Librerías: las nuevas casas conspiradoras de los lectores.

Me tomo la licencia, que espero Eduardo Laporte me permita y perdone, de hacer un ‘dos en uno’ con los titulares que hoy me encuentro en el suplemento Territorios de El Correo y que estas dos imágenes reflejan.

Pocas veces en la historia del periodismo cultural en España las librerías abren a toda página un suplemento y reciben en su interior, en las dos primeras páginas, un tratamiento de tal amplitud.

Por parte de las librerías, es de agradecer  el tratamiento recibido con una centralidad en la periferia, que, aunque parezca una contradicción, es quizás poner con inteligencia el foco donde se mueve una parte importante de lo interesante y sugerente en este sector y, agradezco personalmente, el que se me pidiera opinión que en este esplédido artículo queda perfectamente recogida.

Opinion_artículoMe he permitido pues unir la ‘casa refugio-acogida‘ y el elemento conspirador en el título de la entrada.

Añadiré que creo además de interés constatar que con la red (como medio), pero fuera de ella, en el espacio físico real, es donde acaban pasando cosas y para esto las librerías y las bibliotecas siguen siendo, si se trabaja con sentido y ciertas dosis de militancia cultural, insuperables para ser la referencia cercana y empática con los lectores, aunque todo ello pueda tener algo de sanamente ‘quijotesco’.

Así que si tienes ocasión, lánzate a la búsqueda del periódico. Es posible, también, que salga reproducido en otros medios regionales del grupo Vocento.

 

ebooks gratuitos ¿cómo lo ves?

Las palabras y el lenguaje debidamente contextualizado se supone que deben servir para que las personas nos comuniquemos.

Con las palabras intentamos también, aunque muchas veces no lo consigamos, definir o describir la realidad y sus múltiples facetas e intentar hacérsela al otro comprensible.

Es cierto que también las palabras sirven para decir medias verdades y también las utilizamos para mentir o para esconder la realidad.

Viene esto a cuento de que he leído recientemente una breve información que durante estos días he contrastado con algunas personas preguntándoles quién podía haber lanzado una información con estas palabras.

Quiero invitaros a participar en una sencilla encuesta para que, quizás, entre todos los participantes construyamos un imaginario o señalemos quién puede ser el emisor en el que situamos con más probabilidad este mensaje.

El mensaje visto es el siguiente:

Más de 10.000 ebooks gratuitos. Descarga ebook…

Qué perfil de emisor consideras que puede ser. Puedes seleccionar más de uno.

Dentro de unos días, desvelaremos el misterio.

Gracias por vuestra participación.

Edición, cultura y gastronomía: el primor artesanal por lo bien hecho

Leo hoy en El País a María Fernanda di Giacobbe, cocinera venezolana, ganadora del primer premio internacional del Basque Culinary.

Me siento más cercano a los planteamientos de las personas cocineras que aparecen en el artículo que a los de muchas que trabajan en el sector del libro.

Tres citas:

  • “Tenemos que usar la cocina como un arma de transformación social”. (Joan Roca)
  • “Los chefs de nuestro tiempo son mucho más que sus recetas. La cultura es el ingrediente más importante para el chef del futuro. La belleza sin la ética no es belleza, por eso cocinar y comer es un acto cultural y todos debemos ser conscientes de ello” (Massimo Bottura)
  • “Estamos empezando a pasar de la ciencia a la conciencia sin, por ello, dejar de ser creativos e innovadores y sin abandonar nuestro compromiso con la excelencia” (Joan Roca)

Dejo para el final, una reciente respuesta de Jorge Herralde en una entrevista que le ha realizado Cinco Días con la que sintonizo.

Un editor sigue siendo un lector atento, receptivo, dispuesto a descubrir nuevas voces, contratarlas y publicar dentro de una editorial con personalidad propia. Un editor se caracteriza por lo que publica pero también por lo que no publica… La tenacidad es una virtud imprescindible en un editor, así como la capacidad de resiliencia.

Más adelante Jorge Herralde señala con claridad la diferencia de negocio entre los grandes grupos y otros editores cuando dice:

Después de estos dos grupos esta Anagrama, Salamandra y otras editoriales. Desde el punto de vista cuantitativo es otro negocio, no los envidio. Nosotros nos caracterizamos por la calidad de los libros que editamos.

Quizás ocurra en el fondo que McDonalds y Burger Kings estén en el mismo negocio que Random y Planeta y Herralde y Salamandra anden más cercanos en visión y calidad a Roca, Bottura y di Giacobbe.

La clave, como siempre, está más en el modelo de trabajo que en las mediaciones:

Lo importante es que tengan un proyecto, que no rebajen el listón, que trabajen con obstinación, con delicadeza, con primor artesanal y sin descuidar los tambores de la promoción.

Calor

  • Sensación que se experimenta ante una elevada temperatura

Salir hoy de Bilbao a media mañana con 19 grados y sirmiri y llegar a Madrid al mediodía con 38 grados largos y un sopapo de calor al salir de la estación.

Por un día hemos dejado el metro y nos hemos subido al taxi. La taxista lo ha agradecido y yo también.

  • Favor, buena acogida.

Llegar al Hostal Miguel Ángel, donde suele para con cierta frecuencia y sentirme como en casa. No es de extrañar que se publiciten como ‘su hogar en Madrid’.

  • Entusiasmo, vehemencia, cariño.

Juntarme con M, A, J conversar, hablar de nuevos proyectos, de sueños soñados despiertos, cuidarnos con las palabras, la compañía, el cariño, la complicidad.

  • Energía que pasa de un cuerpo a otro y que causa la dilatación y los cambios de estado de estos.

Tú_AnjellertxundiTerminar de leer Tú,  el libro de Anjel Lertxundi y sentir como de todo lo que él ha ido dejando en sus palabras voy pillando unidades de energía que me animan, motivan y acompañan

¡Menos mal que hay calores y calores!

No acabo de entender los sofocones que se cogen algunas personas.

El secreto de una vida plena no se halla en lo que está por venir, sino en aquello que en este preciso instante estamos escribiendo con nuestras vidas. (Tú; pag. 246)

Si cambiamos las condiciones sociales cambiarán los hábitos de lectura

El leer o no leer parece claro que sigue teniendo en su hábito una clara incidencia económica y social.

Cuando los grandes números, los empezamos a contextualizar, el dato se convierte en información y va tomando algo más de claridad.

Casi, podríamos atrevernos a lanzar como hipótesis la de que uno de los peores modelos para mejorar los hábitos lectores son las políticas económicas y sociales que precarizan a la población.

El cruce que en el avance de resultados nos ofrece el CIS relacionado con la condición económica me parece que señala con cierta claridad esta tendencia que, probablemente se acentuará más si la cruzamos con niveles educativos.

Estas dos tablas son claras y demuestran que a veces las medias son muy relativas y la explicación con más fundamento la encontramos en el cruce de variables.

Lectura_clasessociales

Recojo al final, casi como nota, las correspondencias de las letras (A,B,C…) con la clasificación con la que se corresponden.

Si esto fuera así que parece serlo, surgen de nuevo algunos interrogantes sobre los que el sector tiende (tendemos) a no plantearnos o, si lo hacemos, a esconder la cabeza en modo avestruz.

Si quienes leen son mayoritariamente las clases medias nuevas (probablemente por componente educativos como ya señaló Javier Urgel Parreño) y las clases altas, por qué mantener políticas de ayudas y de subvenciones para las ‘élites’; por qué seguir manteniendo un IVA distinto que favorece a quien favorece.

Si la cultura debe mantener una vertiente crítica por creativa y distorsionante con la realidad quizás deberíamos empezar a reconocer que nos situamos más cerca de la burguesía gauche-divine bien pensante, que de las capas populares.

Sólo por provocar y por contextualizar un poco y por ir un poquito más allá de los titulares modo monos de repetición que la prensa tiende a ofrecernos.

Parece, en cualquier caso, que la mejor política de fomento de la lectura pasa por la mejora de las condiciones sociales. Ahí es donde de verdad creo que trabajaremos en la raíz del asunto. Lo demás, sigo pensando que es postureo o se mueve por otro tipo de intereses.

Todo lo demás, puede que no esté de menos, pero es una forma más de marear la perdiz y de sentirnos satisfechos de nuestro hacer.

Nota

Clasificación:

A.Empresarios/as con asalariados/as, altos/as funcionarios/as, altos/as ejecutivos/as y profesionales por cuenta propia

 B.Profesionales y técnicos/as por cuenta ajena, y cuadros medios

C.Comerciantes y pequeños/as empresarios/as (sin asalariados/as, no agrarios/as)

D.Agricultores/as (empresarios/as sin asalariados/as y miembros de cooperativas)

E.Personal administrativo, comercial y de servicios

 F.Capataces/zas y obreros/as cualificados/as (no agrarios/as)

 G.Obreros/as no cualificados/as (agrarios/as y no agrarios/as)

 H.Jubilados/as y pensionistas

I.Parados/as (que han trabajado antes y en busca de su primer empleo)

 J.Estudiantes

K.Trabajo doméstico no remunerado

 L.Situaciones no clasificables

 

Sobremesa…

Tiempo que se está a la mesa después de haber comido

Quienes os acerquéis por aquí conoceréis mi gusto por la comida compartida y la conversación sosegada.

Si es en familia, con amigos o con personas con las que no has compartido nada hasta ahora pero a las que llegas a conocer por el ‘hilo de la confianza’ suele ser un gusto.

Si el número no es excesivamente grande, cinco puede ser un buen número, y además impar de cara a buscar desempates en posibles disputas dialécticas mejor que mejor.

Al tiempo conviene dejarlo ir pasando al ritmo que él vea conveniente.

Así hoy, M. nos ha recibido en su casa y nos ha regalado una acogida y comida que no sé si merecemos.

Hemos disfrutado del número, 5, del espacio, en la calle rodeados de verde y, por supuesto de la conversación y la compañía hasta completar una jornada laboral-conversacional completa.

IMG_20160706_140230

Curioso, como siempre, en una ciudad como Bilbao que no es excesivamente grande, las relaciones cruzadas que aparecen en la conversación, los conocidos comunes pero en distintos momentos o desde distintos ángulos, las distintas visiones de la jugada política actual…

En fin, el disfrute de la palabra.

En esta ocasión, no nos han hecho falta ni libros para generar conversación.

Pero sí era importante, despedirnos de la buganvilla.

IMG_20160706_141442

Me gusta invocar las tardes de lluvia frente a los volcanes, tengo nostalgia de la vida que transcurre como una conversación entre amigos: lenta, sin destino preciso, sin ansia de predominio, sin demasiadas ideas en litigio, con la certeza de que cada palabra, cada cosa que pasa entre ellos no importa y no es prescindible. (Ángeles Mastretta; El cielo de los leones; pag. 107)

Los libros y la vida, o la vida y los libros… ¡vaya usted a saber!

Cuando salió publicada la edición en euskera del último libro de Anjel Lertxundi apunté ya en mi word especial de lecturas pendientes la referencia del mismo para comprarlo cuando se editara en castellano.

Lo compré el viernes.

Luego la vida o los libros, quién sabe qué, son caprichosos y parecen a veces acercarse en momentos especiales o llegar en el momento preciso.

Algo de esto ha ocurrido con este libro.

vivirlaenfermedad

Al volver hoy a casa sabiendo ya desde hace unos días que será un verano con tiempo y largas horas tranquilas me encuentro con la agradable sorpresa que me hace llegar la familia Sílex (Ramiro, Cristina, Marina…)

Libros_Silex

También para mí, como escribeAnjel (pag. 48), la lectura es un calmante y quizás los amigos de Sílex se han adelantado y me han mandado parte de mi dosis para este verano.

¡Mil gracias a ellos por la ‘medicación’ y a Anjel por ese regalo de libro y de vida!