El impacto de la cultura. Análisis de los modelos de estudio. Observatorio Vasco de la Cultura

No es la primera vez que hablo por aquí del Observatorio Vasco de la Cultura y de sus estudios e informes. Algunos de ellos me resultan especialmente sugerentes como, por ejemplo entre los recientes, el Panel de hábitos culturales.

El que traigo hoy aquí ha sido publicado recientemente. En el mismo se hace un repaso a los estudios relacionados con la posible medición del impacto económico y/o social de la cultura y se recogen algunas buenas prácticas de los mismos, pero sin olvidar, para poder situar cada cosa en su sitio, que la cultura tiene y desarrolla valores intrínsecos, instrumentales e institucionales y que quizás convenga no confundir ni cambiar prioridades. Por lo tanto, fijarse sólo en las externalidades algo cada vez más habitual puede llevarnos en algunos casos a perder la perspectiva y el sentido de lo que es realmente importante medir o medir en relación a…

Recojo algunas de las conclusiones planteadas en el informe:

A modo de síntesis, y para resaltar los elementos primordiales de las distintas herramientas planteadas, cabe destacar que:
› Los Estudios de Impacto Económico se utilizan para medir los efectos en la economía, en un área geográfica determinada, de una manifestación cultural
› El Análisis Coste-Beneficio ayuda a medir el bienestar social frente a una manifestación cultural, no sólo medir los costes y los beneficios económicos de la misma, sino también, los sociales.
› Los estudios que utilizan la metodología Social Return on Investment tiene el objetivo de medir el valor social de una política pública, para saber cuál será el retorno social de la inversión pública realizada.
› Finalmente, la metodología planteada por la ESSnet-Culture se centra en medir los Spillover de las Industrias Creativas, ver y analizar cuáles son los efectos secundarios de las industrias creativas, metodología que se podría extrapolar al análisis en otros contextos.

Cuando se usan este tipo de metodologías se debe tener en cuenta que aunque todas presentan beneficios y fortalezas metodológicas, también tienen ciertas limitaciones.

En relación a los estudios de impacto económico hay que considerar que es la metodología más utilizada, debido a su mayor consolidación; pero se debe ser riguroso al realizar la recogida y análisis de la información necesaria para evitar la inflación de los resultados que se obtengan. Para ello, hay que seguir las recomendaciones que se han ido remarcando a lo largo del uso de esta metodología, se destaca:
 Efectos directos: evitar sobredimensionamiento de los resultados. Separar el gasto realizado por la organización en el área geográfica de referencia y el realizado fuera de la misma, ya que el segundo no es un gasto directo, no repercute en el entorno de la manifestación cultural.
 Efectos indirectos: realizar una encuesta a los usuarios/as teniendo en cuenta los siguientes puntos.
– Evitar doble contabilización: no incluir los gastos contabilizados en las cuentas contables de la organización de la manifestación cultural. – Entrada neta en la economía local: discernir entre el público local y el no local. Sólo el gasto del público no local es el gasto que no se contabilizaría en la economía de referencia
de no celebrarse el evento cultural.
– Gasto imputable: determinar el motivo del viaje de los usuarios/as. Si los y las usuarias se desplazan al área geográfica de referencia independientemente del evento cultural su gasto estaría presente en la economía de referencia igualmente.
Análisis de estudios de impacto 2017
 Efectos inducidos: tener en cuenta los multiplicadores de la producción, renta y ocupación que más se aproximen al área de influencia de dicha manifestación cultural.
Finalmente, cuando se realizan EIE se deberían considerar como soporte y/o ayuda para la toma de decisiones políticas, como por ejemplo en el otorgamiento de futuras subvenciones, pero nunca debería ser un sustitutivo de dicha decisión política.

En cuanto a los análisis coste-beneficio también pueden ser un complemento en la toma de decisiones políticas, ya que pueden ayudar a ver el coste de la inversión pública frente al beneficio que reportará. Pero al mismo tiempo hay que ir más allá, ya que el bienestar social va más allá de la contabilización del mismo. En este sentido, cabría aportar una perspectiva cualitativa que permita valorar todos los resultados, de una forma más amplia, no sólo desde la contabilización económica de los beneficios sociales. Como en los EIE, estos estudios deberían ser un apoyo para la toma de decisiones políticas, no un substituto de las mismas.

A nivel de los estudios de retorno social, el informe se ha centrado en gran medida en los SROI. Esta metodología es útil para medir el retorno social de la inversión pública, pero al analizar los estudios de retorno social de forma global se destaca que en la mayoría de estudios se acaban proponiendo y desarrollando metodologías propias, de manera que se formulen metodologías mixtas que tengan en cuenta otros aspectos.

En este sentido, se confirma que queda camino por recorrer en la elaboración y consolidación de metodologías que midan el retorno social, pero que, al mismo tiempo, ya existen algunos estudios que empiezan a aportar posibles herramientas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.