Nollegiu: pizarra, elegancia y reflexión

Escribían ayer en el perfil de facebook de Ático de los libros:

La humilde pizarra de la llibreria Nollegiu, situada en una calle prácticamente peatonal del apacible barrio de ‪#‎Poblenou‬, ha sido denunciada por obstaculizar la vía pública. Hemos estado en la librería, varias veces, y os aseguramos que la pizarra no impide el paso ni de cochecitos de bebés, ni de sillas de ruedas, ni de carritos de la compra.
En la pizarra, cada día, los libreros escriben fragmentos de novelas, ensayos y poesía: es decir, difunden cultura y contribuyen a que los paseantes conozcan los libros de los que proceden. En este mundo loco, ¿se puede ser más ‪#‎kafkiano‬ que prohibir un poco de literatura cotidiana?

Servidor que por allí se ha paseado da fe de que es así.

menosnormaymascriterio

Hoy desde su propia web nos hacen llegar una reflexión serena, precisa y sin acritud que podéis leer aquí.

Resaltamos un punto que nos atrevemos a traducir:

Aprovechamos este aluvión de apoyos para recordaros que las librerías son centros culturales de primer nivel que sobreviven gracias a la venta de libros. Id a vuestra librería de cabecera, la que tengáis al lado de casa y donde la librera o el librero os traten como lo que sois: lectoras y lectores ávidos de descubrimiento.

Desde aquí, este modesto espacio de reflexión, os seguimos invitando a apoyar a nuestras librerías (#ApoyemosANuestrasLibrerías).

Algunos otros ecos de lo sucedido:

 

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

1 comentario en “Nollegiu: pizarra, elegancia y reflexión”

  1. Conozco perfectamente la calle —Amistat— donde se coloca la pizarra de Nollegiu porque viví en ese barrio y en esa misma calle. Por supuesto que no obstruye ni el paso de los peatones ni el de los carritos, ni nada. Debe haber sido algún vecino toca narices que se aburre y se ha dedicado a jorobar a lo demás.
    Es increíble que el Ayuntamiento gaste tiempo y dinero en estas tonterías cuando podrían invertirlo, por ejemplo, en controlar a los dueños de los perros (porque estos no tienen la culpa) que hacen sus necesidades sobre las paredes y las aceras de las casas de esa misma calle… Ay, que me cabreo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s