La música de las palabras

Bajo el título La música, un camino a la lectura, Susana Reinoso escribe un articulo en La Nación de Argentina. Por allá andan en tiempos de vacaciones escolares y por aquí andamos y andan nuestros ’enanos’ trabajando.

Creo que la lectura del artículo merece la pena y nos refresca algunas ideas y realidades importantes que conviene recordar de vez en cuando:

1. La relación existente entre las distintas caras del dado de la cultura. Quien esté enganchado a la música tendrá más posibilidades de leer y viceversa.

2. La importancia de buenos programas que, además mantienen esa lógica de ir entrelazando música con libros, teatro, danza. En este sentido, creo que la Televisión pública ha dado un paso importante últimamente. Es realmente impactante que lo expresado en el programa provoque un comentario tan inteligente en Argentina.

3. La clave de los sentimientos, no como única, pero sí como fundamental para tocar la fibra que luego parece marchitarse. Recordemos, en este sentido, el libro de Daniel Pennac (Como una novela).

Seguro que se podrían añadir más, pero para un domingo es suficiente.

Anuncios

Occidente

¿Tiene Occidente todavía algo que ofrecer al mundo? ¿Cree lo suficiente en sus propios valores como para defenderlos? O bien, incapaz él mismo de practicarlos, ¿no sabe hacer otra cosa que producir y consumir, que hacer business mientras espera la muerte? (André Comte-Sponville “El Capitalismo, ¿es moral?”; Ed. Paidós )

Contenido detrás de un catálogo

En ese afán de no cargar de información, seguimos manteniendo, como máximo un ritmo de goteo diario. Ello nos lleva, en ocasiones a tener guardadas pequeñas perlas que, en nuestra opinión merecen la pena.

El texto que a continuación trascribimos es la presentación que hace ARCE de su catálogo en la web. Si están interesados no duden en solicitarlo (info@arce.es)

Presentación Catálogo de ARCE 2004-2005

Un año más podéis disponer del Catálogo de Revistas Culturales de España 2004-2005 que publica la Asociciació de Revistas Culturales de España (ARCE) cada temporada.

En este catálogo se dan cita las más de 100 revistas asociadas y se pueden consultar sus datos y los precios de suscripción de cada una de ellas.

“Hoy vuelve a estar en cuestión el lugar, o mejor el no-lugar, de la cultura, sus agentes y manifestaciones tradicionales. Lo raro sería lo contrario, pues estamos en una sociedad cuyo referente último, no único, tiende a subordinarse a la lógica implacable del mercado, a su maquinaria impecable de transformación de los deseos en objetos materiales o simbólicos listos para su consumo masivo. Es la cadena de producción del consumidor. La hegemonía del mercado es la que, paradójicamente, ha facilitado esa irresistible perversión conceptual: liberal es aquél que sostiene la igualdad de los ciudadanos, soberanos en el ejercicio de su libre voluntad; y conservador es quien sostiene que, en la trama del poder económico real, tal igualdad teórica enmascara una asimetría real escandalosa.

¿Cómo afrontar esta cuestión? Tomando distancias, alejándola de simplismos y replanteándola en otros términos. ¿Cuáles? Se irán viendo. Elaborar reflexiones y proponer líneas de respuestas a esta pregunta, es un viejo objetivo del centenar de revistas agrupadas en ARCE. ¿Cómo tratan de hacerlo? Produciendo y publicando cada una de ellas pensamiento, algo más que información y algo menos que saber; removiendo el viejo árbol de las ciencias; alzando un nuevo mapa de las disciplinas, menos fronterizo, más líquido y transversal.

Son malos tiempos para las grandes certezas. Pero sí sabemos algo muy modesto pero intelectualmente productivo: no hay respuestas definitivas; y sin embargo preguntarse es una tozudez fatal que nos hace asombrosamente humanos; nada es más insolidario que el silencio. Y sabemos también que hay gentes dispuestas a la aventura editorial de construir y contrastar pensamiento, ideas no acomodaticias, críticas y plurales. Y con ellas bajo el brazo echarle un pulso a la realidad para ver si la cambiamos un poco. Ese es el reto de fondo que compartimos las revistas de ARCE. El enfrentarlo juntos nos da más fuerza.”

Los libros imprescindibles

El mundo del libro parece, todavía, no haberse dado cuenta de que los excesos nunca son buenos. A este sector le es perfectamente aplicable, en estos momentos, gran parte de las ’teorías’ de la Infoxicación.

Ayer, en el programa Estravagario que dirige Javier Rioyo estuvieron presentes tres libreros, reflejo de alguna manera de tres realidades libreras distintas, la historia de Méndez, el compromiso de Fernando Valverde y la culturalidad y ’centralidad’ de Estrella y Oletvm, pero con muchos puntos importantes en común. Quizás, el más llamativo, en el marco del programa, fue el ’papel’ de prescriptores que jugaron al final, junto con su defensa de la pequeña y mediana editorial, no tanto por el tamaño, sino por el papel de diversidad y recuperación que, en muchos casos, están jugando. Ello no fue inconveniente para que recomendasen, también, libros de algunas editoriales pertenecientes a los ’grandes grupos’.

Volviendo a lo que hoy nos trae a cuento estas líneas, creo que se definió con sutileza cuál debería ser una de las líneas políticas a seguir en relación a las publicaciones y a lo que se publica. Ya se llevan muchos años en el sector hablando de que la cantidad de títulos que salen a la calle no tienen sentido, que se edita mucho más de lo que el mercado puede asumir. En fin que, todavía, siendo un sector cercano al conocimiento y al capital intelectual sigue funcionando con la lógica de la producción industrial.

Lógicamente no van a ser los libreros quienes digan lo que no hay que publicar, pero utilizando como argumento inteligente lo que allí y ayer mismo se dijo de ’dejar de lado lo prescindible’ quizás sea bueno que las librerías empiecen a dar ejemplo de ello y siguen apostando, en unos casos y en otros empiecen, dentro de su variedad y diversidad por apostar por lo ’imprescindible’.

Ayer nos dieron 9 buenos motivos con los libros que recomendaron y que habían leido. Esperamos que cunda el ejemplo.