Sobre el barómetro de CEGAL y las casi mil librerías cerradas. ¿Alguien se lo cree?

Me han llamado mucho la atención los titulares que en general han parecido en los medios de comunicación sobre el número de librerías que dicen que han dicho desde la CEGAL que han cerrado en 2014.

Se habla casi de 1.000.

La verdad es que cualquier día de estos me gustaría ver el listado completo, pero mientras tanto, me permitiréis que tenga mis dudas.

¿Han cerrado librerías en el 2014? Sí. ¿Cuántas? No lo sé exactamente. Pero, en cualquier caso, en la alerta de Google que he tenido abierta con estas palabras no he recibido más de 50.

¿Habrán sido más? Seguramente. ¿Cuántas por efecto de la crisis y cuántas por jubilación?

Tampoco lo sé.

No he tenido acceso al estudio completo del 2014, pero sí a algunos datos que permiten hacer un comparativo con el estudio anterior del 2013. Me interesa fijar la atención, porque es el origen de los datos en ambos casos en estos dos cuadros.

Año 2013

Mapa_2013

Año 2014

Mapa_2014

 Si nos fijamos en los datos del INE son, con un ligero descenso, de 11 puntos de venta, relativamente coincidentes.

Se produce después todo un proceso de escandallo donde se desechan una serie de librerías. En unos casos se dice que están cerradas, 469 en 2013 y 912 en 2014; y en otros se dice que ‘no son objeto de estudio’. De ahí se supone que salen las cifras de cierre, pero dicho proceso no desde luego explicado con claridad en el Mapa de 2013, ni de hecho a partir de ello se puede justificar que el cierre se haya producido en el año en curso (ver página 19).

Lo que sí ocurre curiosamente en el 2014 es que hay más librerías verificadas, y esta cifra final sí creo que es más real, porque existe verificación, que en el año 2013. 3102 frente a 2948. Así que resulta que han cerrado más, pero al mismo tiempo tenemos más puntos de venta verificados. ¿Lo entiende alguien?

En el fondo es de este colectivo del que se puede hablar porque de todo el resto, salvo el dato del INE que también son relativamente coincidentes todo lo demás son suposiciones.

Un periodista serio y conocedor de los temas al que aprecio y respeto mucho me señalaba que los datos los había facilitado tal cual CEGAL. Bien, con lo señalado anteriormente deseo por lo menos dejar una duda sobre los mismos.

Insisto: duda sobre los datos de cierre de mil librerías no tanto sobre la bajada en facturación y otros datos que ya abordaremos con más detalle en su momento.

Así que resulta curioso que en 2014 tengamos detectados más puntos de venta que en 2013 y, si preguntan por ahí, verán cómo la mayoría de personas que se preocupan un poco de este tema les dice que el ‘parque’ de librerías, qué feo suena, siempre se ha movido entre los 3000 y 3500.

Ya desde los inicios de la elaboración de estos Mapas en el año 1999 y posteriormente en el 2004 se constataba la dificultad de conocer el número exacto porque un tema son los epígrafes del IAE, aun con modificaciones posteriores, y luego el negocio real.

Dejo por lo tanto ahí mi duda que creo mínimamente razonada y, en cualquier caso, me queda la otra pregunta: ¿qué se pretendía trasmitir con ese mensaje del cierre de las ‘mil librerías de San Luis’?

A la gente no le suele gustar asistir a funerales.

Como me decía ayer a la tarde una amiga periodista: Igual me pienso ahora el ir a librerías. No vaya a ser que me encuentre con la tristeza de un cierre.

Todo ello no quitará en cualquier caso de encima de la mesa el Ser o no ser o el calavera o culo del librero tarambana.

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

4 comentarios en “Sobre el barómetro de CEGAL y las casi mil librerías cerradas. ¿Alguien se lo cree?”

  1. Lo importante no es el número de librerías que cierran, sino el porqué cierran las que cierran. Es decir, en este país casi nadie lee y no quiero reprochar nada a nadie, cada cual es muy libre de entretenerse como le de la gana, pero lo que es obvio es que las autoridades no hacen nada, pero así, NADA, por mucha mandanga que empleen en “tertulias”, en “fomento a la lectura en la escuela”, en “potenciar las bibliotecas” (¡y quieren cobrar un canon, que, ahora en tiempo electoral, callan!), en más y más, todo eso es falso, ni fomentan, ni facilitan, ni nada de nada. Y menos mal que mantienen el IVA al 4%, pero permiten a las editoriales, a esas grandes empresas, poner el precio que les de la gana. Yo creo que está en 20€ la media del precio (el valor es mucho más alto, por supuesto). Pues bien, si en España vivimos, es un decir, con salarios de 300 o 400 euros… Privarse de 20, aunque sea al trimestre, es un palo difícil de llevar a cabo. Y, si se acude a las bibliotecas públicas, resulta que desde hace ya mucho tiempo, no incorporan ningún ejemplar, a pesar de las “actividades desarrolladas”.
    Así, pues, no es el número lo que importa, aunque halla cerrado una, solo una, es suficiente para hablar de crisis en la cultura libresca. Hoy, abrir una librería, aunque se le añada cafetería, escenario (música, teatro…), es una aventura de héroes, pues, además no cuentan con ningún apoyo oficial y sí con infinitos inconvenientes burocráticos.
    Enrique Bienzobas

  2. Muy de acuerdo con vuestras reflexiones, Txetxu y Enrique.

    Aun sin saber si es cierto o no ese número de librerías cerradas, deberíamos instar a la sociedad civil y política a pensar en el porqué de los cierres y en el futuro de las librerías. ¿Cuáles son las amenazas del librero? ¿es el débil hábito lector de los ciudadanos? ¿es la falta de ayudas económicas? ¿es el universo on-line, que nos come la tostada? ¿es la crisis económica? Lo que está claro es que no hay una única razón ni es momento de buscar culpables. Es hora de trabajar por una buena colaboración entre todo el proceso creación y venta de un libro: autores, editores, distribuidores, libreros, bibliotecarios…

    Soy muy nueva en este mundo empresarial pero todavía me sorprendo de ciertas prácticas que no hacen ningún bien al sector: creciente venta on-line de las propias editoriales, competencia “de la mala” entre libreros, apatía, prácticas sospechosas de algunas distribuidoras…

    Un abrazo de una librera novata.

    Por cierto, enhorabuena por tu trabajo de seguimiento en el mundo de las librerías. Haces una labor muy interesante que pocos tienen el valor de hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s