Cuidado Ada Colau… no todas las librerías tienen interés cultural

¡Qué miedito me dan las medidas del café para todos!

Buenas iniciativas se pueden acabar convirtiendo en intrascendentes.

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que ayudará a las librerías con rebajas fiscales. La pregunta que automáticamente me viene a la cabeza es: ¿A todas?

¿Incluso a esta de las que nos hablaba ayer Ovidio Paredes?

Siento deseos de ponerme a gritar y de decirle antes que una persona que está trabajando en una librería debería echar un vistazo de vez en cuando a los catálogos de las novedades.

Entiendo que entrarán en este juego de rebajas las librerías, de nuevo, de viejo, de segunda mano, de medicina, de cómics, infantiles, para tercerad edad… ¿El criterio será la licencia municipal?

Iremos viendo cómo se mide el interés cultural. terreno resbaladizo.

No se me entienda mal. No digo que no me parezca sugerente e interesante la medida, pero creo conocer un poquito el funcionamiento de la clase política y nadie pondrá el cascabel al gato sobre quién tiene o no tiene interés cultural.

Y sería francamente interesante saber qué entienden las librerías, la administración y los ciudadanos por interés cultural.

Manuel Dávila en su espléndido Los territorios del libro deja algunas pistas:

  • El librero del futuro es la piedra angular de la librería del futuro. Sin una idea clara de cómo será este librero, no importa la inversión en mobiliario o tecnología que se haga en una librería, será siempre insuficiente.
  • ¿Qué trae consigo el librero del futuro? La capacidad de presentar verdaderamente al cliente dos opciones de librería: la que despacha (que no requiere en realidad el factor humano) y la que atiende (capaz de despachar y al mismo tiempo plantar compras inmediatas o futuras en el cliente).
  • El verdadero trabajo del librero, y lo único que garantizará su existencia en el futuro, es la posibilidad de la venta sugerida, personalizada, arriesgada y con un alto índice de satisfacción. Es ahí donde el algoritmo no puede ser mejor que un librero, simplemente porque el algoritmo sólo puede presentar unas cuantas opciones de primera instancia.
  • Las librerías del futuro serán aquellas donde las mejores recomendaciones, los mejores empleados, las mejores estrategias de marketing sean capaces de converger y presentarse de la manera más simple e intuitiva al lector. Todo aquello
    que es imposible generar a través de una pantalla deberá vivir de manera natural en el mundo analógico. Dejaremos el negocio de los libros y entraremos al negocio de los lectores.
Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

1 comentario en “Cuidado Ada Colau… no todas las librerías tienen interés cultural”

  1. Yo no soy precisamente la mayor partidaria de establecer regímenes especiales para las librerías cuando no se hicieron para las tiendas de discos (por decir algo), o sea que no es que esté defendiendo la medida. Pero ¿alguien me puede explicar cómo se puede definir el interés cultural de una forma inequívoca como para que luego la aplicación de esas rebajas fiscales no sean tachadas de discrecionales? Por pura curiosidad. Es para un amigo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s