La librería centro de información

La librería es un centro de información, un lugar para el análisis y el reposo del alma, no un almacén diseñado para consumir más a más velocidad. El librero, en fin, ejerce una tarea que desborda los exiguos beneficios que obtiene en cada operación. (Mario Bango; La Voz de Asturias 1 Noviembre 2000)

¿Todos los grandes en Bilbao?

Nos íbamos de vacaciones con la noticia del desembarco de la Fnac en Bilbao.

En una distancia menor que la existente en Madrid nos vamos a encontrar a La Casa del Libro, El Corte Inglés y la Fnac. El orden, en este caso, no indica nada, digamos que respetamos el alfabético ’despreciando los artículos. Ello, junto con la noticia de la alianza entre Eroski y Abacus hace que de aquí a dos años máximo la situación del mundo del libtro en Bilbao, al igual que en otros sitios, cambie sustancialmente. Es de suponer que el grupo Zabaltzen no se mantendrá quieto y realizará algún movimiento. De hecho, parece que a fecha de hoy ya ha realizado alguno que le permita un mayor afianzamiento en el ’mercado local y específico’.

Veremos, finalmente, cómo sobreviven y qué juego dan las dosbles apuestas que se pueden plantear en comunidades bilingües:
– Las cuotas de penetración en castellano y euskera. ¿Restarán importante cifra de mercado Eroski y Fnac al grupo Zabaltzen en euskera?
– La apuesta sólo por el libro o por la convivencia de soportes y aparatos (Casa del Libro contra todos).

Aún así, ya se sabe, cuanto más grandes, más espacios desaprovechados que optros más pequeños quizás sean capaces de utilizar.

El Forum espectáculo

Está claro que la experiencia, si es que así se le puede llamar, del Forum de Barcelona no acaba de agaradar a mucha gente. Han sido contínuos los rumores de intentar tapar con ’barniz cultural’ operaciones y acciones que tenían otro fin.

Carlos Taibo acaba de publicar un excelente artículo en El Correo que debe llevar a la reflexión.

Tras la ’cultura espectáculo’, que es en lo que se ha convertido el Forum se suelen esconder ocsuros intereses que casualmente dejan sólo como legados piedras, pero que, con el breve paso del tiempo, permiten al mismo tiempo que ’el barniz cultural’ desaparezca de la vida ciudada.

Recordemos que la cultura es lentitud y poco se puede hacer en seis meses.

Librero dietista

Si los libros – no todos claro está, puesto que hay también mucha basura encuadernada- sirven, entre otras cosas, para alimentar nuestro cerebro, como asegura un eslogam, los libreros cumplen la función de médicos dietistas, un papel primordial en esta época repleta de carne de vacas locas (Carme Riera)