¿De verdad apoyan los editores de libro de texto a las librerías?

Leo con cierta sorpresa el aparente apoyo de los editores del libro de texto asociados en ANELE al sector librero.

Merece la pena fijarse en la frase final:

las editoriales de ANELE están comprometidas con la no discriminación de las librerías

¿Es esto apoyo o es un trato igualitario que no refleja de ninguna manera en qué se concreta el apoyo?

En las relaciones comerciales que es lo que hay entre editores y libreros, entre vendedor (editor) y comprador (librero) el apoyo se muestra realmente vía comercial que se concreta en condiciones preferentes bien sean descuentos, rápeles o lo que se quiera, pero esa llamada a la no discriminación lo más que hace es situar, por lo menos inconscientemente, a las librerías en una situación de desventaja en trato por parte del editor frente a otros actores, ¿AMPAS quizás?.

Queda siempre el interrogante abierto de qué valor aporta el librero ante un producto sobre el que él no realiza ninguna elección y es un mero espendedor.

En cualquier caso serán los propios editores los que tendrán que explicar esta paradoja entre este reconocimiento a la librería como

parte esencial de la cadena del libro en España

y

la defensa de la no discriminación de las librerías frente a cualquier otro operador implicado en la comercialización de libros de texto.

que o se supone que es tan esencial como la librería o que se está o están, los editores de texto digo, jugando a otra cosa.

Basta en cualquier caso mirar con ojos críticos los propios datos de Comercio interior para ver cómo ese apoyo evoluciona por parte de los editores realizando cada vez mayor volumen de venta directa sin pasar por ese ‘canal esencial’ para ellos.

Libro de texto y mercado de segunda mano

Los editores pertenecientes a Anele, en función de algunas de las declaraciones últimas, no parecen encontrarse excesivamente cómodos en la nueva situación o panorama.

Por un lado en Aragón hacen declaraciones en la línea de que en dicha Comunidad parecen tener el “sistema más perjudicial para la industria editorial ” , pero, al mismo tiempo constatan que el sistema que se va a imponer en el País Vasco les puede obligar a retirarse del mismo.

No estaría de más, en todo caso, que La Razón no nos cambiase el sexo del Consejero. Ello, indica, casi con seguridad, que va a ser peor que el de Aragón donde los editores, hasta la fecha, no han lanzado advertencias de este tipo.

Será interesante saber en este línea si Elkar, socio de ANELE comparte esta afirmación.

Junto a ello nos encontramos en este paisito con datos que sitúan las expectativas de penetración de las grandes superficies en el mercado del libro de texto en alreredor del 25%. Ello supondría 10,8 puntos más que en el año 2005 (no disponemos todavía de datos del 2006). Sería interesante cuánto va a suponer la venta directa por parte de los editores y la variación de la misma que se situaba en el 23,7% en el mismo año. Es decir: robaban más cuota de mercado a las librerías que las grandes superficies. Dicho de otra manera: si los editores no vendieran directamente, quizás hubiera espacio para todos los vendedores finales.

Por otro lado, el artículo de César Coca me deja, básicamente, dos interrogantes encima de la mesa.

1. Si lo reseñado en relación a la compra es cierto y legal, asunto sobre el que tengo mis dudas, ¿qué sentido tiene el precio fijo?

2. Cada vez me resulta más sospechoso el discurso del rechazo al libro usado por poco higiénico. Es claro que en otros países, probablemente con otros ámbitos y ambientes educativos este hecho existe y no sólo con el libro de texto, sino con muchos otros libros.

Hay muchas cosas a las que seguir dando vueltas, pero intentando que no nos mareen.

El libro de texto más barato

Se entiende, por lo que se puede entrever en esta noticia
que las grande superficies e hiperi lo van a vender en todos los casos
a precio de costo ya que todos parecen afirmar que van a tener los
precios más baratos.

¿Habrá habido por parte de los editores los mismos precios de cesión para todos?

¿Estarán siendo los editores los que, en el fondo venden más barato que nadie cuando están haciendo venta directa a los centros?

¡Qué mal rollo! Se veía venir, o mejor, seguir

Etiquetas: ,

Homenaje a Mauricio Santos

Ayer se celebró en el Casino de Madrid una comida a Mauricio Santos hasta fechas recientes presidente de ANELE con quien a lo largo de estos años, más en los que estuve trabajando en Cegal me han unido fuertes relaciones de trabajo, discusión, negocicación y reivindicación a veces concertada y a veces no alrededor del espinoso asunto del libro de texto.

Siempre más allá del trabajo cotidiano y las discusiones y momentos duros que ha podido haber, tal y como ayer señalaba, quedaba después la persona con la que
se ha podido y se puede hoy todavía seguir hablando charlando y debatiendo sobre lo divino y lo humano. Es un gran conversador y mejor persona. Doy fe, como ayer se dio.

Resalto entre los parlamentos una frase que, como se señaló, tiene gran importancia en este sector del libro: “Mauricio ha sido una de las personas más conscientes de la importancia de no decir tonterías en este sector ya que son muchas y muchos los que las dicen”.

Junto a ello resaltar como siempre en los momentos de negociación y más allá de las formas ha habido cuando él ha estado enfrente u otras que ha estado al lado una puerta abierta que permitiera en todo momento mirar más allá para intentar y poder encontrar un posible consenso o acuerdo.

Alguno, ya a la noche, creo que ha sido la primera vez que me ha visto con corbata o, como decía otro, vestido de “el chico que va a pedir las subvenciones”. Quizás el que más se extrañó fue Josep Lluis ya que hubo en tiempos pasados una reunión de negociación en la que precisamente tuve que ir sin corbata y sin chaqueta. ¡Qué tiempos!

Manifiesto por el libro, por las librerías, por una educación de calidad con libros

Los libreros, distribuidores, editores y autores españoles, reunidos en Madrid con motivo de su 64ª Feria del Libro, para analizar la situación de las librerías,

Convencidos de que la existencia de una amplia red de librerías independientes es la única garantía de una oferta cultural plural y diversa de libros, al alcance de todos los ciudadanos,

Alarmados ante los datos del Observatorio de la Librería, que nos hablan del creciente debilitamiento y desaparición de las librerías medianas y pequeñas, que pierden cuota de mercado, precisamente en sus segmentos
más rentables, y

En una apuesta clara y decidida por el futuro de las librerías y del libro en
España,

MANIFESTAMOS:

1. Nuestro profundo convencimiento de que el libro sigue siendo el principal y más eficaz instrumento de difusión del conocimiento, del saber y de la cultura y de que sólo una amplia red de librerías independientes y de proximidad hace posible la existencia de una oferta de libros diversa, plural y de calidad.

2. Que librerías y bibliotecas son complementarias, que son espacios imprescindibles para el correcto desarrollo a largo plazo de planes de fomento de la lectura, y para la formación intelectual y cultural de nuestra sociedad.

3. Nuestra preocupación por la ausencia de políticas de Estado ambiciosas y realistas en apoyo del libro y de las librerías, a pesar de los propósitos manifestados en el programa electoral del Gobierno actual, de “otorgar a la cultura y a la educación el rango de políticas estratégicas del Estado”.

4. Que queremos recordar y reclamar al Gobierno de la Nación el cumplimiento de los “objetivos estratégicos” de su programa cultural electoral, entre los que destacamos los siguientes:

Objetivo 52: Proteger e impulsar a los pequeños y medianos comercios culturales de proximidad, para fortalecer el tejido cultural cercano y la economía del sector.

Objetivo 58: Duplicar el ratio de libros por habitante, para equipararlo al europeo (pasando del 1,1, español actual al 2,2), mediante un Plan Extraordinario de Dotaciones Bibliotecarias.

5. Por lo que instamos a que las políticas del Estado se orienten en el sentido de cumplir estos objetivos

6. Para tal fin, con confianza, pero también con toda firmeza, SOLICITAMOS:

• Que se elabore con carácter de urgencia el Plan Estratégico de Dotaciones Bibliotecarias, prometido en el programa electoral del PSOE, para que nuestras Bibliotecas públicas puedan tener colecciones actuales y suficientes.
• Que se tomen medidas para impulsar y dinamizar las pequeñas y medianas librerías de proximidad, mediante un plan a medio plazo de adecuación y modernización de las estructuras del comercio del libro.
• Que se garantice el precio fijo y único de los libros en un marco jurídico estable y se restablezca su aplicación en los términos legislados en otros países europeos como Alemania, Austria, Francia, Holanda, Bélgica, Dinamarca y otros.
• Que se supriman las excepciones legislativas que, contra toda razón, permiten usar los libros de texto como reclamo publicitario mediante oferta de rebajas en temporada de ventas, cosa expresamente prohibida para todos los demás artículos.
• Que se propicie y fomente una educación de calidad con libros. En este sentido, queremos expresar nuestra satisfacción porque el Anteproyecto de Ley Orgánica de la Educación recoja en su artículo 108, por primera vez en una Ley, la obligación de crear y dotar Bibliotecas Escolares en todos los centros de enseñanza públicos. Sin embargo, debemos manifestar nuestra decepción porque en el proyecto de memoria económica no se incluya la más mínima partida presupuestaria para ello.
• Que el Gobierno de la Nación y los de las Comunidades Autónomas reconsideren las políticas de gratuidad de los libros de texto y opten por modelos de gratuidad modernos –como el cheque libro-, pedagógicamente eficaces y que no afecten a la estabilidad del sistema del libro. El modelo de gratuidad mediante préstamo, que se está generalizando, es un modelo obsoleto, en proceso de abandono en otros países, por sus nefastas consecuencias sociales y para la enseñanza. Y, además de ser pedagógicamente inadecuado, pues conlleva un uso limitado de libros obsoletos, ya está provocando el cierre de muchas librerías y a la destrucción de la red de servicios
libreros.

7. Por último apelamos al Presidente del Gobierno de la Nación y le solicitamos con todo respeto que asuma personalmente la dirección de la política cultural y educativa. Es imprescindible combinar voluntad política y dotación económica adecuada para el fomento de la lectura en nuestro país y para la creación y dotación de bibliotecas Públicas y Escolares. Es primordial, además, que se arbitren los planes y medidas necesarios para el mantenimiento y protección de una red suficiente de librerías independientes y de proximidad, que garanticen una oferta cultural y editorial variada, plural y diversa.

Es lo que manifiestan y solicitan los libreros, distribuidores, editores y autores españoles asociados en CEGAL, Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, FANDE,Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones, FGEE, Federación de Gremios de Editores de España, ANELE, Asociación Nacional de Editores de Libros de Enseñanza y ACE, Asociación Colegial de Escritores.

En Madrid, en la 64ª Feria del Libro, a 7 de junio del año 2005.