¿Asociacionismo sectorial? Se va a llevar la sopa de letras. ¡Viva el batiburrillo!

No me digáis que no se está poniendo divertido, en algo hay que pasar el rato, las vísperas del Liber.

Con el batiburrilo de nuevas federaciones editoriales y de quién es más o menos independiente se va abriendo un panorama sectorial que lo de Cataluña puede ser una risa.

Por ahora yo voy sacando las siguientes conclusiones.

  1. La edición y la autoedición deben ser conceptualmente distintos y necesitan dos estructuras asociativas distintas. Si intentamos aclararnos vía RAE no sé si sacamos mucho en claro. la RAE dice sobre el hecho de autoeditar: Diseñar, componer e imprimir textos y gráficos mediante computador, con resultado similar al de la edición tradicional, para uso privado o público. El problema es que la RAE no nos da al mismo tiempo una definición de Edición tradicional. Ahora bien, según la RAE la clave, el hecho diferencial está en el computador. Y me pregunto: ¿los editores que están en la Federación de Gremios de Editores no usan el computador? ¿Planeta no se autoedita? Planeta probablemente se autoedita, se autoimprime en muchas ocasiones, se autovende, se autopromociona… ¿Será quizás el nuevo presidente?
  2. En la nota de El Confidencial sale como ejemplo de una de las editoriales Punto Rojo. Me voy a ver su posicionamiento en Todos tus libros. Encuentro referencias de 909 títulos y ya si me fijo en el posiconamiento que consiguen veo que, en el mejor de los casos, están presentes en 22 librerías. Trama editorial que es una editorial modesta tirando a pequeña o mínima y más interdependiente que independiente dobla esa presencia en la red librera.
  3. Si ahora uno lo cruza con los autores se pregunta cómo cuadra el concepto de empresas que se autoeditan, un concepto que además tiende al encerramiento psicológico, con aquellos autores que como también se autoeditan son independientes ante las empresas editoriales y ante las autoeditoriales.
  4. No sé si los autoeditores asistirán a la Feria profesional montada por los editores ya que probablemente es un ‘marco ferial’ en el que no sentirán sus intereses ni representados ni defendidos. Los autores independientes, otro maravilloso concepto ya que, se piensa no en quien se autoedita, sino en quien se autopublica, palabra que no está en la RAE pero que conceptualmente se supone que será el reflejo de la independencia radical porque no cree ni ene los editores tradicionales, ni en las empresas de autoedición, sino que sólo creen en sí mismos.
  5. Así que curiosamente va a ser en vísperas y en la propia celebración un LIBER con aumento de especies librescas, pero con línea de descenso en consumo.
  6. Los libreros no sé cómo lo verán porque indirectamente están seriamente afectados. Libreros tradicionaes serán ahora los que comercialicen preferentemente a los editores tradicionales. Autolibreros serán aquellos que vendan con preferencia a los autoeditores que quizás tengan que pelearse por el nicho con los autopublicadores.
  7. Algo parecido puede pasar también con la distribución.
  8. Y… qué me dicen de la Feria del Libro de Madrid, por poner un ejemplo. ¿deberá adaptar sus estatutos? ¿cerrarán filas en torno a lo que los ‘otros’ consideran lo tradicional que ya no pasa por el papel o el digital, debate superado, sino por el trato discriminatorio que parece dar la Administración? (la pela es la pela?
  9. Superará Random la esquizofrenia entre su ‘edición tradicional’ y la del hijo díscolo que puede ser ‘megustaleer’.
  10. Con estos niveles de debate y de propuesta no nos debe extrañar que para los estudios sobre consumo en España seamos irrelevantes. Las joyas, por ejemplo, lucen más.

Así que con todo este lío de por medio, que curiosamente piensan más en el papel que en el digital y en la presencia física que en la digital, no es de extrañar que Verónica Juárez se pregunte por qué es un libro.

Estamos ya en el punto de no retorno hacia una nueva dimensión que puede tender al ridículo.

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

6 comentarios en “¿Asociacionismo sectorial? Se va a llevar la sopa de letras. ¡Viva el batiburrillo!”

  1. La perla perlísima de la noticia es esta frase que puede encontrarse al final de todas las noticias )porque es una réplica de la gacetilla de prensa): “además de la edición de las obras se encargan también de su distribución, comprometiéndose a colocarlas en grandes superficies junto a las de autores consagrados, y en algunos casos a su promoción.”

    ¿Colocarlas en grandes superficies junto a las de autores consagrados? Vaya mentira; lo peor es que hay mucho autor que cree en ello, cuando en los contratos explicitan que no se encargan de la distribución ni de la promoción. Y que no pongan como ejemplo de autoedición a Coelho, por favor…

    Solo con el tema de la distribución aquí tienes para leer un rato: http://bit.ly/1M7C5sJ Y hay al menos cuatro empresas de las que participan en el congreso que son todas del mismo dueño. Un Congreso hecho bastante a medida 😉

      1. Lógico, y no es malo que lo haya. Cada uno buscar formas y modelos de negocio para vivir. A mí lo que me cabrea es que les mientan a los autores. Recibo casi a diario correos con cada historia… Y todas apuntan a lo mismo.

      2. Ya Mariana, pero creo que los autores se equivocarán también si apuestan por el camino de la autopublicación. Aunque cada uno con su dinero que haga lo que quiera, pero que luego… no exija. 😉

  2. No creo eso. Una cosa es autopublicarse (y buscar quien te ofrezca los servicios editoriales, si se quieren) y otra distinta hacerlo a través de una editorial de autoedición. Al hacerlo de esta última forma el autor prácticamente se cierra las puertas a que una editorial tradicional quiera publicar su libro.
    Como todo, la autopublicación tiene aspectos positivos y otros no tanto. Que el autor sea capaz de gestionar sus derechos y exigir más a las editoriales me parece un logro; porque también hay editoriales que ofrecen contratos de edición (y me refiero a editoriales conocidas y grandes) que despluman al autor todo lo que pueden. Podemos seguir el tema en LIBER 😉 Estarás por allí, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s