España, lectura y bibliotecas

Las estadísticas muestran que España sufre un notable retraso en cuanto a índices de lectura y bibliotecas

Puede el sistema bibliotecario español permitirse el pago de un canon por cada libro que alguien se lleva en préstamo, como exige la UE? O, por el contrario, ¿la aplicación de esta medida lo anclaría en los últimos lugares de la UE que ahora ocupa, tanto en índices de lectura como en infraestructuras? Las opiniones están divididas, pero las estadísticas no ofrecen dudas sobre los enormes déficit del sector. Veamos.

La cuestión es importante, porque la propia comisión europea -como recuerda la Fesabid, que agrupa a los bibliotecarios españoles- afirmaba en un informe del 2002 que las medidas debían aplicarse en aquellos países de la UE “con una bien establecida infraestructura de bibliotecas públicas”.

La media europea de préstamos de libros por habitante está en 4,93 volúmenes al año, según un informe que la Fundación Germán Sánchez Ruipérez realizó en los años 1999 y 2000. España estaba entonces por debajo del 1 % (aunque después lo ha superado levemente, como se observa en el gráfico adjunto). ¿Cuántos libros se llevan al año los usuarios inscritos en las salas de lectura? La media española estaba en 3,6 libros por socio en el 2001, sólo por encima de Grecia y Portugal. Para hacerse una idea de la abismal diferencia, la media alemana es de 36,9, la finlandesa de 42,8 y la británica de 12,3.

¿Cuánto leemos? Según el informe de la Federacion de Gremios de Editores correspondiente al año 2003, el 47,4% de los españoles no había leído ningún libro o a lo sumo uno durante todo el año, mientras que un 36,9% se manifestaba rotundamente contrario a la lectura, porque no le gustaba y prefería dedicar su tiempo libre a otras actividades.

Una pregunta clave es: ¿los libros que se leen en las bibliotecas afectan negativamente al éxito comercial de un título? Aunque no hay estadística que pueda responder con claridad a eso, sí puede observarse que, mientras en Francia los libros que se leen en préstamo procedentes de salas públicas suponen en número un 50% de los ejemplares vendidos, en España esa cifra sería tan sólo de un 13% (el 63% procede de la compra y el 21% nos los ha dejado un amigo, según datos del año 2000). Es por ello que los bibliotecarios consideran que aplicar un canon similar al de otros países supone, en realidad, un pago muy por encima del posible perjuicio causado.

En cuanto al volumen de fondos, España, en el año 2001, contaba con 44.022.066 libros en sus 4.008 bibliotecas, según un estudio de la propia comisión europea, levemente por debajo de los 44 millones de Suecia y a años luz de los 104 millones de Alemania o los 1l5 millones del Reino Unido.

En cualquier caso, la polémica no ha hecho más que empezar. Mientras el Gobierno español estudia su línea de defensa ante el tribunal de Luxemburgo, que verá la denuncia presentada por la UE, la Administración catalana no ha hecho pública una postura oficial. En este sentido, la diputada del PP en el Parla-ment Eva García criticó el miércoles que la directora general de Promoció i Cooperació Cultural, Assumpta Bailac, hiciera “afirmaciones favorables al canon bibliotecario” en un artículo de prensa. Según García, Bailac afirmaba “que un autor es propietario exclusivo de su obra y que, por tanto, debe cobrar por ello”, por lo que la diputada ha pedido a la consellera Caterina Mieras “un pronunciamiento público y contundente en contra del canon bibliotecario”, según Europa Press.

Publicado en La Vanguardia

Anuncios

Cultura significa en primer lugar conciencia, y por tanto capacidad de valoración global de las situaciones humanas específicas, históricamente determinadas. (Franco Ferrarotti; Leer, leerse; Península, pag 55)

Librero y salud mental

Si es preciso un farmacéutico para comerciar con productos que afectan a nuestra salud física, no es descabellado pensar que se necesite un experto dispuesto a velar por nuestra salud mental y cultural. Si tiene usted dudas, consulte a su librero. Le ayudará seguro y, además, suele encantarles charlar. (Alicia Giménez Barlett. El Mundo 29-04-01)

Pequeños detalles de un año -12

Ya en vísperas cercanas de las fechas que estamos viene bien volver a recordar la frase de Gunter Grass que enviábamos el 21 de mayo: “No hay espectáculo más hermoso que la mirada de un niño que lee” .

No es tan hermoso el comentario que nos envió Antonio, qué Antonio lo dejo para que vuele la imaginación. Nos decía: “No hay espectaculo más horroroso que el editor que no se lee lo que edita, o el editor que edita mucha mierda para abarcar el mayor mercado posible y cargarse a las pequeñas editoriales que editan con calidad (los conozco, son crueles y prepotentes)”

Hermoso es lo que nos ha hecho llegar nuestro amigo Roger Michelena. El texto empieza así: La lectura y la escritura son actividades que atraviesan cada una de las facetas de nuestra vida cotidiana. No sólo en los libros están presentes, sino que las podemos encontrar entrelazadas con el resto de las artes, así como con las actividades comunes de nuestro diario acontecer..

Intentemos buscar pequeños trozos de hermosura

Pequeños detalles de un año -10

Hoy he vivido el relato, de lo que fue una experiencia amorosa querida en un momento, sentida en todo el tiempo y sufrida en su largo final. Lo valoro por venir de quien ha venido y por lo que tiene siempre de misterioso, por lo menos para mí que, a veces, en los momentos-tiempos más inesperados salen a la luz esos pequeños trozos de historia-vida que tienen una gran importancia vital en las personas.

Casualmente, la frase que venía ’rebotada’ en este seguir el año, y la frase que provocó la respuesta eran las siguientes:

En realidad solamente conocemos bien lo que amamos (Leonardo Boff; La voz del arco iris, Trotta, pag. 78)

A la cual me respondían

… Un poco más allá: “Sólo conocemos lo que amamos y sólo amamos lo que conocemos”.

Quizás, todo ello, ante una reunión de trabajo que hemos mantenido posteriormente nos ha hecho a todos estar más sensibles en relación a la importancia y el valor de las experiencias y a la necesidad que todos tenemos de vivir la vida de primera mano y no a través de ’realidades virtuales’.

Pequeños detalles de un año -11

La conexión entre hechos supera ya la mera casualidad. Es casi como para pensar que una mano oculta va dirigiendo el destino de este entrelazado de frases y comentarios.

He comentado un poco antes la agradable sorpresa que me he encontrado en el buzón bajo el nombre de Librerías con huella. De hecho ya me había llegado hace unos días la Agenda de lecturas que nos proponen, pero ni me dejaron disfrutar de ella.

Casualmente coincide esta oferta, clara y de libros de fondo, con las frases que como propuesta y respuesta tenía preparadas en este ida y vuelta que a lo largo del año he venido manteniendo con aquellos que han querido y se han dejado.

Así, el 27 de abril decíamos lo siguiente: Hay muchos libros cuya edición no aporta nada. Si en España se publicara la mitad de las novedades que se editan actualmente, se podrían reimprimir otros libros mucho más interesantes” (Josep Lluis Monreal; El Libro andaluz nº 45, 2004) y, un buen amigo, catalán para más señas y para que todo quede en aquel territorio respondía: Una verdad como una catedral. Haber si nuestros amigos editores lo entienden..

Al recibir hoy esta agenda hay una cosa que me queda clara: por lo menos, algunos libreros sí lo han entendido.

Aquellos que puedan conseguir la agenda que la disfruten. Yo me comprometo a lo largo del 2005 a ir señalando semana a semana la propuesta que nos hacen estas misteriosas Librerías con Huella

Librerías con huella

Por días casi consecutivos los libreros han conseguido volver a sorprenderme. Escribía no hace más de dos días la iniciativa de la Librería Cálamo y su propuesta de lecturas y me encuentro de nuevo en el correo ordinario y en formato papel otra delicada iniciativa, fruto como siempre de un trabajo callado, constante, coordinado y de valor de un conjunto de libreros que en formato de agenda y bajo el sugerente título de Agenda de lecturas 2005 nos ofrece una lectura para cada semana.

Hay que alabar en la iniciativa, que esperemos continúe año a año, varias cosas:

– La apuesta por la selección y el asumir el papel de prescriptor. Una cosa, que está muy bien, es ser capaz de servir todo el fondo que el cliente nos puede solicitar y otra, muy interesante y clave, es, al mismo tiempo, poner delante del público nuestra selección y apuesta personal.

– Bien, también, por apostar por la recuperación de textos y el recordatorio de libros que no necesariamente han sido editados en el 2004. Esperemos que los editores sepan estar a la altura de las circunstancias y de la apuesta.

– Mejor por lo que tiene de coordinación entre varias librerías. Yo agradezco el envío a Oletvm, pero a través de la informaciones que me llegan por otros canales y de otras librerías tengo constancia de que en esta misma jugada están entre otras la Librería Cervantes de Oviedo que también nos la ha hecho llegar, Escarabajal de Cartagena, Babel de Castellón, Gil de Santander, Santos Ochoa de Logroño y Central de Zaragoza.

– Óptimo por la apuesta de perdurabilidad que queda reflejado en el nombre escogido Librerías con huella. A nosotros nos la ha dejado marcada.

¡Felicidades!