Buenos libros, riqueza y trabajo editorial. Roberto Calasso o Manuel Ortuño

Merece la pena leer La marca del editor de Roberto Calasso editado por Anagrama.

No muchas ideas, como los buenos libros que tampoco abundan tanto, pero claras y precisas.

Publicar buenos libros nunca enriqueció enormemente a nadie. O, por lo menos, no en una medida comparable a lo que puede suceder si se abastece al mercado de agua mineral, de los ordenadores o de las bolsas de plástico. Al parecer una empresa editorial puede producir ganancias notables sólo a condición de que los buenos libros se encuentren sumergidos entre muchas otras cosas de calidades muy diversas. Y, al estar sumergidos, es fácil ahogarse y así desaparecer por completo.

En homenaje, también a Manuel Ortuño que sigue buscando el glamour de la edición independiente.

manuelortuño_editorindependiente

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

2 comentarios en “Buenos libros, riqueza y trabajo editorial. Roberto Calasso o Manuel Ortuño”

  1. Conversábamos no hace mucho con un buen amigo acerca de vinos. Del sector del vino. Espera que viene a cuento la analogía. Me decía mi amigo, pequeño comerciante superviviente y buen (muy buen) pensador de esto del vino y otras cosas de gran interés, que no nos dedicamos a esto para hacer fortuna, a menudo ni tan siquiera para ir pasando, que son más los quebraderos económicos que hay que ir sorteando que otra cosa. Que nos está tocando lidiar con una época en que los márgenes de los productos se miden en ceros, no en décimas. ¿Cuál es el margen de ganancia de un vino en toda su cadena de elaboración? ¿Cuál es el margen de ganancia de un libro en toda su cadena productiva? Me decía otro amigo, honesto y sincero viticultor y elaborador de vino, que su objetivo es llegar a embotellar anualmente 30.000 botellas. Y ganar 1€ por botella. Sus vinos se venden entre 10€ y 20€, aproximadamente, siendo de los más valorados en su DO. Eso es el márgen que nos toca tener. En el libro será algo así, mejor o peor. Los teléfonos portátiles, los ordenadores, cualquier cachivache electrónico, la luz, los coches, la ropa de moda… sus márgenes se miden por decenas o centenares de porcentajes. Que sí, diremos todos, que compensa por mil otros lados, que todo lo que no ganamos por un lado lo gozamos por otro. Pero en una globalización incesante (mientras el combustible barato lo permita), donde se fabrica a precio de nada y se vende a precio de mucho, las nuestras son profesiones destinadas a la marginalidad más absoluta. Que si, que nos sigue compensando. ¿Hasta cuándo? Y el mundo ya no va por aquí, y sigue rodando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s