Lasai… iniciando un nuevo proyecto que será coral…

Lasai, palabra en euskera.

lasai

Lasai…

Tranquila…

No hay prisa…

Déjate llevar…

Para…

Mira…

Contempla…

Disfruta….

A tu aire…

Sola, con otras…

Conversa….

Paladea….

Sin prisa… y, cuando empecemos,… sin pausa

Os iremos ofreciendo espacios, proyectos, actividades… con vida, rostros, intentando que sean propuestas amables, cercanas y del buen vivir, y estar y ser con otras personas.

Esta nueva iniciativa de ritmo sosegado tendrá su espacio propio en https://lasaiblog.wordpress.com/ .

Tiene vocación de ser coral y de ir ofreciendo sugerencias y propuestas varias en las que lo cercano, lo personal, lo pequeño, lo casi artesanal, lo hecho con mimo, lo que nos evoca y lo que nos convoca, lo que nos sugiere ritmos más tranquilos y pausados.

Un espacio, una lectura, una canción, una reflexión, una experiencia, una vida, una comida, una bebida, un objeto, una imagen… podrán ir teniendo cabida en este nuevo entorno.

Si te animas y te apetece formar parte del mismo o colaborar puedes:

  1. Contactar a través del formulario del blog para hacernos llegar tus sugerencias.
  2. Enviarnos, tus propuestas concretas por medio del cuestionario
  3. Si crees que tienes directamente cabida, puedes enviarnos completada esta entrevista (acceder)

 

Ver, oír…

img_20170212_135133

El espacio que aquí veis aparentemente vacío, sin personas, se me ha mostrado hoy lleno de imágenes, recuerdos, palabras, miradas.

No sabemos muchas veces qué es lo que se mueve y remueve dentro de nosotros para que algo, un texto, un espacio, una mirada, una palabra, una imagen, en un momento concreto, generen en nosotros vibraciones y sensaciones distintas a las que en otros tiempos distintos nos pueden provocar.

Hoy visitando a mi madre en casa, este espacio, justo al pasar se ha llenado de golpe de recuerdos y tiempos vividos.

La palabra, la miradas, la conversación llenan todos los recuerdos que me siguen uniendo a ese espacio vital que sigue estando y siendo presente.

Quizás es donde aprendí, vi y viví el arte de la conversación.

“Solo cuando vemos la cara del otro y oímos su voz, nos comportamos de forma más humana entre nosotros” (Sherry Turkle; En defensa de la conversación; Ático de los libros, pag. 38)

En defensa de la conversación

en_defensa_de_la_conversacionInicio la lectura del libro de Sherry Turkle, En defensa de la conversación. El poder de la conversación en la era digital, editado por Ático de los libros.

Buena pinta y con unas cuantas notas tomas tras las primeras cincuenta páginas.

Los libros, las lecturas, si lo preferís, se presentan a veces, se nos acercan ,en momentos propicios para que vayan calando o para enriquecernos.

Este libro ha aterrizado en mi vida este sábado entre dos experiencias sencillas, pero enriquecedoras en lo personal…

Solo cuando vemos la cara del otro y oímos su voz, nos comportamos de forma más humana entre nosotros. (38) escribe Sherry Turkle.

El viernes disfruté de un encuentro y conversación con Maite de La Taller, gracias a la mediación ‘celestinil’ de Aintzane, que estaba convencida de que me iba a encantar conocerla y conocer la experiencia y acertó. En la conversación a tres estuvo también muy presente la propia autoconversación que la artista y todas las personas mantenemos con nosotras mismas y las posibilidades abiertas de buscar algunas líneas de colaboración que nos permitan seguir encontrándonos. Curioso la frecuencia con la que aparecen terceras personas apreciadas por los presentes.

la_taller

Quedé maravillado del trabajo, del proyecto, de las ideas y… de la sencillez. ¡Gracias Maite y Aintzane!

Y un domingo de encuentro familiar y de celebración con conversación alrededor de la mesa. Mesa y conversación o conversación y mesa, como prefiráis,  son piezas importantes en mi entorno familiar. Es un buen momento para mirarnos a los ojos y pasar, también, la prueba del algodón gastronómica.

Quizás porque nos guste practicar lo que escribe Sherry Turkle:

La conversación cara a cara es el acto más humano, y más humanizador, que podemos realizar. cuando estamos plenamente presentes ante otro, aprendemos a escuchar. es así como desarrollamos la capacidad de sentir empatía. Este es el modo de experimentar el gozo de ser escuchados, de ser comprendidos. (15)

Así que como el tiempo es finito intentaré seguir encontrando momentos de conversación y no de mera conexión. (pag. 44)

 

Carme Fenoll… mi guiño desde el cariño y el reconocimiento profesional

Entre estos dos tweets de hoy a la mañana no ha llegado a pasar media hora

//platform.twitter.com/widgets.js

 

//platform.twitter.com/widgets.js

A la mañana, en casa, como tantas otras mañanas, he visto la agenda de Carme. Pronto, madrugadora, ordenando el día….

Ya en la calle, con el paseo iniciado, veo el tweet de Lluis que me deja francamente sorprendido y, por lo que he podido comprobar, también genera sorpresa en una parte de la profesión bibliotecaria y del sector del libro.

No voy a entrar en detalles. No es, en este caso, ni el sitio, ni el momento. Tiempo habrá después de que todo vaya posando y reordenándose, como suele ocurrir en el cielo antes o después de la tormenta.

img_20170203_091600

Pero sí quiero dejar caer alguna cuita y reflexión personal.

  1. Quienes hemos pasado o transitado durante un tiempo vital por esos terrenos complejos, motivadores e interesantes de cierta responsabilidad en la acción política valoramos y nos gusta que se nos valore también por nuestro conocimiento profesional de la materia que nos traemos entre manos. Cuando servidor, con el equipo correspondiente llegó a su etapa política de gobierno, alguien que estuvo en el gobierno anterior comentó, y lo tomo  y tomé como un elogio, ‘estos saben de lo que hablan y de lo que vienen a hacer’. Pues bien, Carme creo que es una de las personas que más puede saber de la ortopraxis bibliotecaria y, quizás, una, ya sé que hay más,de las que se ha mantenido, se mantiene y se mantendrá con los oídos más abiertos.
  2. He podido disfrutar con ella de algunas de las conversaciones más sugerentes y sosegadas en torno no ya sólo al ámbito bibliotecario, sino relacionada con el conjunto del sector del libro y sus derivadas culturales. Y cuando digo disfrutar de la conversación no hablo del amén, amén, amén a todo lo dicho, sino del gusto y placer de compartir, contrastar, discrepar, acordar, rebatir desde ópticas y planteamientos a veces coincidentes y otras no…
  3. Y ¡ay! algo sumamente importante. Es una mujer de cuidados. Esto que servidor ha podido no verlo, sino sentirlo en uno mismo, no se olvida  y deja gratitud para siempre y lazos muy, muy especiales… en los que la dimensión profesional ha ampliado sus miras hacia una profunda empatía personal.

¡Un beso grande y seguimos!

Un gozoso instante mañanero

El secreto de una vida plena no se halla en lo que está por venir, sino en aquello que en este preciso instante estamos escribiendo en nuestras vidas. (Anjel Lertxundi; Tú; Erein; pag. 246)

Sábado fresco y soleado.

El martes pasado me dijeron que si podía acercarme hoy hacia el mediodía que lo hiciera.

Allá que me he bajado… y al rato me he encontrado con esta dulce y agradable sorpresa.

No voy a entrar en los detalles que aquí y ahora no son lo importante.

Diré sólo:

  • Que me ha emocionado, conmocionado y ha sido un momento feliz, un pequeño regalo vital.
  • Lo que puede llegar a decirse con un detalle fruto del trabajo hecho con las manos.
  • Qué gusto cómo viene alguna gente joven…
  • Qué buenos los proyectos sin techos de cristal con mujeres al frente y en el equipo. Hay, cada vez lo tengo más claro clarinete, una mirada más humana, más cuidada.
  • Y terminaré… con un ¡Gracias a Nagore y a todo el equipo de Charamell!

Es a través de los detalles como se puede mostrar el mundo entero ya que dentro de una gota de agua hay un universo entero. (Ryszard Kapuscinski; Los cínicos no sirven para este oficio, Anagrama, pag. 17)

Caracoles en salsa vizcaína

En la familia existe una querencia a disfrutar de la mesa y convertirla en punto de encuentro y celebración en momentos importantes de la vida.

Importante, en cualquier caso, es a veces, simplemente el deseo de juntarnos para conversar de forma sosegada.

Pero dentro de esa querencia existen también algunas tradiciones que van por ahora pasando de generación en generación.

Una de ellas es la preparación de los caracoles a la vizcaína plato típico de nochevieja en el que se junta una parte de la familia, pero no toda.

En la preparación hasta la fecha sólo intervienen las mujeres. Y así, dos, tres días antes, las nueve mujeres de la familia se juntan para prepararlos convirtiendo la tarde, también, en una preparación-merienda que en sí misma guarda también sus ritmos y peculiaridades en lo referente a las tortillas de patatas.

Algunos de los que no podemos asistir sí pasamos por casa unas horas antes la misma noche de nochevieja para recoger nuestras correspondientes raciones que pasan a buen recaudo, léase congelador en este caso, para encontrar su momento propicio de degustación celebrativa.

Este año, les hemos dejado poco margen. Otros, suelen aguantar hasta febrero; pero en esta ocasión, el 15 de enero nos ha parecido la fecha adecuada para compartirlos

en una comida, donde los tres miembros que invitábamos nos hemos afanado en poner parte de nuestro ‘saber y hacer culinario’ en la mesa. Somos cocinillas en distintos grados que parecen ir mejorando con las nuevas generaciones.

La madre

El padre

Y el hijo

No somos de complicarnos. Somos más del modo ‘disfrutón sencillo’ y de tener tiempo para la conversación. Quizás la comida compartida esté muy cerca de la lectura y de la cultura en ese espíritu ‘zaidiano‘ de seguir buscando excusas constantemente para conversar y hacer tertulia.

Claro que en esto, también hay una diferencia entre la comida/lectura/tertulia sosegada que es el primor por lo bien hecho que necesita su tiempo y la comida/lectura/tertulia rápida-basura.

Así que a las personas que a veces me señalan con el dedo de manera cariñosa, y a ratos noto que envidiosa, diciendo que me paso el día comiendo, les diré que se equivocan. Que están mirando el dedo y no la luna. Lo que intento y me gusta es buscar momentos para la conversación, la tertulia y el estar con otras personas y la mesa donde se nos presenta la comida y/o los libros sigue siendo una excusa maravillosa.

¡Feliz domingo¡

Flores… mientras la vida sigue…su aventura

La comida de Reyes marca el punto y seguido a la vida de la familia.

Es el momento, hay alguno más durante el año, donde el ‘núcleo duro’, ya todos mayores de edad, algunas con mucha mayoría, nos juntamos y disfrutamos de la compañía de unos y otros.

Sabemos lo vivido y oteamos parte de lo que nos espera.

La piña unida y diversa siempre está ahí presente.

La mesa como siempre una excusa para la conversación y vernos de nuevo juntos.

Hoy, un símbolo distinto: cinco ramos de flores. Un símbolo cuyo significado queda para nosotros, pero que es una pequeña marca de vida, de solidaridad, de distinción y de distintos y de mucho, mucho cariño que ojalá siga estando presente en las duras y en las maduras.

Creo que hoy es un buen día para acercar aquí a Anjel Lertxundi.

La forma más plena de vivir la enfermedad de alguien requiere que tanto el enfermo como sus allegados desarrollen una especie de ars vivendi cotidiano (lo que Cesare Pavesse llamaba Il mestiere di vivere –el oficio de vivir-), en lugar de quedarse escuchando al negro cuervo que grazna en la ventana del desánimo…No hay otra opción que buscar y desarrollar la alegría de un ars vivendi, pero basado no en lo material, no en los bienes ni en el dinero, sino en la música de la vida. (Anjel Lertxundi; Tú; Erein; pag. 52)