Más cabeza, menos corazón

Poco más tengo que añadir al texto que podéis leer a continuación más allá de mi agradecimiento y el reconocimiento al potente valor de la conversación y de los proyectos con sentido.

Nos parece interesante la teoría de Dale y su cono de la experiencia. Más allá de la posterior polémica plagada de artículos en la red sobre su transformación de cono a pirámide y de los datos porc…

Origen: Más cabeza, menos corazón

Librerías independientes: ¿quizás en la fragilidad esté su sentido y su razón de ser?

Los que tenéis la amabilidad de acercaros por aquí, sabréis ya que me gusta cruzar miradas, complementar lecturas.

El Roto Diciembre 2016

Este año uno de mis propósitos, por seguir dejándolo claro, es aportar todavía con más asiduidad, reflexiones y miradas en torno a las librerías (lectorerías), las buenas librerías, culturales, independientes o como queráis llamarlas.

José Manuel Anta escribe en La lectura en España. Informe 2017:

el universo de las librerías independientes se compone, mayoritariamente, de pequeñas librerías, las cuales además son las que cuentan con estructuras financieras más frágiles lo que las hace más vulnerables a los vaivenes del mercado. (José Manuel Anta, pag. 51)

Es cierto que desde la exclusiva lógica del mercado pueda ser así. No debemos dejar de reconocer que en Francia a las librerías se les considera una ‘anomalía económica’

Quiero cruzar el texto de José Manuel con uno de Enrique Bustamante que ya he citado con anterioridad y que dice así:

Me molestan esas lecturas economicistas de la cultura que dicen que es débil porque está atomizada en muchas pymes y creadores autónomos. La cultura debe ser así: plural, socializada, con muchos creadores. No debe identificarse como otro sector económico moderno en el que los grandes grupos controlan el mercado.

¡Cuidado! No digo que José Manuel Anta esté haciendo una lectura economicista. Constata la realidad del mercado.

Si el acento lo ponemos en lo cultural, deberemos aceptar la atomización, la pluralidad, la socialización, el hecho del movimiento contínuo reflejado unas veces en cierres y otras en aperturas, la aparente fragilidad.

Claro que es muy probable que ese continuo movimiento micro escape a las grandes cifras y a los algoritmos que pretenden, en gran medida, ponernos a todos el mismo traje. Cuando toda esa variedad la convertimos en una única cifra sin matices, sin aparentes fisuras, acabamos enfriando la realidad.

Y, estos fríos números, quizás convivan mal con el calorcito socializador, emocional y frágil que se puede vivir en algunos espacios lectores, sean libreros o bibliotecarios.

Los números sirven para saber lo que ya sabemos: para convencernos de lo obvio. Los respetamos, creemos que dicen la verdad. Los números son el último refugio de la verosimilitud contemporánea. Y son, también, el mejor modo de enfriar las realidades: de volverlas abstractas. (Martín Caparrós; El Hambre; Anagrama, pag. 138)

Puede que sean los últimos reductos del cuidado del libro y los lectores…

La Gralla, 50 años de compromiso con la cultura

La llibreria La Gralla celebra 50 años de existencia.

Platilla de La Gralla y dos trabajadores jubilados Foto de La Gralla

Con una exposición fotográfica, nos ofrece un recorrido por sus hasta ahora 50 años de vida.

Núvol le dedica un reportaje a estos años y del mismo quiero resaltar algunas ideas que me parecen importantes y sugerentes para mantener vivas algunas líneas de reflexión que dejamos de lado a veces con cierta facilidad.

  1. Por qué nacen los proyectos. La Gralla lo deja claro en su página webamb la voluntat d’oferir un tractament professional al comerç del llibre i convertir-se en un instrument eficaç davant les carències culturals, socials i polítiques d’aquell moment, implicant-se en la realitat social i cultural de la ciutat i comarca. Profesionalización e instrumento eficaz ante las carencias culturales, sociales y políticas de aquel momento… Casi me atrevería a leer entre líneas y afirmar que para dar respuesta a esas carencias se consideró que el libro como mediación y en el contexto de la librería era un buen camino, para dar respuesta a lo importante: las carencias culturales, sociales y políticas.
  2. La forma de empresa. Ser sociedad anónima o cooperativa no es lo mismo. Implicar con la cara descubierta recursos económicos y personales frente a otros modelos de capital y empleados pues tiene algunas diferencias de modo de entender el trabajo, las relaciones y, probablemente, la implicación en el proyecto. “Vam decidir ser cooperativa per ideals i perquè consideràvem que era una magnífica manera d’involucrar el treballador”. 13 socios y 15 trabajadores no son ninguna tontería en este sector de l libro, las librerías y de las empresas culturales.
  3. Los marcos relacionales. Ser una cooperativa que a su vez forma parte de una cooperativa, Bestiari en este caso, para intentar abordar y tener la voluntat de posar en comú els problemes i les inquietuds entre diverses llibreries, principalment de comarques sigue indicando toda una propuesta de sentido.

Debates, reflexiones y líneas de actuación quizás tan importantes o más del peso del papel o el digital:

Por qué nacemos y seguimos: La pregunta del sentido.

Cómo nos organizamos: La estructura empresarial más coherente con el sentido.

Con quién nos relacionamos y aliamos: La propuesta de red que intenta ser coherente con el sentido y con nuestra propia organización.

¡Felicidades a una librería con futuro porque tiene, probablemente, claro de dónde vienen y por qué y para qué nació!

Si queréis felicitarles, han puesto en marcha un libro de visitas para celebrar el 50 aniversario.

la_gralla_50_aniversario

 

¿Pensarán los libreros franceses que es en España donde las librerías viven una situación dorada?

El punto de vista, marcado en gran parte por la posición desde donde miramos las situaciones, es importante y a veces clave a la hora de abordar los problemas.

En este lado de los Pirineos parecemos envidiar las políticas culturales y de defensa de la librería que existe al otro lado de las montañas porque tenemos la sensación que la música suena bien y parecemos concluir a partir de ese sonido que todo debe ir mejor que aquí.

Cuando luego esas sensaciones, que es lo que en el fondo son, se cruzan con los datos, quizás el asunto no esté tan claro.

¡Cuidado! No quiero decir con esto que no debamos aprender o tomar en consideración para su posible adaptación políticas y acciones del otro lado. Lo que quiero señalar es que igual la realidad que esas políticas y acciones han conseguido puede ser peor en algunos aspectos que la que tenemos a este lado del Pirineo.

Creo que de lo que se hace en Francia se puede aprender mucho. Así lo he señalado en alguna otra ocasión en este blog, sobre todo en lo que hace referencia a políticas y líneas de acción relacionadas con las librerías.

Ayer mismo, sin ir más lejos, hablaba de la reflexión y línea de trabajo en torno al libro usado por parte de las librerías y citaba un documento elaborado en Francia.

Hoy, acerco también para su lectura otro documento elaborado al igual que el de ayer por la Agence Régionale du livre Provence-Alpes-Côte d’AzurLivre et numérique: Enjeux – InnovationsIntentaré abordar y reflexionar sobre el contenido específico del mismo de manera más amplia en posteriores ocasiones.

Hoy me interesa resaltar para que seamos conscientes, en este lado de los Pirineos, lo siguiente:

  1. Mantienen con mucha más claridad y radicalidad el discurso de la diversidad y la creación.
  2. Cuando vemos la realidad de mercado de las librerías quizás nos llevemos algunas sorpresas si lo comparamos con la situación en España.
    1. En Francia las librerías parecen tener el 22% de la ‘tarta’ comercial’. En España, según los datos de Comercio interior de 2015, las librerías tienen el 35 % de la tarta y si les sumamos las cadenas de librerías tienen el 52,6%.
    2. El volumen de negocio global en Francia para el 2014, año de los datos es de 2.517 M de euros y en España en 2015 se sitúa en 2.257 M de euros. Es decir, la penetración y el peso de la librería en España en el negocio global parece ser mayor.
    3. En Francia, dicen ellos que con 3.000 librerías independientes disponen de la red más densa del mundo de librerías independientes. Puede ser. Si comparamos esas cifras con los puntos de venta en España, que podemos situarlos en torno a los 3.500, unos cientos arriba o abajo, vemos que la red es casi tan tupida como la francesa y además parece tener más cuota de mercado.
    4. Qué hay por lo tanto que envidiar a los franceses en lo relativo al potencial de la red de librerías y a la parte de tarta que se consigue sobre el negocio global. Quizás nada o poco. ¡Cuidado de nuevo! Eso no quiere decir que muchas de las ideas y propuestas puestas en marcha en Francia no puedan ser, lo son de hecho, de sumo interés, pero no nos rasguemos tanto las vestiduras en relación al número de librerías y demás.
    5. Sí es más interesante y preocupante, porque la realidad será posiblemente muy pareja, el hecho de que la librería en Francia, y aquí sí que probablemente la española sale peor parada, es uno de los sectores de comercio al detalle con menor nivel de rentabilidad, llegándola a considerar una ‘anomalía económica’. Digo que es probable que la situación española sea peor porque los márgenes/descuentos son por lo general inferiores a los que las librerías tienen en Francia.
  3. Quizás convenga bajar el volumen de voz en relación al descenso de los puntos de venta. Probablemente tanto en España como en Francia sean superiores a la demanda generada por los libros. Los mestizajes y otras fuentes de negocio que conviven con el libro permiten en muchas ocasiones esa capilaridad. Lo que sí parece claro es que hay dos claras líneas sobre las que trabajar:
    1. Los márgenes y condiciones comerciales. Aquí, como bien señala Manuel Gil, sí creo que conviene mirar a Francia y plantear modelos de buenas prácticas que den aire a esa ‘anomalía económica’ que es la librería.
    2. Si se cree al mismo tiempo el papel de ‘tejedor de ciudad’ que la librería puede tener algo debería de pensarse, más allá de lo ya iniciado, desde las miradas de lo público/administrativo.
  4. Todo lo anterior se refiere lógicamente a lo que irónicamente señala Jordi Carrión en Librerías: desapariciones, permanencias, metamorfosis que forma parte de La lectura en España. informe 2017. cuando escribe: Supongo que si le dijera a Ferlinghetti que su establecimiento es una «librería cultural», sonreiría irónico por la redundancia.

Si en cambio lo miramos desde el negocio, quizás los libreros franceses quieran venirse a España a pillar mayor cacho de tarta.

 

 

Arrebato Libros, una librería ‘mundialmente pequeña’

Pep sale en el Babelia.

Pep sabe que desde agosto me debe un día de estos, que puede ser cualquiera o quizás nunca, unas cervezas en Bilbao. Él me debe el acercarse y yo el invitar. Quede claro.

Pep es de los libreros que conozco uno de los que más sabe de libros. Digo libros y no novedades que no son términos coincidentes aunque pueden serlo tangencialmente.

Pep es listo, divertido y de buen comer. Elementos siempre importantes para poder mantener una conversación de interés. La primera con cierto sosiego y con más gente la disfrutamos en Canarias.

Pep, es a la vez, pero en modo de proceso, cambio y adaptación continua, librero de distintos tipos y modos, editor, gestor cultural, negociante y negociador…

“Hay cosas que son difíciles de definir en esencia. Sobre todo si Arrebato no es del todo una librería, como no es exactamente una editorial, como no es con exactitud un núcleo de gestión cultural, sino que es todo a la vez”

Quizás en ese modo único de todo a la vez que no deja de ser un juego de platos chinos giratorios es donde Arrebato plasma la ‘transmedialidad palpable’ y real.

“Queremos a autores que salgan del libro, es decir, que además del libro tengan parte escénica”

Pep no está seguro  de si hay que creer o no en los libros. “Lo que sí sé es que es una forma de vida”, asegura, “de la mía por lo menos, que no me la imagino sin ellos, sin los libros”.

Estoy en cambio convencido de que sí está seguro de que una buena conversación con buena mesa a ser posible y buena compañía sí merece la pena. Ahí somos capaces de poner en juego todo lo que llevamos dentro …

Pendiente para la próxima visita a Madrid si es que antes no te acercas por Bilbao.

Termino. En el número 28 de Texturas Pep escribió un artículo que se titulaba Arrebato: ¿la centralidad al margen?

ser librero y vivir al margen de los trabajos propios de esta sociedad es un lujo y un logro del que nos sentimos muy orgullosos.

Hay tantas centralidades descentralizadas o desinstitucionalizadas que seguro que él ocupa alguna de ellas.

 

Te voy a hacer una autocrítica. Ayer en Vitoria hoy en Bilbao con espontáneo incluído…

La presentación de Te voy a hacer una autocrítica de Perroantonio que tuvo lugar ayer en La Casa del Libro de Vitoria fue un regalo para los que allí estuvimos por la presentación y por el momento postpresentación.

Disfrutamos mucho.

Esperamos que hoy en la Librería Cámara en Bilbao a las 19:30 volvamos a tener un rato agradable de encuentro y conversación en torno a la autocrítica… ¿Nos vemos?

Importante… Nos acompañará también, y estamos encantados, Alorza

El libro como regalo. Nos gusta más hacerlo que recibirlo

libro_regaloEscribe Elena Rius, en su estupendo blog Notas para lectores curiosos: un libro es el regalo perfecto.

No seré yo quien lo ponga en duda, viviendo en una familia amplia donde los libros van y vienen en estas fechas, para después del tiempo de regalos empezar un viaje que los va llevando de casa en casa, pasámelo, te lo dejo, no te olvides…

Pero… esa perfección ¡ay! no parece ser reconocida por las ciudadanía soberana que parece preferir por delante del libro la moda, los accesorios, los juguetes y la tecnología. Todo ello, al fin y al cabo, de carácter más efímero que los libros o necesitados con frecuencia de versiones nuevas…

Con el libro ocurre una cosa curiosa… son más los que piensan regalarlo que los que lo desean como regalo… No es por lo tanto de extrañar que luego en muchas ocasiones duerman su ‘justo sueño’ en los anaqueles y estanterías de esas casas de dios o acaben quizás siendo cambiados por moda, accesorios, juguetes o tecnología en caso de haber sido adquiridos en alguna sección de un gran almacén…, iniciando así… ese viaje con tan bello nombre  en su proceso de ‘logística inversa’.

 Selección múltiple Qué regalaremos % Qué queremos recibir %
Moda 59 45,7
Accesorios, complementos 41,9 26,7
Tecnología 40,4 42,2
Libros (en cualquier soporte) 32,6 23,7
Cosméticos 23,1 18,7
Calzado 22,1
Moda deportiva 19 20,1
Dinero 16 30,4
Accesorios deporte 15,5 14,9
Decoración 11,3 11,6

Un pequeño divertimento para estas vísperas donde manda el consumo, que es de lo que va el estudio…

 

https://www.adigital.org/?noticias=moda-tecnologia-dinero-efectivo-accesorios-los-regalos-mas-deseados-esta-navidad