¡Qué birria de libros!

Dijo Eduardo Mendoza:

«A mí me da lo mismo que la gente lea o no lea y si no lo han hecho hasta ahora no van a empezar porque yo se lo recomiende. Además, la mayoría de libros que nos rodean no sirven para nada. Son una birria.»

Twitea Gemma Lluch

//platform.twitter.com/widgets.js

Me dicen que los editores y consultores adheridos andan como locos buscando argumentos de cierta solvencia para responder a la afirmación, pero que son incapaces de encontrarlos entre tanto libro.

Y ya para redondear, hoy El Roto

elroto_ver_lo_que_queremosver

La isla de Siltolá, pronto en Sevilla

Laisladesiltolalibrosyvinos

Los modernos analistas del mercado puede que digan al enterarse de la noticia que es un ‘proceso de verticalización temática’.

Editorial de poesía que monta librería de poesía, aunque en este caso viene enriquecida con vinos.

Parece pues que La Isla de Siltolá será un espacio de libros y vinos.

//platform.twitter.com/widgets.js

Lo de Isla y el hecho de que esté en Sevilla me recuerda a un código interno que tengo con una persona con la que comparto proyecto.

Siempre que llega o se avecina algún posible momento de tensión o exceso de tareas, surge como mantra la palabra ¡Isla!

Así que quizás tengamos en Sevilla un espacio físico para el remanso, incluso con aire tropical.

//platform.twitter.com/widgets.js

Se dejarán ver ya en la Feria del Libro de Sevilla que está a la vuelta de la esquina y conseguirán, quizás, que la poesía con vino siga siendo un arma cargada de futuro.

¡Bienvenidos!

El sillón rojo de ARCE y… sus conversaciones

sillon1Quien conozca la vida de ARCE, Asociación de revistas Culturales de España, quien haya visitado su espacio ahora o antes puede que se haya fijado en ese hermoso sillón orejero rojo que, casi, parece presidir la sede.

Del mismo, los amigos de ARCE han hecho su ‘santo y seña’ y se ha convertido en marca de la casa.

Hace unos pocos meses, le han dado una vuelta más al sillón y lo han convertido en espacio de cuitas conversacionales que nos van desgranando sin prisa y pausa, como toda buena conversación que se precie, en el nuevo canal que han abierto en youtube y que, no podía ser de otra manera, se llama El sillón rojo.

Nos regalan ya cinco entrevistas conversacionales en un juego cruzado entre revista especializada y persona relevante de un sector.

Para vuestro disfrute y solaz, os dejo por aquí las cinco que se pueden ver ya.

Alfonso Carraté, director de la revista Melómano, conversa con el director de orquesta Josep Vicent, uno de los directores españoles más internacionales de su generación. Embajador Cultural de la Fundación Cultura de Paz desde 2009, Josep Vicent es, desde 2004, Director Titular de “The World Orchestra”.

Seguir leyendo “El sillón rojo de ARCE y… sus conversaciones”

Hay que desmontar la falacia de los nativos digitales. Nuria Oliver

Nuria Oliver es la directora científica de Telefónica I+D.

Ha sido reconocida con el Premio Ada Byronn 2016 de la Universidad de Deusto a la mujer tecnóloga.

nuriaoliver_adabyron

En la entrevista, realizada por Arantza Furundarena, y que este fin de semana ha aparecido en los medios del grupo Vocento, demuestra, además, una sencillez y un sentido común poco habitual.

Cinco perlas:

  • Hay que desmontar la falacia de los nativos digitales. La gente cree que porque le des un iPad a un niño de un año ya es un tecnólogo. Y no. Una cosa es saber manejarlo y otra entenderlo.
  • Mis hijos no tienen móvil. Ninguno. Ni el de casi 13 años. Y me daría igual que lo tuvieran todos los niños de su clase.
  • Nuestro tiempo es muy valioso y en casa le damos mucha importancia al juego libre.
  • Hay que hacer un uso consciente de la tecnología. Por mucho que te guste el vino no es bueno beberlo todo el día.
  • No podemos ignorar que gran parte de esta tecnología esrá diseñada para ser adictiva. Por eso hay que enseñar a desarrollar una gran capacidad de autocontrol, gratificación retrasada, etc.

Sergio Vila-Sanjuán. Las librerías como espacios culturales

Hoy, las librerías más inquietas, para complementar la venta, están intensificando uno de los aspectos que siempre ha caracterizado a su perfil: el de espacios culturales. Se refuerzan como lugar de encuentro, de convivencia en torno a la letra impresa, presentaciones y clubs de lectura. Espacios cálidos que establecen la complicidad entre libreros y clientes. Y también lugares de filtros, donde el que llega sabe que accede a una oferta delimitada y bien presentada por profesionales que conocen y aman su oficio. Yo creo que los que trabajen en esta línea tienen un futuro brillante, como demuestra el éxito en Barcelona y Madrid de un buen número de espacios que lo están cultivando.

Por otro lado, las estadísticas parecen mostrar que el libro electrónico, en los Estados Unidos y especialmente en países como Alemania y Francia, ha tocado techo. Es decir, continuaremos leyendo, en un alto porcentaje en papel, en libros bien editados, agradables a la vista y al tacto. Continúa existiendo un comercio del libro en formato tradicional y es obvio que las librerías jugarán un papel central en el mismo.

Leer la entrevista completa en el blog de l’Escola de llibreria.

El paso cadencioso del tiempo

Recibí en fechas recientes vía correo ordinario (cuál es hoy realmente el correo ordinario) con sobre y su dirección escrita a mano y sello una notificación, comunicación agradecimiento que me hizo ilusión al recibirla y me provocó una doble sorpresa.

La agradable sorpresa de lo inesperado ya que su recepción no entraba en mis planes, ni suponía que se pudiera dar el hecho y, también, la sorpresa, en su escritura y caligrafía manual, que me obligó a afinar de nuevo el ojo para leer más allá de la normalidad de tipos al que nuestro ojo se ha acostumbrado.

DSC_0028Añado a ello la sensación que la recepción produce también sobre el nivel de personalización y el tiempo dedicado para cada una de las personas a las que el mensaje ha ido dirigido.

La lentitud necesaria que la reflexión y el recuerdo exige.

Un ritmo y un impacto producido quizás bastante alejado de esa ‘sociedad impaciente‘ sobre la que hoy reflexiona Antonio Rodríguez de las Heras y quizás más cerca de lo que escribe Mery Cuesta:

Germina por entre los intersticios de la cultura digital un sentimiento de revalorización de todo aquello que conlleve un tiempo lento de desarrollo, así como todo aquello que se genera de manera exclusivamente manual y mecánica. Esta forma de vivenciar el tiempo a partir de la paciencia y de la escala que la manualidad permite se erige en sí misma en una nueva forma de romanticismo…Vivamos plenamente la vuelta a la satisfacción de dejar escapar el tiempo entre los dedos. (La Rue del Percebe de la cultura y la niebla digital; pag. 115)

Quizás sea esta la actitud que nos permita acercanos de la mejor manera posible a una vida que tiende a alargarse más y más y que en su alargamiento va pausando el ritmo frente al entorno que parece cambiar, aparentemente en sus mediaciones, a mayor velocidad pero con cierto desnorte vital por no saber disfrutar del tiempo que se escapa fuera de la productividad.

De como el libro y la lectura se siguen perdiendo en las redes

Mery Cuesta ha hablado con clarividencia de la ‘niebla digital’ donde todo o casi, en medio de un marasmo va tendiendo a difuso y tiene grandes posibilidades de perderse y de ir dejando de ser, también significativo; hasta el punto de que pueda llegar a ser más significativo en el ámbito de alguna subcultura el no estar presente para no convertirse, además, en ‘etiqueta de moda que marca tendencia’.

Se ha publicado este mes el 18º estudio de navegantes en la red de la AIMC.

Los datos, de los usuarios, parece que vuelven a ser tozudos.

En internet, en los móviles y en las tablets, la mayoría de los usuarios piensa que tiene cosas mucho más interesantes que hacer que leer.

Aquí os dejo unos cuadros que creo lo indican con claridad.

La música, los juegos, el cine, los mapas y las páginas de adultos tienen más interés que los libros.
actividadesrealizadaseninternet

En el móvil y en las tablet que es donde dicen los que dicen que saben que la gente va a leer, la lectura a no ser que sea la de las noticias o la del correo electrónico no aparece como relevante.

Actividades_movil actividades_tablet

Y ya si pensamos en el posible pago, podéis ver que en números absolutos las personas están más dispuestas a pagar que por la descarga de libros electrónicos.

Lo dicho: todo un futuro de esperanza por delante.

actividades_pago