¿Muchos títulos y pocas librerías?

Cito:

La estructura comercial del libro presenta en la actualidad caracteres paradójicamente anticulturales. La proliferación indiscriminada de títulos, fruto de la apuesta editorial, impone unos hábitos lectores basados en la moda, un libro perecedero y el propiciamiento de una culturalización banal de la sociedad, mejor informada, pero no más culta.

Y, un poco más adelante…

una potenciación de la librería habría abierto el cauce a la lectura de muchos ciudadanos, todavía alejados mental y geográficamente del libro.

¿Les suena la música?, ¿les suena a conocido y de actualidad?

Quizás sí, quizás no. Habrá opiniones de todos los gustos y colores.

Lo curioso es que ayer enredando por Europeana llegué a este artículo de rabiosa actualidad en el fondo que lleva por título Muchos títulos, pocas librerías de José Carlos Arévalo y aparecido en el número 610 de Triunfo, el 8 de junio de 1974. Franco todavía vivía.

Muchostitulospocaslibrerias

Más cosas curiosos en el artículo:

– Hace 40 años ya se hablaba de inflacionismo editorial y provocaba dos preguntas, igualitas, igualitas que las de ahora: ¿quién va a digerir tamaña ingestión de papel?, ¿qué librerías harán saltar sus insuficientes locales?

– La vida media del libro. Actualmente un libro no comprado durante los primeros seis meses subsiguientes a su aparición exige del comprador una labor indagadora previa a la compra.

Y dejo caer la pregunta que se recoge en el artículo y que parece que 40 años después ha encontrado la respuesta de 150.000 euros por parte de la Administración Pública.

Uno se pregunta por qué si el editor ha contado con un sustancial apoyo de la Administración para programar su crecimiento editorial, la indiferencia ha sido el trato dado al librero. El mundo del libro es un gigante con los pies de barro producido por el desajuste entre la capacidad editorial y la anemia librera. Lo triste es que esta situación era presumible, pues, al fin y al cabo, los editores son empresas capitalistas con un mercado tradicionalmente más amplio y una organización más poderosa, mientras que la estructura de la empresa librera, en el 90 por 100 de los casos, no supera el ámbito del negocio familiar.

Aquellos tiempos y aquí sí ha habido algunos cambios, eran tiempos de atentados (Triunfo 125; 18/12/1976) contra algunas librerías.

cincoañosatentados

Mañana las librerías volverán a celebrar su día.

Algunas lo harán casi por primera vez ofreciendo nuevos imaginarios.

Añadiré dos notas finales.

– No está de más que veamos cuáles son los salarios libreros en Francia.

– Un dato para pensar recogiendo el guante de Manuel Gil sobre sostenimiento y viabilidad de la librería. Si las cifras de Comercio Interior dicen que la facturación en librerías, sin contar las cadenas, es de 773 millones de euros nos daría para 5150 puestos de trabajo, que no librerías, dignos. Si utilizásemos el cálculo francés (200.000 euros) serían sólo 3865. El texto que recientemente he publicado, terminaba con una pregunta que no pretendía ser retórica, sino radical:

Qué pasaría si cerráramos

Los Días son también para reflexionar internamente y pensar de manera solidaria en la sostenibilidad del tejido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .