Aerredesign, cuatro años de trayectoria como espacio expositivo

El próximo martes 16, a las 19:30, Aerredesign celebrará sus cuatro años en su última ubicación con la inauguración de la exposición colectiva que hemos organizado como aportación a la edición 2017 de Bilbao Art District, a la que nuestro espacio ha sido llamado a participar.

Esta muestra quiere ser un relato del momento creativo actual de un pequeño grupo de creador@s que, en una ocasión determinada, se acercaron a su estudio, les conocieron y comenzaron una colaboración que en muchos casos perdura y en otros está aún por consolidar.

Su origen y formación es tan diversa como las ciudades de Bilbao, Buenos Aires, Suecia o Florencia y el diseño, la arquitectura, o la fotografía. Su relación con el arte es transversal y libre de prejuicios. La convivencia de sus distintos lenguajes expresivos da lugar a una visión poliédrica de este tiempo y este lugar.

Es la mejor manera de celebrar cuatro años de trayectoria como espacio expositivo, del que tú también formas parte con tu apoyo e interés.

¡Alcemos las copas con Pilar y Natalia!… que además también han puesto su granito de arena a la iniciativa Lasai abierta a otras experiencias y proyectos.

Por cierto, si les seguís un poco, veréis que andan y se mueven en muchas ocasiones en terrenos cercanos al libro objeto y a algunas de sus posibles derivadas.

Pilar Andrés de Aerredesign en Bilbao. Veo el futuro elevando el trabajo en papel a categoría de joya

Me llamo Pilar Andrés

Trabajo en Aerredesign en colaboración con mi socia Natalia Rotaeche. El estudio viene funcionando desde el año 1995, los primeros años en Las Arenas y desde 1999 en Bilbao. La idea de montar el estudio fue consecuencia de la escisión del departamento gráfico creado en 1992 dentro del estudio de diseño integral TresD.

Considero que mi/nuestra apuesta profesional actual –desde 2013- es diferenciada y muy personal. Se caracteriza fundamentalmente por ser una muestra de una parte de la industria creativa local y de nuestros gustos e intereses.

Me gusta porque el formato estudio/tienda/galería nos permite contactar con personas de diferentes ámbitos de la cultura y la creatividad y generar colaboraciones enriquecedoras.

Cuando tenía doce años quería ser arqueóloga, pintora, decoradora, arquitecta… Y tener un lápiz mágico que convirtiese en real cualquier objeto dibujado (lo vi en un cuento, en  mi televisor en blanco y negro).

Cuando me toca explicarle a una persona que no conozco por qué me gusta mi oficio le digo que cada proyecto me permite aprender mucho sobre el sector, el producto o las personas que están detrás de él, y siempre son diferentes.

Más allá de las apariencias, la realidad de mi día a día en el trabajo es hacer constantemente labor pedagógica sobre mi profesión y capacidades para generar confianza, cumplir las expectativas y  justificar el precio de mis servicios ante muchos clientes que infravaloran y/o aún desconocen esta actividad.

Seguir leyendo en lasaiblog.