Informe de lectura. Lo local y la comunidad. Su importancia para las librerías

Ya adelanté en el primer acercamiento a Informe de lectura que iba a dar cierto juego. Es probable que en las próximas fechas algunos de los títulos de las entradas de este blog empiecen así: Informe de lectura… acompañado de un subtítulo que acerque algunas de las reflexiones, ideas y pistas propuestas que en ocasiones serán puestas en contraste o complementadas con otras.

Por qué le voy a dedicar tiempo.

Por lo que escribe Abel Cutillas. Aprovecho antes de citar que me tomo la libertad de traducir los textos en catalán al castellano y que todos los errores que puedan existir son de mi exclusiva responsabilidad.

Dice Abel:

Es importante que las historias de éxito se expliciten, se digan en voz alta. No por presumir y quererse dar importancia, sino por contrarrestar lentamente la dinámica negativa. (118 AC)

Creo que La Calders es una historia, en sus inicios de éxito. Éxito, tal y como ellos lo entienden y que yo comparto.

Un éxito compartido, o, dicho de otra manera, coordinado, coordinado con los aciertos y las vistorias del resto de los participantes en esta fiesta en la que nadie gana, porque nadie llega nunca primero hasta el final. De lo que se trata es de seguir, continuar, la santa continuidad que Eugenio d’Ors pregonaba. (117 AC)

Me adentro en una de las que para mí es de las primeras claves de ese éxito: su arraigo en lo local y la comunidad que aparece varias veces en el texto de maneras distintas.

Traigo, antes de entrar en ello, una cita de Ángel Arbonies

Hay un rescate de la importancia de lo local. Primero, porque en lo local las personas encuentran el anclaje que necesitan para vivir y no disolver su identidad en un mundo que algunos quieren uniformizado. Segundo, porque en las comunidades se encuentra el capital social de confianza y reciprocidad que genera lo que Storper ha llamado los intercambios no comerciales, que no son otros que los del aprendizaje y el conocimiento compartido. Son las comunidades locales las que mejor preservan las redes sociales por las que va a discurrir el conocimiento. 

Me interesa, el rescate de la importancia de lo local como preservador de las redes significativas y frente a esas tendencias uniformizadoras.

¿De qué manera, lo local y la comunidad aparecen como anclajes claves en el proyecto de La Calders?

  • El primer acto consciente que ha de hacer quien quiera abrir una librería en Barcelona es comprender su ciudad, su significado cultural. Cada ciudad tiene el suyo. (23 AC)… si conoces tu ciudad, si estás atento a su tradición cultural y al espíritu de sus librerías más significativas, sabes bastante bien que no estás disparando al vacío (99 AC)
  • No hay un proyecto cultural sin comunidad, y la comunidad ha de comenzar en el entorno inmediato. (35 AC)
  • Hay un factor fundamental y decisivo que no sé si se trata mucho en las escuelas de negocios: la gente que rodea el proyecto…  los que en cierta manera van a sufrir contigo si la cosa va mal o a disfrutarla, incluso  a aliviarse, cuando va bien. (24 IS)

Hay a lo largo del texto algunos guiños más a la comunidad y a lo local. Me ha llamado también la atención que prácticamente en todo el texto se aborda poco el tema de los soportes dando casi como por supuesto que la coherencia de lo físico y lo cercano, sin ingenuidad, supone una apuesta por lo visible y lo palpable. Habrá tiempo de abordar el tratamiento del fondo tanto en su selección como en su exposición.

Nota final. A la hora de conocer los entornos, más allá o como complementario a la propia intuición y observación pueden existir herramientas que ayuden, como por ejemplo y pensando en Valencia he visto hoy. Los sectores culturales y creativos en València. Proyecto de mapificación y generación de indicadores coordinado por Rafael Boix Doménech y Pau Rausell Köster.

En cualquier caso, la comunidad y lo local, más otros factores que iremos viendo, hacen a cada proyecto único y distinto.

Escribí hace ya un tiempo en Librerías, del soporte a la experiencia:

En el libro Memoria de una librería escribe Carlos Pascual:
Una librería no es más que una idea en el tiempo, una idea desarrollada por alguien que libremente ha decidido ejercer como librero.[12]
Habrá o podrá haber, por lo tanto, tantas librerías como ideas se puedan desarrollar.
Y habrá, por lo tanto también, tantos presentes y futuros como esas
‘ideas libreras’ hechas realidad en la historia y en el tiempo.

Esa variedad de ideas y de proyectos tiene además un efecto curioso: pone nerviosa a la derecha que ‘ama las ideas generales’ (Cfr. Eduardo Galeano; Días y noches de amor y de guerra; Alianza, pag. 182) y se mueve torpemente en el rico campo de lo cercano, distinto y diverso.

¡Seguimos!

Anuncios

Autor: cambiando de tercio

Actualmente trabajo en consultoría en el sector del libro, la cultura y en el tercer sector. Centrado fundamentalmente en pymes, insticuiones y administraciones públicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s