conversación, el pintxo, el vino (sustítuyase por lo que se quiera) y el ir poniendo parte de las vidas y los sueños encima de la mesa utilizando la tecnología humana más adecuada para estos casos: la voz, la mirada, el tacto…¡Nadie lo superará!

Y así con este regusto, haciendo casi un paréntesis, veremos si seguimos luego la conversación en un rato en la presentación de La sonrisa de la hiena, aunque ésta no sé si será de fiar.

Y, quizás entre la hiena y los zorros me quedo con estos, quizás porque en este caso son rojos.

Un comentario en “Encuentro y conversación

  1. Pingback: Encuentro y conversación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.