Saliendo del paréntesis

Cuatro días de cierto relajo.

Pueden parecer poco o mucho. Depende desde dónde se mire y con qué se compare.

Es algo parecido a los datos de ventas que los editores parece que han facilitado por estas fechas. Ellos dicen que crecen. Son tan cortos de vista que sólo les llega para mirar atrás cinco años porque si miran más atrás se cagan de miedo.

Mientras tanto, lo dicho, cuatro días de asueto. De seguido, este año no da para más. Hay que ponerse al tajo. A los nuevos y a los que ya estaban en la mochila.

Como hacía calor, me he quedado por la costa asturiana.

Poca gente en las playas. Mucha tranquilidad y ningún agobio.

He parado a un precio más que razonable y con una terraza estupenda en el Hotel Lastres Miramar. Recomendable y, además, si quieres quitar el hambre, justo enfrente está Casa Eutimio.

Os dejo algunas fotos para que Raquel Paris siga odiándome o para que Sergio del Molino compruebe que hay cachopos de tamaño razonable.

Dos notas más.

En las playas de Toró, Espasa y Oyambre hemos comido, era nuestro régimen fijo de mediodía, unas ensaladas y unas croquetas más que correctas. Sobre todo en los dos primeros casos.

En Lastres, hemos disfrutado también de la cena tanto en El Mirador como en El Escanu.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s