Bibliodiversidad

En estos sellos independientes y pequeños se halla hoy buena parte del I+D del mundo editorial, y por eso merecen el apoyo de los lectores y de los responsables institucionales (Sergio Vilá-Sanjuan)

Anuncios

Lo pequeño es hermoso

Sergio Vilá Sanjuan ha escrito dos interesantes reflexiones en La Vanguardia poniendo el punto de mira en lo pequeño y lo diverso.

Por un lado, el Renacimiento de lo diverso a través de Ajoblanco. Lo que nos lleva a pensar que, lo que tiene valor, no muere ni desaparece nunca. Lo más que puede pasar es que escoge un estado de invernación hasta que llega el momento oportuno de volver a florecer.

Por otro, el florecimiento de peqqueños proyectos que como el mismo Sergio indica son el I+D del sector editorial. Si así fuera entendido de verdad por todo el sector, serían estos proyectos quienes deberían llevarse gran parte de las subvenciones ya que sería, entre otras cosas:

. aceptar realmente que son ellos quienes arriesgan de verdad
. aceptar que es una de las pocas posibilidades de descubrimiento real de nuevos autores
. aceptar, en fin, que son quienes en el mundo de la producción editorial aportan el mayor valor cultural.

Lo curioso es que este hecho luego no suele tener reflejo en las estructuras organizativas.

La lectura, sus lugares y momentos

La Administración, tanto la Popular como la Socialista parecen haber apostado fuerte, dentro de lo que generalmente, se puesta por la Cultura, por fomentar la lectura en este País. Al hacer planes genéricos ya hablar de términos casi abstractos los proyectos y realizaciones parecen, al mismo tiempo irse vaciando de contenido.

Así se habla de lectura, pero no se habla en ningún momento de qué puede ser interesante leer, de los tipos de lectura, de los espacios, de las valoraciones sostenibles…..

Hay una persona, seguro que más de una, que suele mantener un tono crítico y clarificador sobre la lectura, sus espacios, sus competencias. Es Víctor Moreno.

Recogemos en esta ocasión su reflexión centrada en la escuela

¿Cultura libre y diversa?

He terminado de leer estos días el libro Introducción a los estudios culturales de Mattelart y Neveu, editado por Paidós.

Recojo del mismo una cita en su página 160:

• Al desplazarse desde la UNESCO hacia la OMC, los debates sobre la cultura y la legitimidad de las políticas culturales se han inclinado por el área de las negociaciones sobre los “servicios”. La cuestión del estatuto de las mercancías culturales pertenecerá, en lo sucesivo, al ámbito de la geopolítica y de la geoeconomía. Durante este trayecto, la noción de “diversidad cultural” se ha metamorfoseado en pluralidad de ofertas de productos y servicios en un mercado mundial competitivo, técnicamente preparado para producir diversidad en el seno mismo de la estandarización de masas. Esto es lo que le permitió a Jean Marie Messier, el exdirigente de Vivendi Universal, convertirse en 2001, en paladín de la “diversidad cultural” y azote de la excepción cultural.

Y pienso en el falso mensaje de los grandes editores y de algunos pequeños a su sombra que consideran su obra, las que ellos venden y publican el mayor y mejor reflejo de la pluralidad y riqueza cultural, dejando siempre de lado en dicho discurso la vertiente económica y de poder.

Junto a ello se unen interesantes reflexiones en la red sobre la cultura libre y la superación del ’derecho feudal’ de propiedad.