El imaginario librero -6

Venimos de aquí (acceder)

No sólo eso, sino que en el preámbulo de la ley se señala una línea clara entre las librerías y las grandes superficies cuando se dice: los objetivos de la presente Ley son garantizar la competencia equilibrada dentro del sector, por una parte, entre las grandes superficies y las librerías, concebidas como agentes culturales activos y únicos canales capaces de garantizar el acceso de todos los valencianos al libro en condición de igualdad y pluralidad 

En la legislación de la Comunidad de Madrid, la más antigua de todas, nos encontramos también en el preámbulo de la misma que se concibe a las librerías como “agentes culturales activos, realizan una tarea de transmisión y difusión encomiable”. Más adelante, en el mismo preámbulo, se reconoce el esfuerzo de los libreros por “divulgar” las obras.

Galicia tiene hasta la fecha la legislación más reciente, diciembre de 2006. En la misma, en el artículo 11 dedicado a las librerías se dice (las negritas son nuestras):

  1. Los libreros son las personas naturales o jurídicas que se dedican, exclusiva o parcialmente, a la venta de libros en establecimientos mercantiles de libre acceso al público.
  2. La Xunta de Galicia, mediante las campañas adecuadas, promoverá la imagen de la librería como punto esencial de venta de libros, así como agente cultural activo indispensable para que la industria del libro mantenga su pluralidad y creatividad, y para la consolidación del tejido cultural de la sociedad.
  3. La Xunta de Galicia fomentará las iniciativas del sector librero hacia una mayor presencia, atención y tratamiento del libro en gallego en las librerías.
  4. La Xunta de Galicia creará una Librería Institucional del Servicio de Publicaciones de la Xunta de Galicia en la que se ofrezcan todas las publicaciones oficiales de cualquier departamento u organismo del Gobierno.
  5. Se creará un registro de librerías, en el cual habrán de inscribirse todas las librerías de Galicia regentadas por personas que cumplan los requisitos a que se refiere el artículo 11.1.
  6. La Xunta de Galicia promoverá la implantación y el desarrollo de los soportes electrónicos, informáticos y telemáticos en las relaciones comerciales del sector de las librerías.

Más recientemente, julio de 2014, en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados se presentó una proposición no de ley para la puesta en marcha de un plan de medidas en defensa de las librerías.

Seguimos aquí (Acceder)

Blanca Rosa Roca en el BookMachine del 26 de febrero en Barcelona

BookMachine

Blanca Rosa Roca nos hablará de la estrategia y experiencia de Roca Editorial en el ámbito digital. Blanca nos explicará como empezaron, qué y como lo hacen, cuales son los siguientes pasos, y además nos dará algunos datos de su experiencia como una de las editoriales pioneras en España en el mundo del libro digital. / Twitter @blancarosaroca

Blanca Rosa Roca es la fundadora y directora de Roca Editorial. Fue en septiembre de 2003 cuando creó Roca Editorial con cinco socios más, todos ellos de solvente experiencia en el sector del libro. Desde entonces ha conseguido hacerse un hueco en el mercado con autores tan destacados como: Noah Gordon, Michael Connelly, Edward Rutherfurd, John Verdon, Craig Russell, Peter James, E.L. Doctorow, Christopher Paolini, entre los escritores internacionales y un gran número de autores españoles.

¿Quién viene a las fiestas BookMachine?

En realidad, gente de todo tipo. Desde luego, no podemos faltar todos aquellos que trabajamos en el mundo editorial –editores, diseñadores, marketing, prensa, ventas, etc.–, pero también escritores y cualquier interesado en el mundo del libro. Ah, y sin olvidarnos de algunos (pocos) desarrolladores de apps, video juegos y estudiantes de masters o talleres de edición.

¿Dónde está?

LAIE – Situada en pleno centro de Barcelona, Laie es una las librerías más interesantes de la ciudad. Cuenta con el café Pau Claris, un espacio tranquilo y relajado para acompañar la cultura con gastronomía. La librería ofrece una cuidada selección de novedades y fondo editorial, nacional y extranjero.

¿Qué hacemos?

Ponemos los ingredientes para montar una fiesta divertida: un buen espacio, gente interesante y algunas bebidas. No te preocupes si no conoces a nadie: ¡somos muy simpáticos!

Puedes ver la lista de quién vendrá así como se vayan apuntando aquí mismo. No te olvides de decirnos si quieres conocer a alguien en particular, estaremos más que encantados de hacer las presentaciones.

¿Y después?

El día después podrás encontrar a todos los que conociste la noche anterior en BookMachine.me, también puedes seguir el debate a través dehashtag #BookMachine y ver las fotos en nuestra página de Facebook.

¡Os esperamos!

Seebook
Roter

Pamplona. Visitas y conversaciones

Siempre viene bien una escapada, aunque sea corta.

La posibilidad de ir ligeros de equipaje permite moverse rápido y cuadrar varias pequeñas cosas que apetecen en un corto espacio de tiempo.

Hemos disfrutado así de un jueves-viernes en Pamplona y el tiempo nos ha cundido.

El reencuentro con una amiga que siempre me acoge y con quien disfruto de la conversación y de la buena compañía.

¿Cómo empieza una amistad? No lo sé. Empieza, sin más. (Miguel Sánchez Ostiz; Cuaderno boliviano; pag. 139)

El paso fugaz el jueves por Chundarata y el viernes por Katakrak.

 

El poder poner cara, durante un rato de juevintxo, a Javier García Clavel minetras disfrutamos de los pinchos hechos al momento de Álex Múgica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tiempo, una vez que llegó Manuel para una segunda ronda en el Gaucho para recordar el foie y sus fritos.

Nos recogimos pronto porque hacía fresquito.

DSC_0014

El viernes a la mañana me acerqué a Cizur Menor para trabajar un poco que no todo iba a ser diversión. Aún con todo tuve tiempo para recordar mi paso ya hace casi dos años por allí cuando hice el Camino de Santiago. ¡Buenos recuerdos!

Comida en el Amostegui, previo paso por el Roch, donde ya rematamos los deberes para el resto del mes y parte de marzo.

Como el mundo es un pañuelo y después de más de 30 años me reencontré en el Roch con Patxi Atozki. No todo el mundo puede disfrutar de conocer a un luthier. Todo un gusto y una sorpresa.

Hoy ya en Bilbao disfruto del paseo tranquilo y de la nieve en una tarde de sábado fresquita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desplazarse a pie también puede ser una experiencia meditativa, que fomenta un estado de ánimo caracterizado por la lentitud. Cuando caminamos, somos conscientes de los detalles a nuestro alrededor: los pájaros, los árboles, el cielo, las tiendas, las viviendas, el prójimo…Establecemos relaciones. (Carl Honoré; Elogio de la lentitud, RBA, pag. 118)

La Marabunta. Cierra un proyecto sin sostenibilidad económica. No era una startup

Ellos mismos lo dicen con claridad en su web. (Las negritas son nuestras)

marabunta

Tenemos que anunciaros una noticia triste: este mes de febrero la Marabunta cerrará sus puertas. Han pasado más de cuatro años desde que iniciamos este proyecto colectivo con mucha ilusión. Un proyecto que no habría sido posible sin todo el apoyo que tod@s vosotr@s nos habéis brindado durante todo este tiempo.

Consideramos que el día a día de La Marabunta ha sido todo un éxito, porque hemos logrado ser un espacio de cultura y pensamiento crítico, tal como nos planteamos en un principio, abierto a quienes han querido hacerlo suyo, un espacio de encuentro y por el que han pasado cientos de artistas, pensador@s y proyectos interesantes.

Sin embargo, no hemos logrado darle al proyecto la sostenibilidad económica necesaria. Entendemos que para lograrla deberíamos ampliar las dimensiones del proyecto, encontrar un local más grande y mejor ubicado, en el que poder desarrollar muchas de las actividades que no podemos asumir en el espacio actual. Pero para dar ese salto necesitaríamos una estabilidad financiera que no tenemos ni estamos en condiciones de buscar. Esto, sumado a los desgastes que todos los grupos humanos experimentan, nos ha llevado a tomar esta decisión: cerrar esta etapa, aun con la tristeza que conlleva, pero con la alegría de todo lo conseguido. No descartamos que en un futuro el espíritu de La Marabunta reaparezca en otro lugar y/o con otra forma. Por eso nos gustaría que nos mantuviéramos en contacto a través de las redes sociales, ya que sin vosotros y vosotras no será posible.

Y, ahora, algunas reflexiones.

1. Me produce una cierta tristeza el cierre de cualquier proyecto cultural y más si el mismo tiene caras y ojos. Es probable que en este caso los cruces políticos-partidistas-partidarios puedan haber influido. Desconozco el detalle, pero hay mezclas que demuestran también el refrán. ‘Sopas y sorber no puede ser’.

2. La ilusión no es suficiente para mantener un proyecto. Es condición necesaria no sólo para su nacimiento sino, más importante, para su mantenimiento en el tiempo, pero de ilusión no se come.

3. Lo que es imprescindible es la sostenibilidad económica y me atrevería a afirmar que en el mundo del libro más todavía porque los retornos son lentos y e baja rentabilidad suponiendo que todo vaya bien.

4. Tristemente hay una gran distancia en inversión económica entre empresas startup y empresas de innovación social o que proponen nuevos modelos. El dinero, el capital, oscuros ambos en muchos casos, están con las primeras y raramente con las segundas.

5. La brecha será cada vez mayor y el panorama será cada vez más plano.

Nota aparte.

Por parte de los editores, se desenpolva ahora, en la época de mayor crisis, un plan de apoyo al sector que lleva años cogiendo polvo en los cajones. A un año de elecciones ¿hay algún ingenuo que piense que alguien se lo va a tomar en serio?

Va tarde. Muy tarde.

Cita final para buenos entendedores:

En 1940, George Orwell se refería a ‘un importante descubrimiento psicológico hecho por los nazis -aplicado por estos en todo caso: se pueden predicar sin peligro políticas contradictorias mientras se siga diciendo a la gente lo que la gente quiere oír’ (Thierry Discepolo; La traición de los editores; Trama Editorial; pag. 106)

Jóker. La especialización es su éxito. ¿Puede una librería no ser especializada?

joker

kiricoQuincenalmente, con puntualidad casi británica, recibo el boletín informativo del Club Kirico al que os invito que os suscribáis.

En esta ocasión me encuentro con la agradable sorpresa de una entrevista a la gente de Joker.

El titular ya es claro.

La especialización es su éxito.

Repasando papeles he visto que ya hace unos cuantos años escribí también sobre esto en un texto que llevaba por título Elogio de la librería especializada y donde decía:

Si nadie es capaz, hasta la fecha no conocemos a nadie que lo haya sido, de tener todos los libros y de atender a todos los clientes, consciente o inconscientemente, los libreros están obligados a especializarse.

Quizás, en muchas ocasiones, este proceso no haya sido consciente y haya venido marcado por las propias circunstancias y dinámicas impuestas por editores y distribuidores, pero nos guste o no: «todas las librerías son especializadas» de manera patente, es decir, con voluntad de serlo o de manera latente, sin conciencia de haber elegido en qué quieren especializarse y por qué acaban siendo especializadas.

Nos interesa aquí resaltar y hablar de todas aquellas librerías que se «especializan con conciencia de hacerlo» y ver cuáles pueden ser algunas de las posibles especializaciones.

Seguro que en nuestros oídos pueden resonar librerías especializadas, en derecho, medicina, novela policíaca, cómic, pero ¿es el criterio temático basado en la selección del soporte el único criterio de especialización? o quizás se pueda pensar en otros criterios.

Proponía también esta posible clasificación de cara a la especialización que, en cualquier caso, retomaremos en nuestro Imaginario librero.

cuadroespecializacion

Pero vayamos al artículo que empieza así:

Joker es una librería con historia. Fundada en Bilbao en 1994 cuenta con más de 20 años de trayectoria dedicándose de manera preferente al cómic y siendo una de las librerías referentes del país en este género. El club de librerías kirico está muy orgulloso de contar con estos especialistas que complementan una parte de la produccion de los libros dirigidos a los lectores más jóvenes de la que todavía sabemos poco, aunque nos gusta mucho.

Seguir leyendo

 

El imaginario librero -5

Venimos de aquí (acceder)

En España, los años 1999-2000, dentro de esta línea de trabajo fueron un momento clave al recoger las primeras reflexiones conjuntas de libreros que ya trabajaban con esta idea clara en un curso celebrado en la librería Babel de Castelló (año 2000) y al convocar en el año 1999 el Premio Librería Cultural.

Y así, el CES, en su dictamen sobre el anteproyecto de Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas decía lo siguiente (las negritas son nuestras):

Dentro del sector, las librerías conforman una red que cumple funciones muy importantes en la difusión de contenidos culturales, canalizando la mitad de las ventas de libros. No se trata de simples establecimientos de venta de textos impresos, sino que constituyen puntos de transmisión de información cualificada acerca de los propios libros y contribuyen a asegurar la pluralidad y la diversidad culturales, por lo que su protección merecería una atención expresa en la futura Ley. Además, es destacable el hecho de que el 66,5 por 100 de las librerías son pequeñas empresas, para las que este Anteproyecto debería representar una oportunidad con vistas a la modernización de sus formas de gestión y comercialización. 

La Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas en su artículo 7.1 dice:

Estos programas tendrán en cuenta a las librerías no sólo como lugares de venta de libros, sino también en su calidad de agentes culturales.

Si repasamos algunas legislaciones autonómicas vemos, por ejemplo, que en la legislación de la Generalitat Valenciana se afirma en el artículo 7 dedicado a las librerías (las negritas son nuestras):

  1. El Consell, mediante las campañas adecuadas, promoverá la imagen de la librería como punto esencial de venta de libros, así como agente cultural activo indispensable para que la industria del libro mantenga su pluralidad y creatividad.
  2. La Generalitat, a través de la Conselleria competente en materia de cultura, procurará a las librerías valencianas la información suficiente sobre novedades del libro valenciano, así como sobre sus empresas distribuidoras.
  3. El Consell fomentará la adecuada relación entre las bibliotecas y las librerías valencianas, con el fin de garantizar que el libro tenga una difusión conveniente y equilibrada en todo el territorio valenciano.
  4. El Consell, mediante convocatorias anuales de ayudas, apoyará aquellas iniciativas de las asociaciones de libreros que posibiliten la organización de ferias del libro.
  5. El Consell promoverá la implantación y desarrollo de los soportes electrónicos, informáticos y telemáticos en las relaciones comerciales del sector de las librerías.
  6. El Consell apoyará los cursos de formación y puesta al día, seminarios y foros de debate, con el objeto de que los libreros y libreras valencianos mantengan un adecuado nivel profesional.
  7. El Consell impulsará la colaboración con las bibliotecas públicas y las librerías, agentes culturales activos, para desarrollar programas y campañas de promoción de la lectura en los ámbitos de su actividad. Con este fin elaborará una línea de ayudas que tendrán carácter anual y se regularán mediante Orden de la Conselleria competente en materia de cultura.
  8. El Consell de la Generalitat apoyará a las librerías en la elaboración del material promocional y campañas publicitarias que tengan como protagonista específico al libro y la promoción cultural de la librería.

Seguimos aquí (acceder)

Préstamo digital en Bibliotecas. Cuidado con los números que los carga el diablo. Llamada de atención

Roto_Cifras

Tras el lanzamiento a bombo y platillo de los sistemas de préstamo digital en Bibliotecas públicas vienen los primeros datos sobre los que conviene hacer alguna reflexión para no quedarnos sólo con las cifras.

Hay que reconocer que para muchos de los potenciales usuarios del préstamo digital el acceso al mismo supone todo un aprendizaje.

En Euskadi, en el primer mes de andadura, se han realizado 1.700 préstamos.

¿Muchos, pocos?

Si las contextualizamos en función de la inversión hecha y las expectativas son, en mi opinión, muy pocas.

En la propia nota de prensa del Departamento de Cultura se dice:

Actualmente eLiburutegia tiene adquiridas 25.000 licencias para préstamo de libros tanto en euskera como en castellano. Cada licencia permite 20 préstamos. Una vez ha llegado una licencia (no título) a los 20 préstamos, el Gobierno Vasco volverá a comprar la licencia, para poder efectuar de nuevo otros 20 préstamos. Las 25.000 licencias adquiridas darán lugar a 500.000 préstamos.

Esperemos a tener los datos del segundo y tercer mes, pero tengo la sensación de que se va a quedar, por el modelo escogido, mucho dinero público gastado sin uso ciudadano.

A nivel europeo empieza ya a existir todo un pupurrí de modelos de préstamo que quizás refleje la diversidad de realidades y los distintos abordajes posibles que o son sistémicos o no son.

En Madrid, donde ya hay datos de los cuatro primeros meses, el número de préstamos ha sido de 14.949. Datos que tampoco parecen ser para echar las campanas al vuelo.

¿Causas? Pueden ser muchas y variadas. Julián Marquina señala algunas cuando escribe (las negritas son suyas):

quizás solamente sea cuestión de tiempo para que el préstamo digital mejore sus cifras y empiece a destacar de entre los múltiples servicios ofrecidos desde las bibliotecas. Quizás le haga falta un empuje publicitario fuerte para dar a conocer este nuevo servicio. Quizás le haga falta tener mayor variedad de títulos para el préstamo y darle mayor importancia a los libros que todos los usuarios quieren leer y que tienen mayor tirón mediático. Quizás sea todo esto, pero también (quizás) sea que el usuario de la biblioteca no quiere leer en digital.

Y, si el usuario no quiere leer en digital, ¿qué hacemos?

Añado una causa más y es que en España para los modelos elegidos hasta la fecha, la forma de negociación y acuerdo sobre ellos ha estado más pendiente de la dimensión comercial que de la ciudadana que siempre ha ido como una nota a pie de página.

Como señala Jorge Téllez, quizás se ha tenido poco en cuenta la mirada del lector

conforme el libro se convirtió en producto o mercancía, lo que también sucedió fue que el carácter público de la lectura le hizo espacio a lo privado de la transacción económica, de manera que muchas campañas de fomento a la lectura actualmente confunden lectores con clientes. Leer artículo completo

En cualquier caso. Las Bibliotecas serán humanas o no serán.

La Pantera Rossa parece molestar a algunos. ¡Buena señal!

En la medida que el libro y la literatura pueden ser en momentos y en ocasiones la otra cara o parte del reflejo de la realidad no es de extrañar, es más es deseable, que de vez en cuando salten chispas y se provoquen tensiones.

Todas las librerías son brújulas: estudiarlas te brinda interpretaciones del mundo contemporáneo más afinadas que las facilitadas por otros iconos o espacios. (Jorge Carrión; Librerías; Anagrama; pag. 284-285)

Soy personalmente poco amigo de aquellos que mantienen el discurso sumiso de ‘mejor estar con la boca callada y no chistar con el sector que te da de comer’. Siempre me ha parecido un discurso alineado con el poder y los hechos así lo constatan. En cualquier caso, allá cada cual con su conciencia y sus opciones, pero el silencio y el buenismo ya se sabe de qué es reflejo.

El mundo del libro y el de las librerías en concreto ha tenido a lo largo de su historia claras relaciones con la política y con la acción social. Estos últimos años no deben ser la excepción porque en ello se perdería en mi opinión parte de la esencia si todavía consideramos que la cultura y su concreción en determinadas obras y soportes siguen teniendo algún valor.

No es por lo tanto de extrañar que por un lado surjan nuevos modelos de librerías, de formas de hacer y de lecturas más transversales de actuación en el ámbito cultural que se adecuan mal en ocasiones a las realidades sectoriales y que por otro salten algunas chispas desde el ‘status quo’,  al que le gusta tener todo controlado desde, lógicamente, su óptica de poder y control.

Así que lo que ha sucedido con La Pantera Rossa en Zaragoza tal como nos cuenta Marta Peirano no nos debe extrañar. De hecho en el mundo de la cultura, todo lo que anda moviéndose por los márgenes de los sistemas, anda, como es normal, en continua dialéctica y confrontación con el centro del poder al que le molesta el papel de contrapoder que algunas librerías y espacios culturales pueden jugar.

Escribía Lewis Buzbee:

Un librero, en cambio, en virtud de lo que vende pronostica cómo va a pensar la gente, y los cambios en el modo de pensar de los individuos pueden desencadenar efectos profundos y duraderos. Los libreros de la Ilustración no sólo reflejaban su tiempo, sino que también contribuyeron a configurarlo. Sin libros que propagaran los cambios que se iban produciendo en el pensamiento, el progreso histórico habría sido quizá mucho más violento. Justamente porque contribuye a cambiar cómo y qué pensamos, la librería ha sido siempre una institución dotada de un silencioso poder, aunque no siempre para beneficio del propio librero. (Lewis Buzbee; Una vida entre libros; pag. 103)

Ojalá sigan existiendo espacios culturales molestos con los distintos status quo creados. Así que ¡Bien por La Pantera Rossa y por todas las experiencias que nos interrogan y nos invitan a mirar desde otros puntos de vista!

Y, ya me perdonarán algunos, pero estas dialécticas son más importantes, en mi opinión, que la de los galgos y podencos o las del papel-digital.