Slow publishing

Las reflexiones y propuestas de André Schiffrin en torno al sector del libro me han parecido siempre en general interesantes y sugerentes.
No es además un cualquiera en este mundillo. Acumula experiencia y buen hacer. Además parece que las apuestas que ha ido haciendo han sido siempre bastante consecuentes.
En el ‘Almuerzo con…’ de El País de ayer se recogen algunas perlas que creo son de interés.
– La primera es precisamente la que hace referencia al título que siguiendo el modelo y la tendencia slow food plantea el slow publishing que, entre otras cosas, pretende dar más tiempo a los libros en las librerías para que puedan ser encontrados.
– La segunda es la reflexión que plantea sobre las librerías. Dice: El cierre de librerías significa que habrá menos lugares en los que los lectores descubran los libros. Siempre he dicho que la librería ideal no es la que tiene el libro que andas buscando, sino la que te vende el libro que no sabías que querías.
Para este encuentro imprevisto siempre hace falta tiempo como para casi todo lo que merece la pena en la vida porque es donde apostamos siempre por un recurso finito y medido.

Una educación política

una_educacion_politica.jpg

De André Schiffrin y editado por Península.

Nunca está de más saber el ambiente en que se mueven las personas y a lo largo de estas páginas el autor de El control de la palabra y La edición sin editores nos va situando en su propia evolución y la de su entorno para intentar comprender mejor sus posturas defensoras de la independencia y del plus cultural que debe tener la industria del libro.

Su postura frente a los grandes grupos sigue estando presente y quizás sea más comprensible leyendo y viendo su propia vivencia y crecimiento personal.

Acercamos el post que el ojo fisgón elaboró con motivo de la estancia de Schiffrin en Barcelona para la presentación del libro.

La edición independiente en Babelia

Interesante que un medio de comunicación de un grupo editorial y de comunicación se ocupe en un suplemento de la edición independiente.

Seguro que todos los que están son, pero, también es seguro que faltan muchos.

Nos llama mucho la atención el papel que se le concede a un distribuidor en uno de los artículos , quizás se debería tener en cuenta la reflexión de Schifrin: En la década de 1920, Henri Bergson observaba que los que controlan la distribución controlan el mundo. Esto cada día es más válido en lo que se refiere a los productos culturales. Los editores –como se vio en el
caso de Le Senil- hace tiempo que han visto que es más rentable distribuir los libros de otros que publicar ellos mismos. Pero también en este terreno la última palabra la tienen quienes controlan las grandes superficies. (André Schiffrin; El control de la palabra ; pag. 64) y alguna otra más que ya hemos hecho en ocasiones anteriores.

Parte de la historia y del doble juego de algunos autores-editores o editores-autores.

Muchos se han quedado por el camino

El control de la palabra. André Schiffrin

el_control_de_la_palabra.jpg

Autor: André Schiffrin
Título: El control de la palabra. Después de «La edición sin editores»
Páginas: 139
Año Edición: 2006
Editorial: Anagrama
ISBN: 84-339-6238-8

Comentario

Tras la publicación de «la edición sin editores«, más centrado en su experiencia y análisis del mercado norteamericano nos llega, debido a su conocimiento y su residencia durante medio año en París, El control de la palabra como reflejo y análisis no sólo de lo que pasa en Francia, sino lo que puede pasar en el «ámbito» del precio único.

Se podría sacar una primera conclusión peligrosa para el modelo pero que parece irse confirmando: la aplicación del mismo junto con otros factores puede ayudar a crear una situación de oligopolio cubierta de un barniz defensivo cultural.

Ya, en esta línea y hace unos años, aunque ha pasado más desapercibido, Editorial Popular publicó un libro de Janine y Greg Brémond que bajo el título de «Las redes ocultas de la edición» (2002) venía a hacer incidencia en temas parecidos que el tiempo ha ido agudizando.

Perfectamente podemos leer el libro de Schiffrin desde el punto de vista epañol. Basta, en la mayoría de ocasiones con ir haciendo un juego de cambio de nombres o/y de empresas.

Interesantes y discutibles, pero, insisto, interesantes, algunas de las propuestas que realiza para el mantenimiento de la edición de calidad y la diversidad.

Algunas ideas

– El libro de bolsillo, lo más rentable (pag. 27)

– El sector del libro sigue teniendo pocas barreras de entrada (pag. 123)

– Concentración y conformismo de los medios (pag. 20-21)

– Beneficios y volúmenes de negocio de algunos grupos (pag. 54-55,67 y 75)

– Porcentajes de canales de comercialización en Francia. Las librería independientes sólo el 18% (pag. 62-63)

– Quién está detrás de las industrias culturales en Francia (pag. 59-60)

– Modelos societarios para mantener la independencia (pag. 122)

– ¿Donde está realmente el negocio (pag. 83-84)

– Papel que puede jugar internet (pag. 117-118)

– Distribución y control (pag. 64)