La Pantera Rossa parece molestar a algunos. ¡Buena señal!

En la medida que el libro y la literatura pueden ser en momentos y en ocasiones la otra cara o parte del reflejo de la realidad no es de extrañar, es más es deseable, que de vez en cuando salten chispas y se provoquen tensiones.

Todas las librerías son brújulas: estudiarlas te brinda interpretaciones del mundo contemporáneo más afinadas que las facilitadas por otros iconos o espacios. (Jorge Carrión; Librerías; Anagrama; pag. 284-285)

Soy personalmente poco amigo de aquellos que mantienen el discurso sumiso de ‘mejor estar con la boca callada y no chistar con el sector que te da de comer’. Siempre me ha parecido un discurso alineado con el poder y los hechos así lo constatan. En cualquier caso, allá cada cual con su conciencia y sus opciones, pero el silencio y el buenismo ya se sabe de qué es reflejo.

El mundo del libro y el de las librerías en concreto ha tenido a lo largo de su historia claras relaciones con la política y con la acción social. Estos últimos años no deben ser la excepción porque en ello se perdería en mi opinión parte de la esencia si todavía consideramos que la cultura y su concreción en determinadas obras y soportes siguen teniendo algún valor.

No es por lo tanto de extrañar que por un lado surjan nuevos modelos de librerías, de formas de hacer y de lecturas más transversales de actuación en el ámbito cultural que se adecuan mal en ocasiones a las realidades sectoriales y que por otro salten algunas chispas desde el ‘status quo’,  al que le gusta tener todo controlado desde, lógicamente, su óptica de poder y control.

Así que lo que ha sucedido con La Pantera Rossa en Zaragoza tal como nos cuenta Marta Peirano no nos debe extrañar. De hecho en el mundo de la cultura, todo lo que anda moviéndose por los márgenes de los sistemas, anda, como es normal, en continua dialéctica y confrontación con el centro del poder al que le molesta el papel de contrapoder que algunas librerías y espacios culturales pueden jugar.

Escribía Lewis Buzbee:

Un librero, en cambio, en virtud de lo que vende pronostica cómo va a pensar la gente, y los cambios en el modo de pensar de los individuos pueden desencadenar efectos profundos y duraderos. Los libreros de la Ilustración no sólo reflejaban su tiempo, sino que también contribuyeron a configurarlo. Sin libros que propagaran los cambios que se iban produciendo en el pensamiento, el progreso histórico habría sido quizá mucho más violento. Justamente porque contribuye a cambiar cómo y qué pensamos, la librería ha sido siempre una institución dotada de un silencioso poder, aunque no siempre para beneficio del propio librero. (Lewis Buzbee; Una vida entre libros; pag. 103)

Ojalá sigan existiendo espacios culturales molestos con los distintos status quo creados. Así que ¡Bien por La Pantera Rossa y por todas las experiencias que nos interrogan y nos invitan a mirar desde otros puntos de vista!

Y, ya me perdonarán algunos, pero estas dialécticas son más importantes, en mi opinión, que la de los galgos y podencos o las del papel-digital.

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

3 comentarios en “La Pantera Rossa parece molestar a algunos. ¡Buena señal!”

  1. Llevo unos días siguiendo las informaciones sobre esta librería aragonesa. Medios que hasta hace poco cubrían los eventos de esta librería ahora informan de convenios, que ha falta de más datos, me parecen discriminatorios con en resto de las librerías.
    Una actividad comercial que se disfraza de fundación, empresa pública, cooperativa o similares no me parece correcta, creo que esta denominación implica desigualdades con cualquier otra empresa o comercio..
    En Aragón estamos muchas librerías que intentamos defender el espíritu crítico día a día, algunas desde hace muchas décadas. Intentamos ejercercer de dinamizadores culturales de nuestro entorno y personalmente me duele mucho leer en la prensa estas noticias.
    Espero comprender, con el tiempo, este tipo de acuerdos que hoy por hoy no me parecen correctos.

    1. Víctor. Matizo algunos cosas de lo escrito y concreto algunas más.
      1. Totalmente de acuerdo y todo mi reconocimiento a las librerías que tampoco lo son todas que llevan años defendiendo ese espíritu crítico y el trabajo constante de dinamización cultural.
      2. Mi idea en el post y quizás me he pasado de frenada con el título era hacer referencia y poner encima de la mesa nuevos modelos de organización y de negocio siempre dentro de la legalidad, sabiendo que esta, a veces, es un terreno sinuoso.
      3. En este sentido y por lo que he podido ver La Pantera Rossa, cuya razón social es Malaletra SC está constituida empresarialmente como Sociedad Cooperativa, forma no solamente legal, sino que, incluso, te diría que goza de mis simpatías frente a las sociedadaes anónimas. Dejo aparte, porque me merecen igualmente todas las simpatías, las empresas familiares con caras y ojos que geralmente son SL o autónomos.
      4. Sí he de señalar que me ha llamado negativamente la atención la actividad principal con la que aparece la cooperativa: Comercio al por menor de alimentación y bebidas en establecimientos con vendedor. No parece que sea la más adecuada para vender libros.
      5. Por no dejar nada en el aire he dado un vistazo también a las ayudas municipales en Zaragoza y aquí te daré con claridad la razón. He visto que hay dos librerías Cálamo y Portadores de sueños que han recibido ayudas en el 2014 de 5.000 y 2.500 euros respectivamente en un programa general del ayuntamiento de promoción del Libro y la lectura
      6. Es lógico preguntarse como haces y con razón si hay un trato o una modalidad de acuerdo que no es correcta y sí creo que en relación a otras librerías puede haber un trato distinto que habría que justificar con mucha claridad. Una nominativa en presupuestos públicos cuando hay una partida genérica con fines parecidos supone que tiene que ver un muy claro elemento de valor en la acción más cuando es tal la diferencia presupuestaria. Así que ahí de acuerdo con lo que planteas.
      Abrazos y gracias por poner puntos sobre las íes, matizar, aclarar y dejar, también, interrogantes abiertos.

      1. Gracias Txetxu, estoy seguro que me faltan datos para poder juzgar con exactitud. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s