Redes…relacionales

Tarde y noche, las de ayer viernes, de disfrute y celebración.

Una comida tardía en casa, tranquila. Vino, verdura, unas alubias limpias, charla… ¡Sólo faltaron las yemas!

Frío en la calle en torno a las 18:00 cuando salimos hacia BilbaoArte. Granizo y lluvia.

En BilbaoArte nos convocaba Josune Urrutia. Os dejo unas imágenes y un vídeo que, creo hablan por sí solas.

Allí, nos convocamos, nos juntamos y de allí nos fuimos a celebrar la vida la amistad, la conversación y el gusto de seguirnos encontrando…

Anuncios

Los Luises

Comer y conversar.

Disfrutar del tiempo y del encuentro con Luis I y Luis II.

Con el I suele ser más habitual que con el II con quien hacía mucho, mucho tiempo que no compartía mesa, mantel y charla. Una agradable sorpresa encontrarle hoy.

Nos ha bastado para alimentarla unos cachelos y un poco de pulpo en El Pulleiro. A partir de ahí y animados por el albariño y el encuentro, la conversación fluye y vamos pasando repaso a los últimos años. Me produce curiosidad que no sorpresa la extrañeza que causan fenómenos como el de la autoedición y autopublicación entre otros sectores de la cultura por la contaminación que suponen sobre el sentido de lo que se hace y propone y de la que algunos quieren hacer bandera.

Hay tiempo para el regalo, el aprecio a la edición cuidada y el pase de notas….

Hablamos de cine, libros, música, teatro, política, anarquismo, liberales, nacionalismo, amor, vejez, estudios, hijos, familia, cómo nos vemos, nos sentimos… y nos vamos dejando llevar… hasta aterrizar dos de los tres en el chocolate que nos trae recuerdos… y nos pone, además tiernos, al ver los niños que nos rodean…

Antes de que acabe el año, más.

Manolo, te están esperando…

Pequeños regalos…

 

Hasta pronto amigo Víctor

Amiga Josune. Ahora toca terminar la obra. Un beso muy especial para ti.

Ayer a la noche escribí el silencio.

No tenía más palabras.

Sabíamos que iba a llegar. Estaba ahí, esperando a la vuelta de la esquina más inesperada, pero estaba. La muerte como compañera no querida, pero con la que te sabes que te vas a topar.

Fue ayer a la noche.

Escribí en facebook:

Hoy ha sido una tarde rara.
Quizás esperada o sabiendo que iba a llegar.
Ahora, ya cuando ya ha entrado la noche sólo queda el silencio…

Hoy, al levantarme, leo palabras de buena gente, de amigas y amigos que reconfortan y comparto.

Fernando Fantova:

Una comprensión mínimamente cabal del devenir de nuestra vida individual nos hace conscientes de hasta qué punto nuestras supuestas trayectorias y logros son posibles gracias a las trayectorias y logros de personas que nos abrieron caminos, a cuyos hombros nos encaramamos o con las que compartimos proyectos. Por eso hoy se debe hablar aquí de Víctor Urrutia Abaigar.

Pedro Ugarte:

Ha muerto hoy Víctor Urrutia, sociólogo, profesor de la UPV/EHU, escritor. Tuve la suerte de trabajar con él a lo largo de cuatro años. Por tarde que me fuera del Rectorado, la luz de su despacho seguía siempre encendida. Llevó escolta muchos años, para vergüenza de mi país. Era un hombre de palabra llana y con muchas más razones para llamarse cristiano que algunos amanerados estetas como yo. 

Teresa:

Te nos has ido. Te has escapado entre los dedos de nuestras manos. Apenas hace un rato y me cuesta hablarte en pasado. Me cuesta incluso escribirlo. Pero es un pequeño homenaje que quiero brindarte. Te lo debo.

Pedro Ontoso en El Correo:

En realidad hablábamos de muchas cosas cuando compartíamos mantel y escoltas en los tiempos de persecución de ETA, cuando la falta de piedad esclerotizaba a una sociedad vasca narcotizada. Como director de tesis hemos compartido muchas horas de reflexión sobre la violencia política, el terrorismo, el papel de la Iglesia y de los partidos políticos. Como sociólogo ha dedicado muchos años a tratar de entender cómo funcionan las sociedades, a descubrir sus grandes problemas, a realizar un diagnóstico acertado y a proponer políticas y soluciones. A Víctor le dolía la sociedad vasca que miraba para otro lado, la «quiebra moral».

Eva Díaz Tezanos:

Era un apasionado de Cantabria. En su refugio de Ucieda paseó cada rincón de nuestra querida Cantabria. Conocía cada collado, cada valle, cada río, cada uno de esos espacios mágicos que conforman nuestra región y que siempre se entrelazaban entre nuestras conversaciones sobre actualidad política. Siempre accesible a todos y cada uno de nosotros fue bálsamo para nuestros miedos y alimento para inquietudes.

Andoni Unzalu:

A mí me sorprendió su faceta religiosa. Un creyente raro que defendía su fe desde una posición estrictamente de libertad personal sin intentar hacer proselitismo alguno. A veces yo le tomaba el pelo y le preguntaba cómo una persona racional y culta como él podía seguir creyendo en los mitos. Nunca se enfadó ni intentó rebatirme.
Él era creyente porque era libre para serlo, y punto.

Pello Salaburu:

Para mí era, por encima de todo, un amigo y una buena persona. Generosa, abierta, humilde en sus comentarios. Cercana. Sabía, esto es cada día más raro, callar y escuchar.

Víctor_Pello_salaburu

Idoia Mendía:

Un socialista íntegro, pero sobre todo un buen hombre.

Javier Elzo:

Yo veo en Víctor un prototipo del ideal, de la esperanza que me hago del hombre (y de la mujer) del nuevo siglo: que ponga los Derechos Humanos por delante de las legítimas y diversas opciones políticas, religiosas, sociales, culturales etc. Vivimos en un mundo multicultural, multiétnico, en una sociedad plural.

ABC

El Correo.

Irala 100 urte.

Recordamos hoy a nuestro amigo, el sociólogo y profesor universitario Victor Urrutia fallecido ayer. Lo hacemos agradeciendo su imprescindible aportación para el conocimiento de la historia de nuestro barrio y su infatigable disposición para difundirla. El pasado 15 de noviembre de 2016 nos ofrecía una de sus memorables charlas bajo el título “Iralabarri, pionero del urbanismo social en Bilbao”

PSE-EE

Recuerdo un viaje compartido en coche a Madrid hace años, muchos años cuando ambos andábamos trabajando allí. Salimos en coche, tras enseñarle el quiosco que más pronto abría a las mañanas en Bilbao y que sigue siendo de los primeros en levantar la persiana. Conversar y disfrutar del viaje para siempre poder volver a hilar en el siguiente encuentro.

En uno de los últimos que tuvimos él seguía queriendo captar la vida para seguir disfrutándola.

Hasta la vista amigo.

Loli, Gorka, Josune… ¡Abrazos!

 

El día 20…

Para allá que vamos…

Beber/beure: 1. intr. Ingerir un líquido.
Comer/menjar: 1. tr. Masticar y deglutir un alimento sólido.
Conversar: 3. intr. desus. Vivir, habitar en compañía de otros.
Compartir: 1. tr. Repartir, dividir, distribuir algo en partes. 2. tr. Participar en algo.
Disfrutar/gaudir: 1. tr. Percibir o gozar los productos y utilidades de algo.
Vivir/viure: 1. intr. Tener vida.


Si habéis recibido esta invitación, entonces ya sabéis de qué se trata. No hace falta adornar con hipérboles desmedidas lo que supone este día para nosotros y lo que nos gusta que vengáis para compartirlo con todos vosotros….

Esta…

viaja con nosotros… llena de…

Momentos de cariño, ilusión, emoción y amistad…

El miércoles pasado Bilbao atardeció húmedo y desapacible.

Quizás por ello muchas fuimos a arroparnos a Sarea al calor de los amigos, la compañía y el verso.

Hubo mucha emoción contenida y desbordada. Dependió del momento y las personas. Muchos guiños cómplices.

Uno de esos pocos momentos que quedan para siempre, sintiéndote cómplice y partícipe de un instante especial.

Víctor congregó a mucha gente.

Se emocionó y nos emocionamos. Había y hay mucha vida vivida y compartida.

Ahora que en unas horas viajaré para celebrar también un momento especial mañana sábado con buenos amigos no está de más que este texto una momentos vitales significativos con un poema de Víctor de El libro de los días.

 

VERBOS

Disfrutar

Degustar

Escuchar

Retener

 

Conjugar

tu sonrisa

limpia

como el cielo azul

como tus ojos

claros

Alegrías de fin de semana…

Cuatro por lo menos…

  • Lo escrito por Raquel Paris en facebook. Una loa al trabajao bien hecho de manuel Ortuño en Trama.

Un bellísimo libro ha llegado a mi buzón: “Del Matrimonio” de Emile Zola de Trama Editorial. Cuatro estupendos relatos que como dice Manuel Ortuño son un pequeño divertimento. Una delicia.
Una edición primorosa, como ya es difícil encontrar: elegante portada con una delicada acuarela de Antonio García Mora, buen papel, unas guardas rojas carmín y ¡cosido!; sí, cosido. Qué buenos libros edita Trama para los amantes del libro.

matrimonio_raquel_paris

  • El grupo de discusión del que disfruté y en el que participé ayer a la tarde sobre políticas culturales, incluida comida previa de calentamiento. Escuchar, proponer, matizar, complementar, discrepar, proponer… un regalo por la compañía del resto de participantes.

grupo_discusion comidaprevia

  • Saber que viaja ya y que empieza a rular el libro de Perroantonio Te voy a hacer una autocrítica. Diccionario para entender a los humanosPoder disfrutar de todo el proceso, desde el acuerdo del autor con el editor, la revisión de pruebas con correos cruzados a tres bandas que Manuel Ortuño proponía convertir en un epílogo hasta verlo ya, todavía en foto, en la sede de Trama… tiene su punto.

Luego te llevo la contraria en todo salvo en las dos únicas correcciones que hay que hacer… De lo demás, ni de coña. (fragmento de un correo autocrítico ;-))

autocritica_base

Autocrítica, según el diccionario…  Auto de fe comunista en el que se reprende amablemente a un camarada por sus desviaciones antes
de someterlo a purga o reeducación (en inglés, torture)…. (sigue)

  • La cena con amigas y amigos que hoy toca con, como siempre, conversación y puesta al día larga, larga, larga… y ¡partida!

El cuidado son los otros…

Dura tarea la de morir, cuando se ama tanto la vida. (Simone de Beauvoir; Una muerte muy dulce; Edhasa; pag. 113)

Antonio Rodríguez de las Heras, escribe casi al final de su artículo de hoy, Papel mojado, lo siguiente:

Así que la mejor forma de preservar la palabra de esta persecución fue hacerla tan intangible e invisible como la memoria, es decir, que reposara no sobre el papel, por protegido que estuviera con unas cubiertas, y en un lugar oculto, sino en la red de neuronas de los cerebros de los hombres libro.

 

Al final, menos el otro, el tú que nos hace yo y sin el cual el yo no existe que diría Buber, todo lo demás son mediaciones que seguirán mutando.

En lo fundamental de la vida, que es la falta o el dolor sobre la misma o el dolor que nos producen sus condiciones bloqueadoras de una vida plena, es el tú, los tús o unos otros que no todos, los que nos cuidan y a quienes cuidamos, con quienes intentamos preservarnos.

Escribo esto conmovido por muertes cercanas, por dolores vitales de amigos que hacen que el centro se vuelva a resituar.

Ella nunca pregonaría. “¡qué feliz soy!”. Es mucho más enigmática y mucho más clara que eso: sabe hacer felices a los otros. ¿Quién puede lo segundo sin lo primero? (Ángeles Mastretta; El cielo de los leones; pag. 227)

http://www.bez.es/908946449/Papel-mojado.html