No llegan ni a la mitad las creyentes y practicantes en la Fe bibliotecaria

Tranquilos, tranquilos, mantendremos todo el mes de agosto abierta la encuesta que lanzamos este miércoles pasado, pero os iremos dando los viernes una panorámica de la evolución de los datos junto a algunos de los sabrosos comentarios que algunas de las personas que van contestando nos hacen llegar y que nos ayudan a mantener el sentido del humor tan necesario.

Lo dicho, hasta la fecha, hay dos datos que llaman la atención:

  • No hay ningún ‘ateo bibliotecario’ hasta la fecha.
  • Los creyentes y practicantes no llegan al 50%

fe_bibliotecaria_07_08_2015Si quieres puedes hacernos llegar tu opinión.

Algunos comentarios que nos van llegando y que demuestran, por suerte, que todavía hay humor.

Nota: Ponemos todas las opiniones en femenino no vaya a ser que alguna listilla piense que todas las contestaciones son de mujeres. Que no, que no…

  • En mi defensa diré que la razón de no ser usuaria practicante es la pereza que me da devolver los libros 😀
  • Practico la Fe Bibliotecaria a diario y predico a diario por tierra, mar y twitter. ¡Voy a donar mi cuerpo a la Biblioteconomía!
  • La verdad es que yo no soy de ninguna fe, ni bibliotecaria ni de ninguna otra categoría, y solo participo en esta confesión por lo de la ‘caló’ y el juego, pero mi respuesta obedece a mi convicción de que las bibliotecas solo pueden resucitar de la muerte clínica en la que llevan decenios estancadas (y seguimos con terminología bíblica) mediante la apuesta por los mecanismos digitales. Baste mi caso: yo fui una gran usuaria de las bibliotecas cuando era pobre y estudiante (que viene a ser lo mismo, aunque lo primero me duró más que lo segundo), después he estado decenios sin pisar una biblioteca (y alguna vez que pasé por alguna, circunstancialmente, me parecieron, con perdón,  pésimamente gestionadas) y ahora, recientemente, he empezado a utilizarlas de nuevo solo en lo referido a préstamos digitales, donde creo que tienen todo el sentido del mundo, sobre todo mientras las editoriales sigan con la deriva absurda de precios delirantes. Solo les falta, eso sí, dotarse de un número de referencias generoso, pero démosles tiempo y por una vez tengamos confianza en su capacidad de adaptarse a los nuevos paradigmas, que dicen los pedantes..

¡Buen fin de semana!

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s