La lectura, como la barra del bar, nos hace más humanos. ¡Canela fina!

Tipos infames sirvió hace cinco años de ejemplo, reclamo y reflexión a The economist para hacer una llamada a los cambios estructurales que España necesitaba en lo económico.

tipos_infames_suerteEstos jóvenes, que lo siguen siendo de manera todavía insultante para los que nos acercamos a los sesenta, y donde compré no hace muchos días la espléndida novela Patria de Fernando Aramburu, han sido también la excusa que ha utilizado María Jesús Espinosa de los Monteros en El País para responder a través de ellos a la pregunta de ¿Por qué creer en los libros?

Quizás cada vez, como ya señalaba Zaid haya que creer más en aquellas propuestas que propician la conversación, el encuentro, la pausa de y para la vida. El espacio físico, las personas, la propuesta, el tino, el trato ayudan a todo ello.

No es de extrañar que al salir de allí, porque allí había quedado, la conversación fluyera sola acodados en esta ocasión en la barra de un bar en la calle del Pez entre cervezas, tapas, palabras y ojos y oídos atentos.

Quizás no fuera nada más que una estación para ir de nuevo a los libros en Cervantes y Cia.

 

 

 

Texturas, 10 años (2006-2016)

Estamos de celebración. El que una revista de pensamiento y cultura alcance en estos tiempos que corren, difíciles, convulsos, contradictorios y apasionantes, los diez años de publicación ininterrumpida es un hecho no insólito pero sí algo poco frecuente en nuestro país. Si además la revista se define como una publicación cultural dedicada esencialmente al universo de la edición y el libro, que en sí mismo es un submundo, nos vemos obligados a recordar las palabras que escribió Joaquín Rodríguez a propósito de este aniversario de Texturas: «Para editar una revista como esta… [no solo]hace falta desconocer el miedo… sino que también es necesaria una temeridad rayana en el desvarío».

Haciendo nuestras estas calificaciones, la aparición del número 1 de Texturas en 2006 llegó precedida de innumerables charlas, conversaciones, paseos casi infinitos, tranquilos y sosegados como nos gusta describirlos, en Santander, Barcelona, Bilbao y Madrid, sin olvidar alguna cita en los Salones del Bosque durante FIL-Guadalajara, que solían tener el colofón las más de las veces en comidas y cenas repletas de complicidades, amistades cruzadas, buenas viandas y mejores digestivos, buscando siempre que las ideas fluyeran.

Poco a poco se fue perfilando la idea de una revista cultural que no viniese a «llenar un vacío», pero sí que colaborase a definir un espacio de análisis, debate, reflexión y opinión crítica respecto al mundo del libro y la lectura, la edición y los procesos de creación en sus diferentes momentos. Que no olvidase los derechos de autor pero tampoco las oportunidades, retos y desafíos que las nuevas tecnologías ofrecían entonces. Una revista que se constituyese en un lugar de encuentro de visiones distintas, que nos permitiese no sólo recibir y compartir información sino donde también reflexionar y confrontar posiciones argumentadas con la intención de proponernos, con hechos y opiniones, el desafío de cuestionarnos continuamente los supuestos paradigmas establecidos. Al finalizar uno de aquellos encuentros, a mediados del año 2006, y como tenía por costumbre cerrar las reuniones en ocasiones similares, alguno de nosotros sentenció: «Una decisión como esta hay que tomarla por la mañana, limpios y desayunados». Y después de aquel primer café del día, hasta hoy. Elaborando los índices cronológico, temático y onomástico que acompañan a este número 30 de Texturas, además de realizar con ello un ejercicio muy gratificante de recopilación, memoria, recuerdos… hemos sido conscientes de que en estos años la revista ha ido creciendo con la participación de más de cuatrocientos colaboradores que han escrito desde postulados y territorios muy diferentes.

Seguir leyendo “Texturas, 10 años (2006-2016)”

Las representaciones (imaginarios) de la cultura en la sociedad francesa

Sugerente el estudio realizado por el Ministerio de Cultura de Francia sobre la representación (el imaginario) de la cultura en la población francesa. Los términos muy polisémicos es lo que pueden acabar teniendo.

Los patrones clásicos y patrimoniales parecen situarse por delante del libro que, incluso, es superado por la prensa.

imaginario_cultura

La cosa cambia, cuando se recoge la manifestación espontánea que sugiere la palabra cultura. La lectura, en este caso, sólo es superada por la categoría de ‘saber’.

imaginario_cultura_framcia_evocacion

Quizás debamos reflexionar cuánto puede acabar alejando o alejándose la mediación (libro) de la acción que refleja el hecho cultural (lectura).

No dejéis de bucear para ver cuál es la posición que ocupa internet en relación a la cultura en el imaginario de los ciudadanos franceses. Se valora incluso de manera mayor el coleccionar sellos y ni aparece, si es por evocación espontánea.

Aciertan pues, al parecer, quienes hablan de internet unido a entretenimiento.

 

 

Quorum y L’Altell 25 años curando fobias

libreria_lentitud_jpg

Las librerías Quorum de Cádiz y L’Altell de Banyoles andan de celebración de 25 años de existencia.

Espléndido el pregón de Irene Tortós que reproduce Núvol. Está en catalán; pero seguro que en vuestra intimidad más íntima todos sois capaces de leerlo.

… las librerías se han de ubicar donde la gente pasa. A una persona que tiene fobia a volar, se le recomienda un simulador de vuelo que trate este problema. Lo mismo pasa con las librerías, nos las ponen justo en las calles principales, con escaparates llenos de libros. Con esta acción de choque, con esta ducha escocesa, los libreros confían que, tarde o temprano, superaremos el pánico a la lectura.

Pepe y Pedro o Pedro y Pepe llevan los mismos años de enredo en el mundo librero, pero incluso traían antecedentes anteriores. Tienen por lo tanto más delito.

Escribe Fernando Santiago:

Han sido 25 años que han dado de todo un poco; alegrías, preocupaciones, quebraderos de cabeza, celebraciones, sorpresas, nacimientos, fallecimientos, alguna que otra boda, etc… Pero, si hay que poner todo ello en una balanza, sobre todo, lo que hemos recibido son satisfacciones, muchas satisfacciones.

Algo de eso hemos compartido y no tendré para olvidar el Congreso de libreros celebrado en Cádiz allá por el año 98, del siglo pasado.

¡Qué cosas decía uno en aquellas fechas!

Para José María Barandiarán, el lema de esta décimosexta cita congresual es sin duda “el librero más allá de las librerías”. “Queremos que se reconozca el servicio que aportamos a la sociedad, que se comprenda que el tratamiento comercial del libro no se puede equiparar con una lata de conservas”, afirmó.

Creo que lo dicho sigue siendo válido y creo que hay librerías como L’Altell y Quorum junto a muchas otras que intentan ponerlo en valor y hacerlo realidad día a día.

Ojalá sigan existiendo esos espacios para el tiempo lento aparentemente perdido.

 

Sé paciente…

Mañana de sábado tranquila y soleada.

ideal para el paseo, pararelo a ratos a las vías y a la ría que nos llevan y nos traen.

El ritmo sosegado me acerca a El Arenal donde desde hace ya un tiempo trabajadores y trabajadores del medio rural nos ofrecen sus productos elaborados con tiempo y mimo.

Algunos se vienen para casa mientras en ella la papeleta espera al día de mañana.

Sé paciente con todo aquello que esté sin resolver en tu corazón e intenta amar las preguntas en sí mismas. No busques las respuestas, no se te pueden dar, pues no serías capaz de vivirlas. Y la clave está en vivirlo todo. Vive las preguntas ahora. Quizá, poco a poco, sin percatarte, vivas hasta llegar, un día lejano, a la respuesta. (Rainer María Rilke (Cartas a un joven poeta) en Sue Hubbell; Un año en los bosques; errata naturae; pag. 19)

Según AIMC, los internautas prefieren leer en papel

En Bilbao, con motivo de la reciente celebración de la tercera edición de la jornada de trabajo de la Asociación de Escritores de Euskadi comentaba con alguna persona que cada vez, sobre todo por superar el modo mirada ombiguista avestruceña, me interesan más las visiones de la jugada relacionadas con el sector del libro que vienen de fuera del sector.

Hoy a la mañana he visto unos datos de un reciente estudio de la AIMC (Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación) sobre los hábitos de lectura de los internautas. En el titular se puede leer:

Interesante es comprobar, además, que ya no son los más jóvenes los que prefieren el soporte para la lectura electrónica. Es decir: parece que se empieza a romper, si es que ha existido alguna vez, una posible correlación entre edad y soporte (más joven, más electrónico)

Si esto fuera así, pongo condicional, por si acaso se abren algunos interrogantes interesantes.

  1. ¿Va la lectura en digital unida fundamental a la crisis económica? Leo en digital porque cuesta menos, pero a mí lo que me gusta es leer en papel.
  2. ¿Hay otro tipo de intereses empresariales, de lobby, pagados por terceros por mantener discursos que siguen buscando la ‘hegemonía digital’ aunque no sea lo que los usuarios desean?
  3. Luis Collado, además de sentirse feliz por ser reconocido por primera vez como librero, dejó entrever en las jornadas referidas, la dificultad de llegar a la lectura electrónica a través de un soporte y de una oferta que se adapta mejor a la pantalla que lo que puede hacerlo el texto. Si esto es así, yo creo que sí, y además ya mantenemos que cada uno lea en lo que quiera, deberíamos tender quizás a potenciar con más claridad y a mejorar la oferta de la lectura en lo que la gente parece querer: el papel. Además, parece que los jóvenes lo quieren más con lo que estaríamos apostando así por el futuro de los lectores y de la lectura.
  4. El libro electrónico tiene ya 45 años de historia y es quizás el primer caso de nueva tecnología que no ha conseguido en ese tiempo superar a la antigua tecnología. 45 años después de la publicación del primer libro electrónico,  los libros impresos siguen siendo dos veces más populares que los libros electrónicos. ¿Futuro incierto para lo que después de 45 años es ya difícil considerarlo como nuevo?

Hay más datos sugerentes en el estudio como, por ejemplo el porqué de la preferencia de un soporte sobre otro, los géneros literarios o la ‘frecuencia’ lectora.

 

Texturas… y con el número 30 llegamos a los 10 años. Mi particular homenaje a Manuel Ortuño

Me vais a permitir que me ponga pelín pastelón.

A veces con el paso del tiempo se va perdiendo el hilo de los acontecimientos.

Uno se olvida de los detalles, de cómo de comidas y conversaciones con mucha más gente, llegamos a estar sentados en una mesa en el Liber de hace 10 años pergeñando y soñando lo que podría ser la revista.

En todos estos años, esta nave, la revista, ha tenido un patrón claro sin el que no habría llegado a este primer puerto de los 10 años. Y este ha sido, Manolo Ortuño que además ha sabido, con su manera, modo y estilo particular, dar juego y construir un ‘juguete maravilloso’ que ha puerto a disposición de todas aquellas personas que se han querido acercar a él con sus propuestas sensatas, disonantes, novedosas, profundas, atrevidas…..

En estos 10 años por las vueltas que da la vida, un servidor ha estado más o menos metido en el ajo. Según como han ido yendo los tiempos y otros menesteres. Él siempre ha estado ahí.

Yo hoy se lo quiero agradecer aquí.

No sólo el que haya estado a las duras y a las maduras, sino, sobre todo, que con nuestras idas y venidas, este proyecto, por lo menos a nosotros y me consta que a algunas personas más, nos haya permitido tejer una gran amistad, que sigue generando una continua conversación.

cubierta_indJusto cuando estuvimos preparando en Bilbao, en una segunda jornada de trabajo tras una primera en Madrid, los índices cronológico, onomástico y temático de estos 10 años vividos, alguien cercano y gran tipo, nos sacó estas dos fotos que creo son un espléndido resumen de estos diez años.

¡Gracias Manolo!

Así que si queréis hacer felices a dos hombres ya talluditos amantes de la conversación compartida ya sabéis lo que tenéis que hacer…….

txt_30-700x700

¡Comprar el número! o ¡suscribiros!