¿Se avanza hacia un cluster de la cultura en Euskadi? Un par de notas

Francamente sugerente la reflexión que se plasma en el texto Ecosistema I+C+i que se puede leer en Colaborabora.

A veces las reflexiones requieren poso y tiempo para que vayan calando. En muchas ocasiones más del deseable y a menudo poco coincidentes con los ‘tiempos políticos’.

Lo digo porque casi como si fuera casualidad vuelve a aparecer al final de una legislatura una reflexión en torno a la cultura, la innovación y su posible ‘clusterización’. Y esto no es un fenómeno nuevo, sino que ya ocurrió en la legislatura anterior donde quizás se abrió por primera vez la reflexión en torno a ‘ese melón’.

La reflexión actual se plantea como objetivo

Elaborar una herramienta de interpretación, que sirva de ayuda para que al hacer una aproximación al ámbito cultural desde los ámbitos de desarrollo económico y de innovación, se haga entendiendo el valor de la cultura, las características de su tejido y su potencia, en un sentido profundo, amplio y transversal. Una aproximación a lo cultural tanto como medio de cohesión social y generación de comunidad, como de renovación de los sistemas tecno-científico y productivo, así como sobre todo, como medio de generar nuevas subjetividades y espacios simbólicos desde los que imaginar colectivamente el futuro. Y además, atenuar posibles riesgos derivados de la aplicación de sesgos reduccionistas y/o estereotipados sobre lo cultural, ya sean economicistas, industrializantes, de instrumentalización subordinada hacia otros sectores, de supeditación a lo tecnológico o de concentración y uniformización del tejido.

De este modo esperamos favorecer una visión de la cultura y la creación, que de manera dialógica y transdisciplinar, se entienda como factor clave para la transformación social y el desarrollo de la innovación abierta (dentro del propio ámbito cultural y sus disciplinas y con otros ámbitos de actividad). Y situarnos más allá de la lógica imperante: no sólo para fabricar nuevos aparatos, sino también para propiciar cambios culturales y nuevos aprendizajes, modelos organizativos y productivos; no sólo en productos materiales e infraestructuras, sino también en procesos, metodologías y otros bienes intangibles; no sólo a través de tecnologías duras, sino también de tecnologías blandas y sobre todo, a través de colaboraciones y proyectos experimentales que propicien la hibridación y la interdependencia entre todo esto.

Cuando trabajamos sobre todo esto desde la óptica de avanzar hacia un posible cluster de la cultura y se mantuvieron entrevistas con algunos agentes claves aparecieron unas necesidades, dificultades y retos que quedaron plasmados así.

Quizás pueda ser de interés. Lo que sigue siendo preocupante y no se acaba de superar es la sensación de ver pasar el tiempo y cómo hay proyectos Guadiana que aparecen y desaparecen como por arte de magia.

Al final siempre estará el asunto de quién pone el cascabel al gato y de qué gatos quieren dejarse poner el cascabel.

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s