Informe de lectura. Primer acercamiento

Informe de lectura

Informe de lectura es el título del libro editado por Comanegra y escrito a cuatro manos y a dos idiomas por Abel Cutillas e Isabel Sucunza, iniciadores y seguidores del proyecto que supone la Llibreria Calders.

Lo terminaré de leer este fin de semana. Me faltan 40 páginas del texto de Abel que está en catalán.

Lo prologan Antonio Ramírez y Josep Cots.

Si podéis, leerlo. Creo, francamente, que merece la pena. Leerlo como una experiencia narrada y reflexionada. Entresacaréis del mismo ideas, propuestas, sugerencias y algunos temas también para el debate.

Creo que volveré sobre él en varias ocasiones en los próximos días.

Hoy sólo quiero hacer una avanzadilla con una cita del texto de Antonio Ramírez que prologa en castellano el texto de Abel en catalán, al igual que el texto de Cots en catalá prologa el de Isabel en castellano.

Escribe Antonio:

Durante todo este tiempo hemos debido soportar un ruido de fondo bastante persistente: el de los agoreros del futuro digital y sus imperativos machacones. Pero si algo hemos aprendido escuchando a los tecnófilos es a distinguir mejor las virtudes del libro de papel. Y una de ellas es lo que se suele llamar el «modelo de negocio». En el papel las barreras de entrada son muy bajas, no es complicado ni costoso plasmar un par de buenas ideas en forma de libros impresos; y cuando se trata de una serie de buenas ideas desarrolladas con honestidad, suele ocurrir que un número amplio de lectores las aprecian, suficiente como para permitir al editor materializar otro buen puñado de buenas ideas. Además, el libro de papel es el medio natural para el despliegue de proyectos personales; las posibilidades que ofrece para articular forma y contenido de una manera singular y creativa son casi infinitas. Cada libro es una start up y a la vez una spin off. Con la diferencia de que uno puede ganarse la vida con ello. Muy modestamente, claro. Pero para vivir de tus creaciones no es necesario que venga una compañía de teléfonos y te compre el invento. (pag. 12)

Hoy a la mañana, antes de escribir esto le leía a Jorge Carrión en facebook:

Ya tengo todas las liquidaciones de las ventas de mis libros de 2016 en todo el mundo. La conclusión principal es la siguiente: por cada 1000 ejemplares vendidos en papel, se venden 8 en e-book. Ocho por mil. Ocho. Por. Mil.

Lo de Jesús Marchamalo era mñas crítico. Contestaba:

Doblas mi porcentaje. En las últimas liquidaciones, la proporción era de cuatro por mil.
Cuatro ebook por cada 1000 ejemplares vendidos.
O fracción.

Menos mal que como algunas otras veces, El Roto ya había señalado la dirección hacia donde algunos pretenden llevarnos.

Hay que analizar a esa generación de gurús que viven de profecías tecnológicas, de curso en curso, de charla en charla, pese a que ninguna de ellas se ha cumplido jamás. Escribía después Carrión.

Nota final.

En este tranquilo espacio es donde fundamentalmente me he leído en un par de tarde el libro acompañado de personas de más edad que yo y bajo el murmullo de sus suaves y pausadas conversaciones.

Librerías 400 años después. Algunas notas tras el encuentro

Reencontrarse con amigos y compartir conversación y tiempo es un gran lujo.

Poder compartir conversación sosegada, cervezas y picoteo no con todos, pero sí con Lluis Agustí, Ana Zendrera, Silvia Clemares, Marina, Manuel Dávila, Antonio Ramírez, Lola Larumbe, Iria Álvarez y algunos más ha sido un gusto.

Poner cara gracias al encuentro a Ana Corroto, Marta Magariños y José Ángel Fornas.

Agradecer a la Fundación Santillana, la Embajada de México y el Instituto de México en España que han facilitado este encuentro es lo menos que uno puede hacer.

//platform.twitter.com/widgets.js

Señalaré algunas frases e ideas que me llamaron la atención acompañadas, en alguna ocasión de alguna reflexión que las mismas me han sugerido.

Nada está pasando como se pensaba que iba a pasar.

    • La estupidez o si se prefiere el sinsentido de preocuparse por el futuro de las librerías. Basta con cambiar las preguntas o volver a hacerse las preguntas por el sentido.
    • Los libreros son mis particulares héroes culturales (Basilio Baltasar). La importancia de las microconversaciones poco conocidas. Quizás sea interesante abordar una etnogarfía librera.
    • Librería siempre se debe conjugar en plural de presenteS y futuroS.

//platform.twitter.com/widgets.js

  • La tecnología y lo digital siempre deben estar al servicio de lo humano.
  • La tecnología es un ‘comodity’. No es lo sustancial del negocio.
  • Algoritmos sí- algoritmos no.  Es como el ‘me quiere no me quiere’ deshojando margaritas.
  • La transición es mucho más lenta de lo esperado.
  • El lector adopta las tecnologías si la siente como necesaria.
  • Las experiencias que han nacido en medio de la actual crisis traen en su ADN ya incorporadas otras lógicas.
  • Una librería es la selección de un librero.
  • ¿Cuál es en el siglo XXI el elemento cultural predominante en o para la trasmisión de valores?
  • ¿Volvemos hacia la oralidad?
  • Modelo IBIC de clasificación para las librerías.
  • La comunicación son los libreros físicos y digitales es distinta.

El problema entre lo físico y lo digital no lo tienen los lectores, quizás sí los profesionales del sector.

  • Cuando se dice que Amazon nos ha ayudado mucho. A qué nos referimos exactamente.
  • La pantalla quizás esté incidiencdo en que la imagen pase al papel. Aumento de consumo y facturación en cómic y novela gráfica.
  • Nunca ha sido fácil llevar adelante una librería.
  • ¿Confundimos transformación con extinción?
  • A la industria del libro le gusta ‘mantenerse vieja’ para quejarse.
  • Perdimos la esencia de quiénes éramos.
  • La cultura en Madrid está básicamente circulando por las librerías.
  • Las librerías no deben vender sólo el producto, sino que deben vender la experiencia.
  • Dos categorías de términos que probablemente nos lleven a modelos distintos de negocio:

Exprimir – Cultivar

Competencia- Cooperación

Precio- Valor

Enganchar (pescar) – Vincular (Enlazar)

Atrapar – Fidelizar

Consumidor – Lector

Lo interesante se da siempre por los cerros de Úbeda

Quizás por eso, los pre y post jornada fueron tan sugerentes.

Y una postdata, ya que hablamos de librerías.

Si todo va bien, antes de acabar este mes Madrid contará con una librería más. ¡Bienvenida!

librosdeArena

En las librerías o lectorerías, el orden de los factores… sí altera el producto

libreria400añosSiempre me gusta de cara a una charla, encuentro o conversación prepararla con algunos hitos que me resulten sugerentes, fruto de algunas lecturas y relecturas. Así pensando en la jornada del próximo jueves 12 en Madrid, Librerías 400 años después, me encuentro con algunas reflexiones que me resultan sugerentes.

Aquí os las dejo:

  • Primera cita:

El sábado la librería se convierte más que nunca en lo que siempre hemos ambicionado, un punto de encuentro fortuito, un lugar para el diálogo. Nuestros clientes, nuestros lectores, se dan cita en la librería, se reúnen en pequeños grupos. Libros y política son el objeto de diálogos improvisados. Nosotros compartimos con ellos nuestras lecturas, nuestra agenda de actividades, nuestros hallazgos, nuestros encuentros artísticos, las películas, la música. Esta convivencia proviene de cierto arte de vivir generacional. Queremos recuperar la labor esencial del oficio, su mundo. Al mismo tiempo, queremos ser lo más respetuosos posible con los gustos del lector, dejarlo que escoja en total libertad.

No daré más pistas ya que se trata de una de las próximas novedades de Tipos móviles. Las negritas son de un servidor.

  • Segunda cita

Uno de los efectos más prominentes de la glocalización consiste en mantener la condición humana suspendida entre dos universos, sujetos cada uno a conjuntos radicalmente distintos de normas y reglas. A diferencia de lo que ocurre en el «espacio de flujos»,  en el de «lugares» los seres humanos tienen la oportunidad de confrontarse como personas, es decir, como vecinos, compañeros de trabajo o de escuela, conductores de autobús carteros, tenderos, artesanos, camareros, dentistas….con algunas de esas personas se confrontan como amigos, mientras que con otras lo hacen como enemigos, pero, en cualquier caso, son amigos o enemigos «personales», y no especímenes estereotipados de una categoría abstracta, anónimos e intercambiables. (Zygmunt Bauman en Estado de crisis; pag. 154)

Seguir leyendo “En las librerías o lectorerías, el orden de los factores… sí altera el producto”

Librerías 400 años después

La Fundación Santillana, la Embajada de México y el Instituto de México en España, nos han invitado a las siguientes personas

para que el 12 de mayo conversemos a lo largo de todo el día, partiendo de la siguiente reflexión e interrogantes:

Seguir leyendo “Librerías 400 años después”

La Central: 20 años que no son, casi, nada

lacentralEl proyecto de La Central cumple veinte años.

Antonio Ramírez escribía recientemente un sugerente artículo en Hänsel i Gretel. escribe en el mismo la siguiente reflexión:

La diversidad de una ciudad es pues fruto del trabajo y la imaginación de sus habitantes y preservarla exige una resistencia activa. Ciertas retóricas en pro de una modernidad a ultranza y cierta entrega irreflexiva a las promesas de la tecnología, pueden ocultar la acción depredadora de la avaricia de siempre.

Leo también en El País, una amplia entrevista.

Algunas pinceladas sugerentes:

  • …intentábamos aportar el valor de descubrir.
  • …hoy parece volver el factor humano, el consumo personalizado… Nosotros estamos entre esos dos modelos, pero más tirando a la librería independiente, de librería especializada hemos pasado a librería especial”
  • “En lo digital no tenemos nada que hacer; la apuesta está en dirección contraria, en el encuentro físico, en crear ambientes, espacios sensibles, colores, conseguir las mismas razones por las que uno escoge un bar: por el trato de los camareros, el ambiente, la música… pues lo mismo, con libros; nosotros no podemos ser una cadena: cada librería nuestra ha de ser un prototipo, pero han de tener un aire parecido”.
  • No temen…el florecer en Barcelona de librerías de autor (Calders, La Impossible, No llegiu…) que tiene algo de regusto a La Central: “Ojalá nos copiaran el modelo; el público de librerías es infiel, pasea por unas y otras… Pero eso está bien, y si creamos un clúster, mejor.

Hoy, desde aquí, donde me he hecho eco a lo largo de tiempo, de reflexiones, buenos momentos y momentos críticos y criticados, también, mi reconocimiento y felicitación a todas las personas que trabajan en La Central y a quienes tuvieron hace 20 años, el atrevimiento y la idea.

En el #8demarzo, una librería con librería dentro. Los márgenes siempre son interesantes

Hoy 8 de marzo, desde aquí un doble reconocimiento.

Por un lado a las Librerías donde el feminismo y la mujer tienen el espacio de la centralidad

//platform.twitter.com/widgets.js

y, por otro, a las mujeres que tienen el espacio central en muchas librerías.

Librería tiene nombre de mujer.

Y, también, ocasión para contar una bella y extraña realidad en la periferia de la Provincia de Barcelona.

Como ellos mismos dicen,

Una rareza dentro de las rarezas. Por un lado somos una librería con una especialicación muy concreta… la cultura tradicional y popular (principalmente catalana, pero vamos abriendo y buscando libros de todo el mundo), nuestra propuesta intenta seleccionar que sean libros didácticos, con criterio, fruto de investigación o experiencias, y de buen leer (este último criterio siempre difícil de discernir).
También somos raros pues tenemos presencia física dentro de otra libreria de una pequeña población Catalana (Tona).
Por si fuera poco somos de los que creemos que el lector existe por lo que vamos en busca de ellos a pequeñas firas, fiestas, i festivales.
Eso sí, somos normales en el hecho de que también tenemos presencia en internet.

¿La madre que acoge?

Llibreria Calpoquet

¿La librería acogida?

Tradi Llibreria

Habrá todavía quien diga que las librerías no generan vida en su entorno.

Nota final.

No dejéis de leer el sugerente artículo de Antonio Ramírez de La Central publicado hoy en Hänsel i Gretel.

La diversidad de una ciudad es pues fruto del trabajo y la imaginación de sus habitantes y preservarla exige una resistencia activa. Ciertas retóricas en pro de una modernidad a ultranza y cierta entrega irreflexiva a las promesas de la tecnología, pueden ocultar la acción depredadora de la avaricia de siempre.

Hay que serlo y parecerlo

He estado siguiendo con mucho interés los curiosos y creo que inesperados efectos que ha tenido la entrevista que Raquel Blanco hizo a finales de año en Jot Down a Marta Ramoneda de La Central.

No es la primera y espero que tampoco sea la última de las entrevistas que Raquel hace a libreras y libreros.

Sí creo que es el primer caso en que una ‘entrevista amable’ acaba salpicando y produciendo una pequeña retahíla de reacciones que como ocurre en este mundo de las redes funciona como un mal suflé que se empieza a hinchar el día de Nochebuena y se va bajando al llegar los Reyes.

En ese corto espacio de tiempo, por un lado, la entrevista ha recogido 341 comentarios y, en paralelo, han ido apareciendo algunas otras opiniones.

– Bernat realiza un análisis desde la óptica de la reputación.

El mundo para mis yos intenta trazar la difícil y a veces complicada línea entre la izquierda, quizás más pegada a lo económico, y la progresía, que a veces pone su mirada en los aparentes valores. Aunque, estas líneas son siempre difíciles de trazar

– La Dirección de La Central pretende contestar con un comunicado que, en mi humilde opinión, mira al dedo y no a la luna.

– Parece que en estos días empezamos a pisar la realidad y se nos van cayendo los ‘mundos de yupi’.

– Hace ya algunos meses que me atrevía a escribir que algunas cifras no me cuadraban.

Conozco a Antonio Ramírez. Conozco a personas que trabajan en la Central. Conozco a personas que han trabajado. Conozco a personas a las que les han ofrecido posibles líneas de alianza.

Son en ocasiones puntos de vista distintos y en otros claramente contrapuestos. No voy a dar y quitar razones porque en cualquier caso lo ocurrido me parece un síntoma de la situación del sector.

No voy a entrar en cualquier caso al detalle porque creo que sería, de nuevo, mirar al dedo y no a la luna.

El pequeño suflé montado creo que es un reflejo de la endeblez del sector en su conjunto.

– Débil por estar muy alejado de la cultura. De la real digo, no de la del discurso.

– Débil por ser un sector en el que las barreras de entrada para el trabajo son bajas y poco exigentes. Analicen la evolución de los perfiles y del nivel de subcontratación.

– Débil porque su estructura empresarial es numerosa, pero en general poco consistente y desequilibrada entre pocos grandes, muchos pequeños y demasiados intereses poco coincidentes.

– Esta debilidad real se pretende cubrir siempre con dos dogmas de fe que a modo de mantra vacío se repiten y repiten.

1. El valor sagrado del libro, es lo mismo lo que traiga dentro y el formato mediador.

2. El valor sagrado de la lectura. Da lo mismo también al parecer lo que se lea.

Cada vez es un sector más sacralizado y menos simbólico, aunque a los teóricos laicos de izquierda esto les pueda poner nerviosos.

Cuando luego llega la realidad y se rasca, la pelea es la del ‘tendero’, los 5 puntos de descuento por favor, cumpliéndose casi siempre el principio que le robo a Discepolo de

La capacidad de negociación de las condiciones de venta concedidas (descuento, plazos de pago, modo de entrega, etc.) es inversamente proporcional a la diferencia de tamaño entre editor, distribuidor y librero.

El grande siempre parece ganar y este puede, también, ser librero

Dos notas finales con todo el cariño.

– Para La Central. Si empieza a haber distancias entre la historia y el hoy malo.

– Un librero sabio me dijo no hace mucho. Tener una política empresarial de izquierdas en estos momentos en el sector del libro es mantener los puestos de trabajo que de ti dependen con dignidad y justicia.

Por ahí sí se pueden trazar algunos límites con claridad. Más de uno ya sabrá a qué me estoy refiriendo.

Ya sabéis: a ser buenos y a parecerlo.

13/01/2015. Actualización. Poco acertado por parte de Antonio Ramírez ese, si es cierto, ‘No es para tanto’ y más desacertada esta frase:

“Soy injusto, si exijo a los demás más de lo que me exijo a mí mismo. Pero si exijo a los demás lo mismo que me exijo a mí, entonces no”.

Cuando los editores se meten a libreros; cuando las librerías interrogan y cuando las cuentas no parecen cuadrar

Todo tiene sus meandros, sus recovecos, sus contradicciones.

contradiccion1Hace poco leía que algunas editoriales independientes de libro político que se agrupaban ya en Contrabandos han creado un espacio librero con el mismo nombre.

Uno de los motivos que señalan para su creación, suponiendo que sea cierto, es preocupante: se sienten ‘expulsados’ del mercado.

Obviaré el nombre, pero coincidiendo con el verano, ahora que están tan de moda las sinergias, escuché a una persona responsable de una ‘librería de pro’ que ella con quien trabajaba a gusto de verdad era con Planeta. Así que no es de extrañar que desde determinadas lógicas de mercado los editores independientes políticos también quieran hacer política independiente librera desde su librería. O, por lo menos intentarlo.

Siguiendo con librerías me encuentro en el Hoy ecuatoriano una amplia entrevista a Jorge Carrión en la que entre otras cosas afirma que: las mejores librerías formulan muchísimas preguntas y sólo responden algunas. Te ponen a prueba. Este es también el sentido del guiño hecho en Yo amo mi librería, porque al fin y al cabo no hay amor sin preguntas. Luego, como bien dice Jorge sólo hay, en los mejores casos, algunas respuestas.

Y preguntas o dudas son las que me surgen al leer algunas cifras aportadas por Antonio Ramírez de La Central que así, en bruto, no me cuadran.

Escribe la periodista:

La facturación en el 2013 se situó sobre los 13 millones de euros, con una nómina de 140 personas.

22

Una sencilla división nos da una cifra de negocio por persona de 93.000 euros. Entendemos que es una cifra bruta.

Hay que tener en cuenta todas las amortizaciones, inversiones y alquileres a pagar que no deben ser ninguna tontería.

La cifra queda bastante alejada de un ratio ideal que debería situarse en torno a los 130.000 euros.

Así que me quedo con la duda en la cabeza y con una pregunta formulada, aunque no sé si esta es por ser buena librería o por unas cifras mal dadas.

Presentes y futuros de las librerías. 1

El viernes se celebró el Día de las Librerías. Espero que haya sido un conjunto de pequeños éxitos. Estaría bien, en cualquier caso, conocer una valoración del mismo.

Hoy lunes nos podemos situar en un hipotético ‘día después’. La situación de las librerías es tan compleja como su propia diversidad y una parte de la situación institucional actual es también delicada.

La caída de ventas de los dos últimos años ha sido fuerte y no soy de los que veo el 2014 con un exceso de optimismo en cuanto a posibles repuntes.

En cualquier caso en el mundo de las librerías la feria también va por barrios más allá de lo digital. Pondré solo dos sencillos ejemplos. Quien haya tenido hasta la fecha una cifra importante de su facturación relacionada con la venta institucional es muy posible que esté sufriendo más duramente la situación de crisis que quien tenga un mayor nivel de diversificación. De la misma manera, quien se haya movido con un público fiel o fidelizado por motivos distintos tendrá armas de juego distintas que aquellas librerías que se mueven solo en el terreno del ‘público de paso’.

Me han parecido muy sugerentes las últimas reflexiones de Bernat Ruiz y también el debate mantenido en Núvol.

Ya lo he dicho en otras ocasiones. La librería y las personas que trabajan en ellas siguen siendo mis ojitos derecho del sector.

Es por ello que iré dedicando en los próximos días un tiempo y un espacio para la reflexión en torno a los presentes y los futuros de las librerías.

Empezaré con un artículo de Antonio Ramírez, Imaginar la librería, que tuvo, y eso está bien y es interesante, alguna contestación que vuelve a situar o poner encima de la mesa algunas dudas e interrogantes sobre modelos de librería y sobre su presente y futuro.

Con la librería, creo que pasa lo mismo que con el libro, los editores, los autores o los distribuidores. No hay un único futuro, sino que, casi con seguridad, hay un único abanico.

Una de las tendencias más palpables del pensamiento ‘neocom’ es hacernos creer que solo hay un camino, una solución y es posible que lo traslademos en ocasiones de manera inconsciente al sector del libro con el problema añadido de que el mismo suele venir diseñado por quien o quienes tienen el poder económico.

Resaltaré en primer lugar algunas de las líneas que más me han gustado del artículo de Antonio.

1. Él habla de ‘una’ y no de ‘la’ librería, lo cual supone indirectamente la aceptación y posibilidad de otros modelos.

2. Lo plantea buscando la dirección aparentemente contraria de las tendencias o del paradigma que parece situarse como dominante.

Seguir leyendo “Presentes y futuros de las librerías. 1”

Una tarde con Discepolo y compañía

El jueves estuvo Thierry Discepolo por Madrid. A la mañana atendió a Peio H. Riaño de El Confidencial y a Alberto Ojeda de El Cultural

A las 8 de la mañana cambió el ritmo del día. Cogí un autobús y pude llegar a compartir comida con él, su editor Manuel Ortuño y su traductora, Gabriela Torregrosa, a quien no conocía.

Foto0115Disfrutamos y mucho de la conversación y del debate sano y desprejuiciado de ideas y estados de ánimo.

Todo fluyó más fácil gracias a Gabriela que iba hilando el francés, castellano e inglés.

Siguió la conversación más tarde en La Central con Antonio, hacía tiempo que no estábamos, Alex y Clo más los anteriores.

Foto0116Los libreros, formales, se retiraron a una hora adecuada, pero todavía tuvimos tiempo para disfrutar de un último rato de conversación.

Así lo han visto Gabriela y Manuel

Gabriela: Grande Discepolo: “La debilidad de mi posición es al mismo tiempo la fuerza de mi posición. No conozco a nadie de ese mundo editorial, no es mi mundo, no vivo en la misma ciudad que ellos, no vivo como ellos viven, no quiero vivir en el mundo que ellos viven, no quiero el mundo que ellos están construyendo. Son gente extraña para mí. Puedo mirar al mundo editorial desde la distancia y veo algunos leones, muchos perros, también hienas y muchísimas ovejas. Pero no vivo en ese zoo.”

Manuel: Descansen, Thierry Discepolo (“La traición de los editores“) ya ha partido hacia Marsella. Horas de buena conversación, nihilismo a discreción, y muchas ideas y sueños compartidos…

Sin entrar en más detalles, tristemente volvimos a constatar que hay personas en el sector del libro que siguen utilizando la censura como forma de funcionamiento.

Un buen día para este proceso de irme poniendo las pilas.

Las librerías como espacios de relación. Uno nuevo y otro que se reinventa

Ayer a la tarde me acerqué a la Librería Cámara de Bilbao para hacer acopio de combustible lector y poder disfrutar de lectura a ritmo de tren mañana y pasado.

Iba con la idea clara de lo que quería llevarme, aunque al final en vez de uno fueron dos los títulos: Superficiales de Nicholas Carr que me habían recomendado a la mañana, y me fío y mucho del prescriptor y La mujer es una isla de Auður Ava Ólafsdóttir, cuyo título ya de por sí me resultaba sugerente amén de haber leído hasta la fecha poco o nada de autores islandeses.

No me interesa hoy, en cualquier caso, hablar de libros, sino de espacios.

Cámara se encuentra en estos momentos en un proceso de reestructuración espacial y conceptual que tiene muy buena pinta. Empezará a ser realidad más palpable a mediados de octubre si todo va bien.

Seguir leyendo “Las librerías como espacios de relación. Uno nuevo y otro que se reinventa”

Algunas notas del primer día del Encuentro sobre Edición. Sesión de miércoles a la tarde-1

Viene de aquí .

Más gente que a la mañana que se convierte casi en un listado interminable.
Me gustó más que la mesa de la mañana. Ya dijo Badenes que eran dos
mesas distintas y complementarias que no eran comparables, pero aún con todo, a mí me gustó más la de la tarde.

Nos aleccionaron entre otros, Fernando Santos Ochoa. Acaban de concederles el premio Boixareu que les entregarán en el Liber .

Centró su intervención en la Innovación en tres líneas: comercial, tecnológica y cultural implementada en soluciones escalables, es decir, asumibles y progresivas. Me centro en la tecnológica que centró, además, en una serie de palabras claves:

  • SMS: aviso de pedidos
  • Wi-Fi : acceso gratuito en sus tiendas
  • Wiki: como herramienta interna de mejora y formación (esto seguor que a Julen le encanta) con una clara línea de mejorar y facilitar la participación
    y el saber compartido. Se llegó a hablar de que sería interesantísimo
    plantear algo abierto para libreros.
  • Web: con posibilidad de compra, conocimiento de disponibilidad en tiempo real y seguimiento de pedidos
  • Dilve : Calidad de la información, implementado con base de datos propia y Cegal en red.
  • PDA. Inventarios y devoluciones más inteligentes.

Expansión a través de franquicias.

El siguiente torero de la tarde fue Ignacio Tolnado de la Fnac, que ya nos adelantó que dentro de su “esquizofrenia” hablaba a título personal ya que es posible que sus “jefes” no firmaran ni afirmaran algunas de las afirmaciones que iba a hacer. Algunas de las líneas de su exposición:

– Cuando Fnac abrió su primer centro en España, hace 14 años, la ciudadanía y los clientes eran menos sofisticados y más ingenuos.

– En 1994 la librería suponía el 30% de las ventas de Fnac. En 2007 suponen el 26%.

– Todos, en el sector del libro, hacemos el trabajo mejor que hace 14 años.

– El mercado del libro tiene un escaso tamaño

– Estamos en un presente cultural y comercial que no beneficia al sector:

  • Rápido, lleno de ruido y poco reflexivo.
  • Muy competitivo y enormemente privador de tiempo que, lógicamente, roba tiempo a nuestros clientes.
  • Agotador en su propio consumo ya que no se tiene tiempo para disfrutarlo
  • Confuso ya que nos hace creer que el momento de la compra es el momento del ocio.

– Tendencias a futuro:

  • Luchar por mantener y conseguir clientes
  • No podemos estar ajenos a la actividad promocional
  • Mejorar todos los ratios de productividad
  • El libro electrónico puede ser un éxito más en función del soporte que del contenido.

Antonio Ramírez de La Central volvió a plantear de una forma más breve el concepto de Comunidades lectoras que ya lanzó como línea reflexiva en Barcelona hace un tiempo. Junto a ello y previa a una reflexión de antropología urbana que reflejaba, al mismo tiempo la dialéctica centro-periferia, cultura standard-cultura reivindicativa, lo establecido-lo marginal dejó caer entre otras las siguientes sugerencias reflexivas:

– Elegir es un juego y, en parte, el deambular entre libros es un “flirteo” previo.

– ¿De cuántos rechazos está hecha una elección?

– El futuro de las librerías estará muy ligado al valor del soporte.

– El sistema de distribución y difusión no está planteado para un espacio lúdico.

Seguiremos cuando podamos con el resto de las intervenciones de ayer tarde.

Seguimos aquí 

Los futuros de la industria editorial-6. Antonio Ramírez (Librería La Central)

Antonio Ramírez. Director de la Librería La Central.

El tamaño y la red.

Partió de una doble constatación: la necesidad de disponer de una cierta escala de trabajo para ser competitivo y una estructura de seis librerías que no serían como tal una cadena, en el sentido de que en la misma todos los eslabones que la forman son iguales, sino que más bien tenderían a formar una palabra, donde cada librería-letra es autónoma y al mismo tiempo ayuda al significado conjunto.

Dónde deben estar las librerías.

Deben situarse cerca de los lectores. De hecho deben definir su negocio utilizando la variable de las comunidades lectoras que vendrían definidas-delimitadas por leer los mismos libros, leer de la misma manera y por un tipo y modo de circular la información entre ellos.Desde esta perspectiva la pregunta clave para el librero es ¿qué lectores quieres convocar?. No se debe preguntar por lo tanto por el producto, sino por el cliente-usuario.

En nuestro caso son lectores que otorgan al libro y la lectura un tiempo, un valor y un ritmo ya que el encuentro entre el lector y el texto necesita un tiempo.

El oficio y responsabilidad del librero

En consecuencia con las comunidades lectoras, una de las esencias del trabajo librero sería el saber por qué unos lectores escogen unas lecturas y no otras. Junto a ello, los libreros deberían ser hiperlectores no en el sentido de leer mucho, sino en su capacidad de crear vínculos entre lectores y lecturas.

Los libreros tenemos una responsabilidad de “desviar” del libro a posibles lectores, pero no es nuestra responsabilidad la de crear lectores desde la base.

Cambios en las formas de lectura

La evolución que se está dando es básicamente por los cambios en las formas de lectura en la que se ha producido una fragmentación; pero lo que ha fragmentado el libro y la lectura no ha sido la tecnología, sino la fotocopia.

El libro los lectores y los editores

Son los lectores los que inventan un “best seller”

Editores: mucho marketing y poco apoyo a la librería. Es difícil administrar los palos de ciego de los editores.

Los futuros de la industria editorial -3

Día con una apertura interesante a cargo de José Manuel Lara y un final memorable, en cuanto al tono, a cargo de Javier Rioyo, con llegada apresurada a cuenta del puente aéreo.

Ya dije ayer que el orden irá para la semana que viene, aunque alguna persona tiene una prisa especial, pero hay que dejar a las ideas que reposen.

Esta es una de las maravillas de internet y el correo electrónico. Lean lo siguiente:

Buenas tardes,
Soy otra Bilbaina como tu, y me imagino que eres el que está escribiendo desde Barcelona todos los comentarios y reflexiones sobre el simposio al que estas acudiendo.

Bueno, primero me presento. Me llamo XX, y acudo a ti para ver si me puedes hechar una mano. El tema es que, estoy haciendo un Master y resulta que el Caso Final (EXAMEN FINAL) que estoy prepando
trata del Sector Editorial, ( mas concretamente de la mayor del mundo que es Random House ) .

Intentando recabar toda la información posible,  hoy me he enterado del Simposio que se estaba realizando en Barcelona, y en el que se tratan  TODOS LOS TEMAS que necesito para preparar el
examen final que tengo dentro de 15 días !!!!  Como por ahora estoy en Madrid , no me ha sido posible acudir a Barcelona. Total que quería recopilar la mayor información posible y he llamado a la agencia que lo
prepara para ver si  me podían pasar información  y me han dicho que si alguien iba al Simposium se lo daban. Total,  que un amigo mío va allí, y le dicen que no !!! Que no hay nada, que los conferenciantes están presentando power points, pero que la agencia no las tienen …. mi gozo en un pozo !! y de repente surfeando por la web, me encuentro con que tu estas escribiendo desde  Barcelona, y que además dices que eres de Bilbao !! Como ves, no  lo he pensado dos veces y acudo a ti para ver si me puede hechar una mano, con la obtención de la información que necesito !!! En la web, dices que vas a intentar escribir algo todos los días y que la semana que viene vas a intentar detallar mas, pero como ando un poco apurada de tiempo, querría saber si  a vosotros os han podido pasar algo más de información y si de alguna forma lo podría conseguir …

Bueno, después de esta “chapa” tan impresionante que te he dado, querría agradecerte de antemano cualquier info que me pudieras remitir. Por favor, me podrías responder a este mismo e-mail si es posible ?

Aurrez esker mila …
XX

Contestado está y espero que mañana hablemos y le valga la información que escriba y le pase la semana que viene.

Los días, el de hoy, ha sido intenso.

A mediodía y para comer, callejeando me he encontrado con un estupendo sitio de menú. Una casa de comidas. Ahí va la referencia: El Rebost en Gran de Gracia 196-198 (Pl. Trilla). Una casa de comidas con mucha gente fija en la que se come un digno menú por 8,50 y en la que aparte los habituales, algunas señoras mayores comparten con Jose, uno de los propietarios, sus gustos y disgustos cinematográficos. Buen ambiente y estupenda atención.

Vayamos con algunas de las frases sonadas.

– Los editores editamos por olfato, pero lo malo es que estamos permanentemente constipados. (José Manuel Lara)

– Las nuevas tendencias se detectan poco, tarde y mal. (José Manuel Lara)

– Uno no puede ser independiente si se debe a un banco (Jamie Byng – Director General de Canongate)

– Una editorial es como un bosque y los árboles tardan mucho en crecer (Sigrid Kraus Directora literaria de Salamandra).

– La esencia del oficio librero sería la capacidad de saber por qué un lector escoge una lectura y no otra. (Antonio Ramírez)

– Es difícil administrar los palos de ciego de los editores (Antonio Ramírez)

Mañana más 

Los futuros de la industria editorial

Salgo para Barcelona a intentar empaparme y escuchar a personas que algo tienen que decir en el marco del Encuentro sobre Los futuros de la industria editorial.

Cada viaje se convierte, al mismo tiempo, en un intento de ordenar la mesa de trabajo para no tener una sensación de caos excesivo a la vuelta.

Al ordenar y tirar parte de los “papeles” me encuentro en el montón de pendientes el suplemento de El Cultural de la semana pasada que incluye un interesante artículo de Nuria Azancot que, precisamente, lleva también el título de Los futuros de la industria.Ahora recuerdo que lo leí en el avión de ida a Sevilla la semana pasada.

Algunas de las afirmaciones que más me han llamado la atención:

– Desde el punto de vista de los lectores no se entiende la acumulación de títulos….el mercado sigue apostando por la saturación y el caos. (Soledad Puértolas)

– España sigue siendo el mejor mercado editorial, porque aquí todavía hay dos áreas de desarrollo por explotar como el libro de bolsillo y el infantil. (Ricardo Cavallero)

– Necesidad de “medidas destinadas a desanimar las políticas de concentración” (Alfredo Landman)

– La lógica de las empresas es crecer, y como las empresas son cada vez más grandes y anónimas, las decisiones son cada vez más impersonales, gratuitas y coyunturales. (Jacobo Siruela)

– La industria se ha acomodado a los altísimos índices de devolución, a la rotación tan veloz de la novedad y a los bajísimos tirajes. Tal vez esto sólo se explique porque los grandes grupos obtienen su fortaleza financiera de otros ámbitos distintos a la edición propiamente. (Antonio Ramírez)

– Los editores de libros inútiles podían dedicrase a otra cosa, a otras inutilidades probablemente más rentables. (Luis Mateo Díaz)

– La creación cultural, como los fariseos, se rasga las vestiduras pero se adapta encantada a la nueva situación. (Constantino Bértolo)