Biblioterapia: lecturas que curan

Hay iniciativas, quizás las más valiosas para las personas, porque se mueven y se llevan a cabo en sus espacios reales de vida e interés, que suelen tener poco eco mediático y mucha resonancia entre los usuarios.

Algunas de ellas, como creo puede ser ésta, pueden servir de ejemplo o modelo de buena práctica de la que otras personas podemos aprender.

Hoy acerco una de estas iniciativas en torno a la lectura, al cuidado, a la salud, a la transversalidad, a las personas de distintos ámbitos que colaboran… y que se desarrolla en en municipio bizkaino de Muzkiz. Lecturas que curan.

Ellas lo cuentan mejor que yo.

Objetivos de desarrollo sostenible: 17 objetivos para transformar nuestro mundo

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente, el diseño o la salud.

Los Objetivos de Desarrrollo Sostenible en Muskiz

A finales de 2018 se puso en marcha el proyecto Biblioterapia, una iniciativa conjunta del área de Pediatría (Osakidetza) y de la biblioteca de Muskiz alineada con el Objetivo Desarrollo Sostenible  3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Gracias a esta colaboración se ha creado un espacio en la biblioteca en la que se encuentran las lecturas que prescriben en el centro de salud y se ofrecen talleres impartidos por las profesionales de pediatría.

Biblioterapia: el origen

En Muskiz comparten edificio el centro de salud y la biblioteca. Era cuestión de tiempo que surgiesen proyectos para atender a usuarios comunes. Tan solo era necesaria una mirada capaz de vez lectores en las consultas y pacientes en las bibliotecas y una premisa compartida: los libros pueden ayudar a prevenir males y sanar dolencias.

Gracias al trabajo conjunto de las profesionales de Osakidetza (en concreto su servicio de pediatría) y de la biblioteca y aprovechando las facilidades que otorga compartir edificio se ha puesto en marcha un proyecto de Biblioterapia para recetar genéricos de lectura que combinen supervisión médica y consejo bibliotecario. Este proyecto se alinea con el ODS 3 de Naciones Unidas y busca incidir en difusión de información pertinente como método eficaz de prevención ante posibles riesgos para la salud.

El proyecto

Siguiendo las indicaciones del área de pediatría la biblioteca ha realizado una selección bibliográfica y ha preparado una zona en la que se encuentran los libros que “recetan” en el centro médico. Además, para facilitar su difusión, se ha editado un tríptico y se ha creado una web en la que se da información sobre los diferentes talleres y las recomendaciones de lectura. Los talleres, a cargo de profesionales sanitarios, se van a dar en la biblioteca. El objetivo es incidir en la prevención ante posibles riesgos para la salud.

El 7 de diciembre de 2018 se inició  oficialmente este proyecto con un taller sobre inteligencia emocional de la mano de Irene Gutiérrez, pediatra y Clara Isabel González, enfermera y ya se está convirtiendo en habitual ver parejas jóvenes que tras acudir a la pediatra suben a la biblioteca a por la lectura que les han recetado en el ambulatorio.

Por una biblioteca inclusiva

Interesante el trabajo y las propuestas que desde hace unos años realiza la Fundación Biblioteca Social.

¿Un ejemplo?

El último documental realizado que lleva por título Crecer leyendo. Por una biblioteca inclusiva desde la infancia

Me encuentro en su patronato personas a la que aprecio y respeto profesionalmente. Con alguna de ellas he trabajado en proyectos relacionados con la lectura y las bibliotecas.

Coincide la visión hoy de este documental con la lectura del artículo de Julieta Lionetti en el número 37 de Texturas en el que escribe: Deberíamos empezar a juzgar frívolas las discusiones centradas en si es mejor leer en pantallas o en papel. O si es lo mismo, porque lo que importa es el acceso a los «contenidos». Lo tomo en cuenta en la parte que me toca.

Y aquí, de nuevo, se constata que las bibliotecas con sus profesionales y su capacidad de incidir y relacionarse con el entorno son la mejor opción.

eFilm llega a Euskadi

Pues tras Murcia y una prueba a menor escala en Torrelodones, el préstamo digital de audiovisual ha llegado a la Red de Bibliotecas de Euskadi.

1.600 referencias, que pronto serán 2000,  muy por debajo de las 30.000 con las que han arrancado en Murcia componen el catálogo inicial que espero se vaya enriqueciendo. Una muestra también de cómo las políticas y las apuestas son distintas, no sólo por el fondo de catálogo, sino por las modalidades de préstamo diferentes en las dos redes bibliotecarias.

En cualquier caso, habrá que ir viendo y se supone que adecuando la propuesta según se vaya viendo la evolución.

Por ahora  algunos ajustes son claramente necesarios y habrá que ir viendo cómo rueda.

 

 

eFilm, el préstamo digital de audiovisual llega a las bibliotecas públicas

Si no me equivoco la red de bibliotecas de la Región de Murcia es la primera que se lanza al préstamo digital de cine, documentales conciertos, series y cortos, todos en streaming (no existe descarga).

Es una opción que lógicamente debía llegar con el tiempo y, en breve, otras redes bibliotecarias la empezarán también a poner a disposición de los usuarios.

La opción y tecnología seleccionada ha sido la de eFilm desarrollada y gestionada por infobibliotecas.

Un dato importante la oferta de audiovisual en Murcia, 30.000 referencias, es muy superior a la del libro electrónico que según los datos eBiblio a finales de 2017 se sitúa en 1.851.

Será interesante ahora poder empezar a analizar el comportamiento de los usuarios de las bibliotecas en relación a los contenidos digitales ahora que tenemos ya más de un tipo de contenido.

Una diferencia importante, los contenidos en este caso se podrán visionar en versión original, con subtítulos o dobladas al castellano y, una diferencia importante también podrán en muchas ocasiones ser disfrutados simultáneamente por varios usuarios ya que en el caso del audiovisual el uso del producto es ya en más de una ocasión compartido.

 

 

 

 

 

Bibliotecas: algunos datos comparativos. Por sugerir, digo…

La reciente entrada de Baratz sobre las 10 comunidades con mayor porcentaje de socios en bibliotecas me ha animado a elaborar en una primera tentativa algunos cuadros comparativos que presento a continuación y que permiten, sobre esas 10 primeras Comunidades establecer unos comparativos, siempre referidos a los datos de la Comunidad, en relación a:

  • Porcentaje de socios sobre población
  • Número de préstamos en soporte
  • Número de préstamos en soporte por usuario
  • Número de préstamos en soporte en relación a la población
  • Número de préstamos digitales
  • Número de préstamos digitales por usuario digital
  • Número de préstamos digitales por usuario biblioteca
  • Número de préstamos digitales en relación a la población
  • Número de visitas
  • Número de visitas por usuario
  • Número de visitas en relación a la población

Si jugásemos en cada uno de los casos a hacer un pódium de ganadores podemos ver que existen algunas variaciones en función de qué hablemos (préstamo físico, visita a la biblioteca, préstamo digital)

Os dejo aquí las tablas con los datos y porcentajes. Señalaré sólo un tema que me resulta sugerente y provocador, por qué no decirlo. Mientras que los usuarios del préstamo digital de eBiblio se sitúan en torno a una media no inferior a 7 obras por usuario, en el caso de Euskadi esa media, aunque sea la comunidad con mayor número de préstamos, baja a 2 por usuario, situándose incluso por debajo de la que se produce en otras Comunidades con el préstamo en soporte físico. ¿Tendrá algo que ver la ‘experiencia que le produce al usuario’? Ahí lo dejo.

Espero que os resulte sugerente.

Fuentes utilizadas:

Rectificar es de sabios… ¡Enhorabuena a quien toque en el Gobierno Vasco!

Señalé en fechas recientes, hace cuatro días para ser exactos, que las fichas del catálogo colectivo de bibliotecas que coordina el Gobierno vasco enlazaba a través de la imagen con las fichas de los libros en Amazon.

Está claro por la rapidez de reacción que algo o alguien no había actuado muy adecuadamente y, por lo menos, se ha avanzado un paso: ya no llevan a la ficha, aunque las imágenes siguen siendo de Amazon. Basta ver al clicar la url generada.

La modificación, diré que rápida y ágil, me alegra por lo menos por un par de motivos:

  • Sigue habiendo personas en la administración capaces de tomar cartas en los asuntos que les corresponde.
  • No siempre la administración es lenta.

Y eso, está bién.

Ya cuando la ruta lleve a repositorios ya existentes dentro del Estado pues lo celebraremos a lo grande.

En cualquier caso, un paso que valoro.

¿Es consciente el Gobierno Vasco de estar haciéndole el juego a Amazon desde su servicio bibliotecario?

13 de marzo. Actualización

Las imágenes, por lo que acabo de comprobar no llevan ya directamente a la ficha de Amazon, pero… siguen siendo imágenes de Amazon.

En cualquier caso es un paso… que merece mi reconocimiento. Sé que a veces las cosas de palacio van despacio.

Publicación original

Me gusta trastear por la redes y estos mundos del internet. Te acabas en muchas ocasiones encontrando informaciones, situaciones o relaciones inesperadas que en muchas ocasiones sorprenden.

En algunas de ellas, una vez que las descubres dudas que pueda ser un asunto meramente casual. Esto por lo menos me ocurre cuando hay empresas por medio.

Uno de los últimos descubrimientos fruto de este trasteo ha sido el lazo de unión que existe entre Gobierno Vasco, concretamente el servicio de Bibliotecas, y Amazon.

Que desde páginas públicas que todos pagamos se lleve directamente a productos, libros en este caso, que se comercializan en Amazon y que este se haga con un único clic me parece que no es de recibo.

Desconozco si este hecho se produce por descuido, por desidia, porque el proveedor de servicios se la ha colado, por…. Pero el hecho cierto es que sucede y que me parece, personalmente impresentable.

¿Dónde ocurre esto?

En el catálogo de la Red de Bibliotecas de Euskadi

El asunto es relativamente sutil. Aparentemente nada se ve, pero basta acceder a la ficha de un libro con portada para comprobar que al pinchar en la imagen del mismo, nuestro viaje digital termina en Amazon.

He testado 100 portadas fruto de búsquedas distintas, que no se pueden enlazar ya que generan una URL que caduca, y las 100 llevan a Amazon.

Alguien debería darle una vuelta a esto y, desde luego, no dejarlo pasar.

¡A alguien se la han colado! Y, los detalles son importantes ¿no?

Seguiremos la evolución para ver si alguien toma cartas en el asunto…