Editar-2

Editar es, en su mejor sentido, avanzar. Es sacar a la luz lo mejor que deba ser comunicado a la comunidad lectora. Es seleccionar lo que merece ser sacado a la luz. En un tiempo de saturación informativa, la selección es cada vez más necesaria y valiosa, y será bueno cuidar la formación de los selectores y transmisores de contenidos (Jordi Nadal, Valencia 2002)

Anuncios

La cultura

Resulta significativo que la cultura, lo mismo que la agricultura, se hayan convertido, ambas, en sectores altamente sensibles del debate en el nuevo ciclo de negociaciones lanzado en 1999 por la OMC. Más allá de sus implicaciones económicas, la soberanía o la seguridad alimentaria y la excepción o la diversidad cultural afectan directamente al modo de organización de las sociedades, a sus formas de vida. (Armand Mattelart y Eric Neveud; Introducción a los estudios culturales; Paidós, pag. 161)

Lectura, planes, pactos y mediadores

He leído, aunque no sé con certeza si es reciente, la aprobación en Extremadura del Pacto Extremeño por la lectura. Ya hace tiempo que en algunas otras Comunidades existen pactos o acuerdos parecidos. Así ocurre, por ejemplo, en Andalucía o el Plan de Fomento de la Lectura del Ministerio que parece no tener definidas, por lo menos no aparecen en la web, las líneas de actuación del 2005 en adelante.Sí aparecen, en cambio, algunas sugerencias desde Moncloa para el 2005.

En marcos más amplios nos encontramos, también, con esbozos de planes en Iberoamérica, al igual que en Instituciones que llevan tiempo trabajando sobre el tema.

¿Tiene sentido tanto plan para tan poco conseguido?. ¿Qué aportan de sustantivo los unos sobre los otros?. Cuando desde el Ministerio de Educación y Cultura se inició en su momento el trazado de las posibles líneas maestras del Plan parecía preocupar más, a veces, el no ’pisar’ callos que el realizar una propuesta global y coherente.

Todavía, quizás por miopía, no he visto en ninguno de los planes ni en sus desarrollos posteriores, unos objetivos, se cumplan o no después, a conseguir.

Se deberían suponer dos cosas básicas: la primera que los planes sobre la lectura deberían aumentar el porcentaje de lectores y/o, al mismo tiempo, la intensidad y calidad de los que ya lo son, pero nada de esto aparece con claridad. La segunda, es que no parece tener sentido hacer planes en los que algunos de los medidaores claves no aparezcan suscribiéndolos y, algo de esto, pasa, por lo menos en el de Extremadura.

Con el año del Quijote, la lectura, se nos perderá entre los ’Molinos de Viento’ de los Congresos y los libros regalados.

Fe de vida

fedevidaAutor: José Ramón Recalde
Título: Fe de Vida. Memorias
Páginas: 378
Año Edición: 2004
Editorial: Tusquets
ISBN: 84-8310-972-7

Comentario

Empecemos por una pequeña crítica, no al libro, sino a la editorial. Cuando he terminado de leer el libro reseñado he ido a buscar su ficha en el ISBN y, todavía, no aparece la misma. Demuestra ello, y en este caso, una escasa seriedad por parte de la editorial. Me consta de primera mano que en el ISBN las actualizaciones se hacen con rigor y seriedad, de cara a la actualización de la información bibliográfica. ¡Ojalá llegue un día en que no se concedan números del ISBN por adelantado y se utilicen las posibilidades que las nuevas tecnologías permiten para la generación automática de los mismos ante obra presentada para su publicación.

Dicho esto y pasando ya a temas más interesantes resaltar dos cosas de Fe de Vida que, particularmente y quizás en función del momento político que se vive, me han llamado más la atención. La primera de ellas hace referencia, sobre todo en el inicio del libro, a una reflexión sobre el tiempo, su sentido y su vivir que, por sí misma ya merece la pena. La segunda, tanto para los que vivimos en el País Vasco como para todos los ciudadanos es la reflexión y narración sobre lo que supuso el gobierno de coalición entre el PNV y el PSOE y la lectura que del mismo hace José Ramón Recalde.

Junto a ello y a lo largo del libro la reflexión constante sobre la ética política y las pinceladas de la librería Lagun como elemento referente de espacio y reflexión política y ciudadana en el corazón de Donosti.

El cinismo

He terminado hoy mismo de leer el libro Fe de Vida de José Ramón Recalde. De la mayoría de los libros que leo suele ir recogiendo frases, párrafos o ideas que me llaman la atención o me sugieren algo.

Casi al final del libro me he encontrado con la frase que trascribo más abajo y que, automáticamente, me ha situado ante el testimonio de las víctimas en la última comisión de “¿investigación?” en relación a los atentados del 11-M. La frase se refiere a hechos acaecidos ya hace unos cuantos años, pero no me diagan que no les suena ese ’comprender el mensaje’ a algo escuchado recientemente.

Quizás, quienes lo hayan dicho deban también aplicarse el comentario de Recalde.

Ese “¡ya hemos comprendido el mensaje!” que las burocracias de los partidos lanzan cuando los ciudadanos se han manifestado, suele ser, y lo ha sido esta vez, la fórmula hueca que oculta el cinismo de quienes no quieren moverse de sus posiciones. (José Ramón Recalde; Fe de vida; Tusquets, pag. 342)