¿Buscando talento o copando mercado?

El último cuarto de siglo ofrece quizá el balance menos favorable entre, por un lado, una proliferación inédita de libros y, por otro, una regresión social y política sin precedentes: la distancia más grande entre las promesas de emancipación (en volumen de escritos editados, vendidos y comentados) y su realización. (Thierry Discepolo; La traición de los editores; pag. 18)

Parece que lleva un tiempo de moda eso que se ha dado por llamar la autoedición. Hace pocas fechas Amazon veíamos una infografía de Amazon donde nos contaban que lo que más venden son autoeditados.

Mariana Eguaras ha escrito dos interesantes entradas explicando y hablando sobre la nueva plataforma de Penguin (1 y 2).

Planeta a través de Casa del Libro también tiene su chiringuito montado.

No nos olvidamos de Bubok.

El juego en todos los casos es sencillo. Se parte de alimentar los egos personales. Poner siempre como ejemplos a los menos, es decir, los que nos dicen que venden mucho y cubrir su modelo de negocio del manto de la riqueza de la creatividad individual y de la ruptura de barreras que posibilita ya a todo el mundo ser un número uno en ventas.

La trampa es sencilla. Son los flujos del embudo de boca muy grande y salida muy fina.

Los tres grupos claves en estos momentos en España intentarán crear la boca más grande posible. El goteo posterior de ventas a ellos les da igual. Mientras tengan fijada la atención de la mayoría en sus entornos ellos ya van ganado. Van copando nuestra economía de la atención por los dos lados. Por la creación, haciéndonos creer que todos podemos ser autores y por el consumo, engañándonos también con esa teórica rica oferta del ‘más es mejor’.

Luego, cuando lleguen las rupturas provocarán estas nuevas modalidades de descuento que por primera vez he visto hoy paseando por Bilbao.

DSC_0001

2 comentarios en “¿Buscando talento o copando mercado?

  1. Julieta Lionetti

    Será difícil que haya comentarios a esta entrada. Nadie se mete con quien puede darle de comer.

    Te olvidas aquí, como también se habrán olvidado los autores en ciernes, de que la pionera introduciendo el modelo de Author Solutions (empresa de servicios editoriales propiedad de Penguin Random House) fue Blanca Rosa Roca, con su todavía existente Rocautores.

    Como todo comentario a «megustaescribir» y similares, decir que me ha causado cierta sorpresa que PRH hay hecho una integración tan sin fisuras entre su marca de librerías y una plataforma de servicios editoriales a la que le sobran críticas negativas en los Estados Unidos, donde al menos no comparten marca.

    En todos estos modelos, que usan el capital simbólico ganado por una editorial gracias a sus autores (no autopublicados, por cierto) para generar el negocio menos glamouroso de las vanity press, es a todas luces aberrante que los futuros autores deban pagar por el informe de lectura. Y a unos precios que quintuplican lo que las editoriales pagan por esos informes a los lectores profesionales a los que contratan.

    Esto de «pagar para jugar» es nuevo en el sector. Espero que no haya muchos cándidos que caigan en esta propuesta irreversiblemente asimétrica.

    Más tónico para el pelo, antes de que quedemos todos calvos.

    1. Cierto Julieta en relación a lo que señalas de Blanca Rosa. Me apetecía en cualquier caso marcar más como los grandes pretenden ir, en el fondo y en su afán de darle a todo, contra la Teoría de los huecos.

      Abrazos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.