Préstamo digital en Bibliotecas. Cuidado con los números que los carga el diablo. Llamada de atención

Roto_Cifras

Tras el lanzamiento a bombo y platillo de los sistemas de préstamo digital en Bibliotecas públicas vienen los primeros datos sobre los que conviene hacer alguna reflexión para no quedarnos sólo con las cifras.

Hay que reconocer que para muchos de los potenciales usuarios del préstamo digital el acceso al mismo supone todo un aprendizaje.

En Euskadi, en el primer mes de andadura, se han realizado 1.700 préstamos.

¿Muchos, pocos?

Si las contextualizamos en función de la inversión hecha y las expectativas son, en mi opinión, muy pocas.

En la propia nota de prensa del Departamento de Cultura se dice:

Actualmente eLiburutegia tiene adquiridas 25.000 licencias para préstamo de libros tanto en euskera como en castellano. Cada licencia permite 20 préstamos. Una vez ha llegado una licencia (no título) a los 20 préstamos, el Gobierno Vasco volverá a comprar la licencia, para poder efectuar de nuevo otros 20 préstamos. Las 25.000 licencias adquiridas darán lugar a 500.000 préstamos.

Esperemos a tener los datos del segundo y tercer mes, pero tengo la sensación de que se va a quedar, por el modelo escogido, mucho dinero público gastado sin uso ciudadano.

A nivel europeo empieza ya a existir todo un pupurrí de modelos de préstamo que quizás refleje la diversidad de realidades y los distintos abordajes posibles que o son sistémicos o no son.

En Madrid, donde ya hay datos de los cuatro primeros meses, el número de préstamos ha sido de 14.949. Datos que tampoco parecen ser para echar las campanas al vuelo.

¿Causas? Pueden ser muchas y variadas. Julián Marquina señala algunas cuando escribe (las negritas son suyas):

quizás solamente sea cuestión de tiempo para que el préstamo digital mejore sus cifras y empiece a destacar de entre los múltiples servicios ofrecidos desde las bibliotecas. Quizás le haga falta un empuje publicitario fuerte para dar a conocer este nuevo servicio. Quizás le haga falta tener mayor variedad de títulos para el préstamo y darle mayor importancia a los libros que todos los usuarios quieren leer y que tienen mayor tirón mediático. Quizás sea todo esto, pero también (quizás) sea que el usuario de la biblioteca no quiere leer en digital.

Y, si el usuario no quiere leer en digital, ¿qué hacemos?

Añado una causa más y es que en España para los modelos elegidos hasta la fecha, la forma de negociación y acuerdo sobre ellos ha estado más pendiente de la dimensión comercial que de la ciudadana que siempre ha ido como una nota a pie de página.

Como señala Jorge Téllez, quizás se ha tenido poco en cuenta la mirada del lector

conforme el libro se convirtió en producto o mercancía, lo que también sucedió fue que el carácter público de la lectura le hizo espacio a lo privado de la transacción económica, de manera que muchas campañas de fomento a la lectura actualmente confunden lectores con clientes. Leer artículo completo

En cualquier caso. Las Bibliotecas serán humanas o no serán.

2 comentarios en “Préstamo digital en Bibliotecas. Cuidado con los números que los carga el diablo. Llamada de atención

  1. Pingback: Incontinencia analítica | Antinomias Libro

  2. Pingback: Incontinencia analítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.