Alberti y Jarcha dos librerías que se sitúan ya en la sabia madurez de los ’40 bien llevados’

Jarcha ha celebrado en el 2014 sus 40 años y en ello está también este año La Alberti.

En ambas, además, parece que la tradición familiar sigue, aunque tendrán que mirar hacia los 100 para que como en el caso de Cervantes o Marcial Pons vaya tomando el ‘mando’ la tercera generación.

No está de más recordar que Juancho Pons, el nuevo presidente de Cegal, es, por lo menos, segunda generación.

En estos días Jarcha y La Alberti han sido objeto de sendas entrevistas. Nos hacemos eco de algunas respuestas que nos han llamado particularmente la atención.

Jarcha

Jarcha-Kirico

¿Para ser libreros hay que tener vocación?

Si, independientemente de cuándo se descubra la vocación. Lo que importa es que te gusten mucho muchísimo los libros, y quieras compartirlos con el mundo entero.

Qué es lo mejor y lo peor del oficio:

Lo mejor… compartir todos los libros que te emocionan. Lo peor… los albaranes, y el desinterés de las administraciones por los libros y la cultura. El desánimo.

Tres requisitos necesarios para que la librería funcione bien.

Orden, amor y equipo.

Alberti

alberti_40_años

– “Disfrutar de una librería es una actividad que se aprende en compañía, igual que ir al museo o al cine”.

– Las políticas editoriales, con el beneplácito de los medios, concentraron toda su energía en ese núcleo de lectores, en la rentabilidad rápida, dejando de lado las obras y los autores de marcha más lenta. A partir de ahí se empezaron a valorar los libros en función del  número de ejemplares vendidos y buena parte de la crítica siguió el juego, tratando a los best sellers como si fueran algo más que eso y generando la lógica confusión y la desafección de los lectores de siempre. Y a todo eso habría que sumar las malas políticas culturales, los erróneos programas de lectura en los colegios…

–  En Francia, por ejemplo, hay ayudas directas por parte del Estado y también a través de los barrios, en los distritos y las juntas municipales. Ellos son muy conscientes del activo cultural que representan las librerías, mientras que aquí se ha recortado incluso el presupuesto de compra de libros por parte de las bibliotecas públicas.”

– “Nuestro papel consiste en escuchar, acompañar, ser capaces de transmitir la emoción que nos ha provocado un libro y orientar siempre partiendo de datos previos.

A nivel colectivo, empezamos a hacer una revisión de lo que supone una sociedad volcada únicamente en lo material y quiero creer que llegará un momento en el que el dinero dejará de ser el tema central de las conversaciones. Ahí los libros cobrarán protagonismo como impulsores de otra sensibilidad, de otra manera de mirar y entender el mundo

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s