La Marabunta. Cierra un proyecto sin sostenibilidad económica. No era una startup

Ellos mismos lo dicen con claridad en su web. (Las negritas son nuestras)

marabunta

Tenemos que anunciaros una noticia triste: este mes de febrero la Marabunta cerrará sus puertas. Han pasado más de cuatro años desde que iniciamos este proyecto colectivo con mucha ilusión. Un proyecto que no habría sido posible sin todo el apoyo que tod@s vosotr@s nos habéis brindado durante todo este tiempo.

Consideramos que el día a día de La Marabunta ha sido todo un éxito, porque hemos logrado ser un espacio de cultura y pensamiento crítico, tal como nos planteamos en un principio, abierto a quienes han querido hacerlo suyo, un espacio de encuentro y por el que han pasado cientos de artistas, pensador@s y proyectos interesantes.

Sin embargo, no hemos logrado darle al proyecto la sostenibilidad económica necesaria. Entendemos que para lograrla deberíamos ampliar las dimensiones del proyecto, encontrar un local más grande y mejor ubicado, en el que poder desarrollar muchas de las actividades que no podemos asumir en el espacio actual. Pero para dar ese salto necesitaríamos una estabilidad financiera que no tenemos ni estamos en condiciones de buscar. Esto, sumado a los desgastes que todos los grupos humanos experimentan, nos ha llevado a tomar esta decisión: cerrar esta etapa, aun con la tristeza que conlleva, pero con la alegría de todo lo conseguido. No descartamos que en un futuro el espíritu de La Marabunta reaparezca en otro lugar y/o con otra forma. Por eso nos gustaría que nos mantuviéramos en contacto a través de las redes sociales, ya que sin vosotros y vosotras no será posible.

Y, ahora, algunas reflexiones.

1. Me produce una cierta tristeza el cierre de cualquier proyecto cultural y más si el mismo tiene caras y ojos. Es probable que en este caso los cruces políticos-partidistas-partidarios puedan haber influido. Desconozco el detalle, pero hay mezclas que demuestran también el refrán. ‘Sopas y sorber no puede ser’.

2. La ilusión no es suficiente para mantener un proyecto. Es condición necesaria no sólo para su nacimiento sino, más importante, para su mantenimiento en el tiempo, pero de ilusión no se come.

3. Lo que es imprescindible es la sostenibilidad económica y me atrevería a afirmar que en el mundo del libro más todavía porque los retornos son lentos y e baja rentabilidad suponiendo que todo vaya bien.

4. Tristemente hay una gran distancia en inversión económica entre empresas startup y empresas de innovación social o que proponen nuevos modelos. El dinero, el capital, oscuros ambos en muchos casos, están con las primeras y raramente con las segundas.

5. La brecha será cada vez mayor y el panorama será cada vez más plano.

Nota aparte.

Por parte de los editores, se desenpolva ahora, en la época de mayor crisis, un plan de apoyo al sector que lleva años cogiendo polvo en los cajones. A un año de elecciones ¿hay algún ingenuo que piense que alguien se lo va a tomar en serio?

Va tarde. Muy tarde.

Cita final para buenos entendedores:

En 1940, George Orwell se refería a ‘un importante descubrimiento psicológico hecho por los nazis -aplicado por estos en todo caso: se pueden predicar sin peligro políticas contradictorias mientras se siga diciendo a la gente lo que la gente quiere oír’ (Thierry Discepolo; La traición de los editores; Trama Editorial; pag. 106)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .