Sopa de sapo. La librería en la que quizás Mafalda no entraría por el nombre, pero sí por sus libros y librer@s

Manuel Ortuño quizás se puso tierno y melancólico el viernes. ¡Qué alegria verlo así!
apapachar

Hoy sábado a la tarde, con el eco de esa melancolía manueliana, el susurro de una comida y una larga conversación mantenida con la ‘mamma’, y los ecos de la conversación del jueves, un servidor también quiere apapachar proyectos que nacen y ponerse en modo alegre, soñador y, sobre todo, acariciando con el alma.

Reconoceré que el chivatazo me lo pasó Samuel que ahora anda embarcado con los Libros del zorro rojo. Y que, en el fondo, me provocó ese punto de envidia al sentir de que alguien de fuera y refiriéndose al mundo del libro y en concreto de las librerías se hubiera enterado antes que yo de algo que sucedía en Bilbao.

IMG_2532_raw_3000

Reconoceré, también, que al entrar y presentarme a Naia, vi que mi nombre aparecía ya fichado en un cuaderno que uno nunca sabe si es el de los buenos, el de los malos o el de pasar página.

Reconoceré, finalmente, que hemos quedado para charlar tranquilamente, pero que, en cualquier caso, me fío de la recomendación de Samuel, del feeling inicial y de las ganas, tranquilas y nerviosas al mismo tiempo, que he visto que afloran en los promotores de este nuevo proyecto sopero y sapero.

sopa_de_sapo

Cuando, además, sus primeras sensaciones, producidas por sus lectores, son buenas ¿qué mas se puede pedir en un inicio?.

Me cuenta Naia:

Las sensaciones son buenas. Recuerdo que uno de los primeros días estuvimos un buen rato charlando con una chica encantadora que se llevó “Los juegos del Hambre” Nos contó que le encanta leer y que también quiere escribir. Eso emociona. Estamos también gratamente sorprendidos al encontrar muchos niños que entran en la tienda solos, eligen un libro, sacan su cartera  y lo pagan de su bolsillo. ¡Futuros apasionados de la lectura! ¿Qué más podemos pedir? 

Ello no quita el punto de realismo y la tensión en los inicios entre los gastos de arranque que se van acumulando y las alegrías que les dan  sus recién estrenados clientes cuando les dicen “me encanta vuestra librería”; “ me pasaría aquí una tarde entera” y piropos del estilo.

IMG_2520_raw_3000

Una recomendación de un viejo cascarrabias: nunca penséis que los clientes son vuestos. En estos tiempos de sociedad líquida van y vienen sin poder saber a veces muy bien ni porqué, ni cómo. En cualquier caso, si lo hacéis bien, siempre aparecerán nuevos y muchos se mantendrán, pero… ¡nunca serán vuestros!

Cuando además está detrás del mismo, por un lado la pasión , “me apasioné y comencé a recorrer librerías infantiles”, formada, tras haberse formado en profundidad en narrativa infantil ; y por otro, la apuesta económica, “invirtiendo todos nuestros ahorros y montando nuestra querida librería Sopa de Sapo”, hay mucho en actitud, ganas y riesgo que puede remar a favor del proyecto.

IMG_2512_raw_3000

El jueves, tras tener noticias de la apertura me acerqué a última hora de la tarde y quedamos en charlar más despacio.

Las personas que están detrás de Sopa de sapoa han vivido el viaje Barcelona- Bilbao y hoy a la mañana me agradaba vivir en parte ese viaje, casi de vuelta, en torno además a la literatura infantil, con Carme Fenoll en twitter.

carme_fenoll_sopa_de_sapo

 Me gustaba, además, ese sutil juego, entre la apariencia pequeña en el tamaño y la grandeza por calidad en la oferta que es algo que, en un primer vistazo, me encontré, reconociendo que no soy un especialista en Sopa de sapo.

Quizás si los amigos del Búho lector de Oviedo, cuando Quino se acerque a recoger el Premio Príncipe de Asturias, le comentan que hay una librería en Bilbao que tiene la sopa en su nombre; es posible que si Mafalda se acercara por la misma podría cambiar su percepción gustativa y sería incluso posible que provocáramos todo un cambio en un personaje que es santo y seña ya que podría llegar a afirmar que

¡NO A LA SOPA, MENOS LA SOPA DE SAPO!

Siendo, en cualquier caso, un proyecto que ve la luz en Bilbao, cualquier reto puede ser posible conseguirlo.

Y para los despistados bilbainos… ¿dónde está?

¡En el centro, centro y en zona peatonal!

Arechavaleta 6 en Indautxu que para los nacidos en el barrio es como decir en el centro de Bilbao, o sea, en el centro del mundo.

¡Qué mayor centralidad se puede medir!

Daros una vuelta. Lo agradeceréis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s