Comercio Interior del Libro 2013. ¡La saga! -3

El mundo del libro ha hecho los ajustes necesarios disminuyendo un 3,5% los títulos editoriales, un 12,1% menos los ejemplares publicados y mejorando la oferta de títulos vivos en un 6,8%. (pag. 13)

Este texto que tiene un cierto tono de reconversión industrial y que figura en la presentación parecería que podría atisbar o hacer ver algunos criterios de esperanza, que cuando entráramos a navegar en las siguientes páginas encontraríamos unos mejores ratios de eficiencia y una cierta mirada optimista.

Quizás mi ‘mirada sucia’ hace que fije mi atención siempre en esto que los modernos llaman logística inversa, o sea, lo que va y viene sin ser vendido. Vista la evolución de los últimos años e incluso el comparativo entre 2001 y 2012 pensaba que ese ajuste tendría aquí resultados; pero no.

Si algo crece en este sector es la devolución.

La serie es para echarse a temblar como reflejo de una ineficiencia sectorial que, siento decirlo, pagan los lectores.

Año % Devolución
2003 28,1
2004 25,7
2005 29
2006 28,2
2007 28,5
2008 28,5
2009 27,2
2010 32,5
2011 34,1
2012 33,6
2013 34,3

En la serie de 10 años, un diferencial de seis puntos, pero hay un dato que me parece tanto o más preocupante. Por primera vez en la serie la tasa de la devolución de las editoriales muy grandes se sitúa por encima de la media del sector.

Año % Devolución Muy grandes
2003 28,1 27,1
2004 25,7 24,2
2005 29 24,8
2006 28,2 23,1
2007 28,5 23,3
2008 28,5 25,6
2009 27,2 25,5
2010 32,5 27,6
2011 34,1 30,6
2012 33,6 30.3
2013 34,3 36,5

¿Empieza el tamaño a generar más ineficiencia por su escasa capacidad de adaptación?

Así que parece también que aquellos sueños de aplicación también de lo digital para imprimir a demanda, mejorar las comunicaciones para poder ajustar pedidos y existencias es algo que también sigue en el limbo…

Capítulos anteriores de la Saga

Capítulo 1

Capítulo 2

2 comentarios en “Comercio Interior del Libro 2013. ¡La saga! -3

  1. Julieta Lionetti

    Aquí está, retradísimo, el cordero y su madre: la menguante rentabilidad del libro gracias al coste cada vez mayor de su comercialización. Las devoluciones, en las economías de escala de los grandes grupos, no son más que una cifra helada en el coste del canal.

    Un canal que resulta un vampiro chupasangre para las editoriales medianas y pequeñas.

    Y vuelvo a la pregunta de la saga primera: ¿no habría que hacer algo? No discuto tu escepticismo frente al ebook. De facto, ese formato y el canal en que se desenvuelve no son más baratos, entre otras cosas por la existencia de Libranda (prohibitiva para los pequeños) y la escandalosa concentración de los e-tailers. Pero pedirle al ebook que ponga el ROI sobre la mesa cuando la realidad es que el ROI del impreso mengua peligrosamente hacia la impotencia es plantear el problema al revés.

    Algunas cosas están pasando, lo malo es que nos cogerán cansados y sin alegría. 1) Bookwire, la distribuidora alemana cuyos costes son una fracción de los de Libranda, llega con una propuesta de distribución asequible para los independientes. 2) Después de gastar tanto tiempo en las redes sociales, algunos editores empiezan a entender que el marketing de los ebooks pasa por conocer a fondo al jefe de pasillo de la librería online: el algoritmo. 3) Despunta un parcial entendimiento de que Internet y los objetos que la pueblan va más sobre el acceso que sobre la compra. 4) Startups españolas que fueron pioneras a nivel internacional, como 24 Symbols, siguen gozando de buena salud después de cuatro años, a pesar del vacío que le hicieron y hacen los grandes grupos.

    En fin, que hay vida. No se parece, es cierto a la vida de antes.

    Disclamer: Como bien sabes, pero otros no, formo parte de 24 Symbols, en calidad de directora de relaciones editoriales.

    1. “ese formato [eBook] y el canal en que se desenvuelve no son más baratos, entre otras cosas por la existencia de Libranda (prohibitiva para los pequeños)”

      ¿Quienes son los socios fundadores de Libranda? Sí, es retórica. Libranda es un sabotaje al libro electrónico en España, un “Damage Control” de libro. Las iniciativas editoriales, en España al menos, deberían evitar el contacto directo con el Sector si aspiran a sobrevivir. 24Symbols, que no acabo de ver del todo claro, pero tampoco es este el lugar de discutirlo, presenta una ventaja indiscutible: le salió al sector por la tangente. Un visionario, Aitor Grandes.

      Saludos,

      PD: un lujo leer vuestros comentarios en esta serie de entradas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.