8 años… Javier López

¿Habéis oído hablar de los blogs?, creo que por ahí van a ir los tiros en cuanto a comunicación de aquí a nada” Algo así comenté con mis colaboradoras de prensa en la Feria del Libro de Sevilla allá por 2007. Para entonces había creado el blog Repiso Libros, e iba dando palos de ciego, primeros pasos en la blogosfera, cuando eran antesala de las redes.

En todo aquel nuevo mundo que se nos abría han sido varios los compañeros de viaje. El primero que me hizo pensar en la importancia de lo que se nos venía encima fue Txetxu. El ya había creado el blog ConValor, pionero donde los haya.
Desde entonces, desde dos puntas distintas, que no opuestas, de la península seguimos manteniendo contacto. Y es que él siempre creyó en el trabajo en red desde su época en Cegal, donde nos conocimos.

Seguir leyendo “8 años… Javier López”

8 años… Tomás González

Felicidades, 8 años….. medido en tiempo de internet es un periodo considerable. La etapa de bloguero de Txetxu empezó a la vez que Facebook y 3 años antes de que Twitter se pusiera en marcha.

Pero me vais a permitir que me mire un poco el ombligo y vea en que ha influido en mi negocio de venta de libros estos 8 años de desarrollo de internet tan espectacular.

Lo primero que nos dio un empujón fue nuestro blog. Importantísimo. Por ejemplo, a través de él conocí a Txetxu y a otros gigantes del libro en España. De otra forma, seguiría aislado en Cáceres, tal vez ni siquiera hubiera conocido “El nuevo paradigma …”, y mi visión acerca del sector sería bastante más estrecha. También me ha servido para llevarme algún que otro pescozón, pero eso es otra historia.
Seguir leyendo “8 años… Tomás González”

8 años… Villar Arellano

Querido Txetxu:

Ya que se tercia, no quiero dejar pasar la oportunidad de decirte en esta ventana amiga el valor de tu discreta pero imprescindible compañía. En los últimos ocho años he atravesado ochenta mundos, he dado cuerda a ochocientos relojes, he suspirado por alcanzar mil ochomiles, he celebrado ocho millones de noticias y lamentado otras tantas frustraciones, he visto explotar una burbuja infinita… pero en este vaivén que es la vida, tu blog, mi blog de cabecera, me ha ofrecido, puntual, un paréntesis de cordura.

Seguir leyendo “8 años… Villar Arellano”

8 años… Mertxe Etxebarría

Dice Jostein Gaarder que una pregunta siempre conduce hacia delante, y hoy me he encontrado preguntando ¿por qué escribimos quienes escribimos? ¿Intentamos comprender el mundo desde otra perspectiva? ¿Intuimos que hay más verdad cerca de lo que llamamos ‘irreal’ que de lo que llamamos ‘real’? ¿Deseamos hacer vibrar a los lectores y lectoras con aquello que hemos sentido vibrar en nosotros?

Escribimos porque tenemos algo que contar, y se nos rebosa sin opción.

Apuntaba el viejo sabio: “No hables si lo que vas a decir no es más bello que el silencio”. Así que me callo y simplemente te hago llegar mi gratitud por tener algo que decir y darnos la oportunidad de escucharlo..

Mertxe

8 años blogueando

8 años… César Coca

Hace tres años que cumplimos cinco años. Porque cuando un blog está de cumpleaños, lo está su autor. Pero también lo están sus lectores. Un blog es una iniciativa individual que se convierte en un viaje colectivo. Y los que tratan sobre los libros aún más, porque la lectura es una de las actividades más íntimas que existen, pero al tiempo una de las que más incitan al intercambio de opiniones, de sugerencias y pasiones.

Txetxu nos habla de libros y de cuanto los rodea, de los nuevos y los viejos, los libros de siempre y los que son unos miles de k que solo adquieren forma cuando se introducen en ese instrumento llamado e-book que algunos consideran un invento del demonio y otros la encarnación del futuro. Txetxu, seguimos aprendiendo mucho contigo. Que los hados nos permitan celebrar en 2015 que hace tres años que cumplimos tres años de nuestro festejo por los cinco años.

Un abrazo

8 años… Noemí Pastor

Me encanta que los blogs cumplan años.

También me gusta mucho que la gente cumpla años. De hecho, como escribía Atxaga, envejecer no es tan malo si piensas en la alternativa. Pero ese es otro asunto.

Me encanta, como decía, que los blogs cumplan años, porque eso significa que están vivos y que algún día yo podré parecerme a ellos; me ayudan a seguir, a pesar de los altibajos, me muestran el camino, por así decirlo, y me sirven como modelo a imitar.

 Bueno, al final va a resultar que no es tan otro asunto: es que los blogs son tan humanos como quienes los producimos.
Un abrazo.